ElBaradei dice que no hay "crisis" por el plan nuclear iraní y que el Consejo de Seguridad no actuará aún

Actualizado 02/02/2006 20:54:42 CET

Irán amenaza de nuevo con reanudar las actividades nucleares si se envía el caso a Nueva York

VIENA, 2 Feb. (EP/AP) -

El director de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), Mohamed ElBaradei, consideró hoy que los pasos para llevar a Irán ante el Consejo de Seguridad de la ONU "no son una crisis", sino que suponen una "ventana a la oportunidad" para resolver el temor a que Teherán utilice su programa nuclear para hacerse con armas atómicas.

"Estamos llegando a una fase crítica pero no es una crisis", declaró ElBaradei a la prensa mientras la Junta de Gobernadores de la AIEA. La Junta comenzó hoy una sesión especial para decidir si reenvía al Consejo de Seguridad de la ONU la cuestión, pero el encuentro terminó sin que se hubiera votado el texto y continuará mañana.

En todo caso, ElBaradei quiso dejar claro que aunque se llegue a un acuerdo para ello, "no se pide al Consejo de Seguridad en esta fase que adopte ninguna acción". ElBaradei se refería así a un acuerdo alcanzado por los cinco miembros permanentes del máximo órgano de la ONU, Francia, Estados Unidos, Reino Unido, Rusia y China. El pasado lunes, éstos estuvieron de acuerdo en que el Consejo debe esperar hasta que él presente en marzo un nuevo informe sobre las actividades nucleares de Irán a la AIEA.

ElBaradei interpretó este acuerdo como dar una oportunidad a Irán para que preste atención a las preocupaciones internacionales sobre su programa nuclear y acabe con la crisis. "Irán necesita adoptar más medidas para establecer la confianza pero (...) la Junta (de Gobernadores) está dejando claro que hay una ventana para la oportunidad". "Todavía tenemos un mes", añadió.

ElBaradei instó a Irán a que reanude la congelación de sus actividades de enriquecimiento de uranio y relacionadas y aumente la cooperación con los investigadores de la agencia. "Espero que Irán siga cooperando", señaló, añadiendo "me han dicho que esa es su voluntad".

El borrador de resolución ha sido elaborado por Francia, Alemania y Reino Unido, los tres países de la UE que han liderado las conversaciones con Irán, y presentado además de forma conjunta por Estados Unidos, Rusia y China.

El texto pide a ElBaradei, que "informe al Consejo de Seguridad" de la ONU de los pasos que, a su juicio, debe dar Teherán para acabar por completo con el temor de que su programa nuclear no pretende desarrollar armas atómicas. Reclama a Irán que vuelva a congelar las actividades de transformación de uranio y que estudie detener la construcción de un reactor de agua pesada que podría ser una fuente de plutonio para armas nucleares.

Además, le pide que ratifique formalmente el protocolo adicional del Tratado de No Proliferación nuclear (TNP) que permite a la AIEA inspecciones reforzadas de las instalaciones nucleares iraníes y dé a la agencia capacidades de investigación adicionales, incluyendo la posibilidad de hacer entrevistas personales y acceder a documentación sobre compras en el mercado negro, así como de equipos de doble uso.

El texto debe ser aprobado por mayoría de los 35 miembros de la Junta, y es previsible que se logre la mayoría. Actualmente forman parte del Consejo Argelia, Argentina, Australia, Brasil, Bielorrusia, Bélgica, Canadá, China, Colombia, Cuba, Ecuador, Egipto, Francia, Alemania, Ghana, Grecia, India, Indonesia, Japón, Corea del Sur, Libia, Noruega, Portugal, Rusia, Singapur, Eslovaquia, Eslovenia, Sudáfrica, Sri Lanka, Suecia, Siria, Reino Unido, Estados Unidos, Venezuela y Yemen.

AMENAZAS DE IRAN

Por su parte, el jefe negociador iraní, Ali Lariyani, advirtió hoy la AIEA de que Irán reanudará el proceso de enriquecimiento de uranio y reducirá severamente las inspecciones que la AIEA realiza en su país, si el caso es remitido al Consejo de Seguridad de la ONU.

Lariyani informó a la AIEA en una carta que este movimiento no dejaría al país más opción que "suspender todas las medidas voluntarias y colaboración" con la agencia. Además, añadió en la carta que "todas las actividades nucleares con fines pacíficos que se encuentran suspendidas serían reanudadas sin ninguna restricción".