Los países europeos pedirán mañana a la AIEA que remita el programa nuclear iraní al Consejo de Seguridad

Actualizado 01/02/2006 20:35:03 CET

Ahmadineyad insiste en que Irán logrará sus "derechos nucleares" pese al "acoso" de algunos países

LONDRES/VIENA, 1 Feb. (EP/AP) -

El Consejo de Gobernadores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) celebrará mañana una sesión especial sobre el programa nuclear iraní y para ello tendrá sobre la mesa un borrador de resolución que pide que el tema se remita al Consejo de Seguridad de la ONU, el órgano que tiene potestad para imponer sanciones.

El documento, al que ha tenido acceso Associated Press, ha sido redactado por Francia, Reino Unido y Alemania --los países europeos que han encabezado la negociación con Irán-- y pide al director general de la AIEA, Mohamed ElBaradei, que "informe al Consejo de Seguridad" de la ONU de los pasos que, a su juicio, debe dar Teherán para acabar por completo con el temor de que su programa nuclear no pretende desarrollar armas atómicas.

El texto fue repartido hoy entre las delegaciones y es previsible que sufra cambios antes de ser presentado formalmente ante el Consejo. No obstante, según fuentes diplomáticas europeas, París, Berlín y Londres no están dispuestos a aceptar cambios significativos.

Se espera que todos o casi todos los miembros del Consejo --formado por 35 países de manera rotatoria-- den su visto bueno al texto, después de que Rusia y China aceptaran el pasado lunes la visión europea y estadounidense de que es necesario ir al Consejo de Seguridad.

El documento reclama a Irán que vuelva a congelar las actividades de transformación de uranio y que estudie detener la construcción de un reactor de agua pesada que podría ser una fuente de plutonio para armas nucleares.

Además, le pide que ratifique formalmente el protocolo adicional del Tratado de No Proliferación nuclear (TNP) que permite a la AIEA inspecciones reforzadas de las instalaciones nucleares iraníes y dé a la agencia capacidades de investigación adicionales, incluyendo la posibilidad de hacer entrevistas personales y acceder a documentación sobre compras en el mercado negro, así como de equipos de doble uso.

Irán, por su parte, volvió a rechazar el "acoso de algunos países", en palabras del presidente Mahmud Ahmadineyad. "Estoy diciendo a esas falsas superpotencias que la nación iraní se independizó hace 27 años (...) y en la cuestión nuclear resistirá hasta que alcance por completo sus derechos", afirmó a la multitud en la ciudad de Bushehr, que alberga el primer reactor iraní.

También el secretario del Consejo Supremo de la Seguridad Nacional iraní, Ali Larijani, advirtió de nuevo de que Irán reanudará las actividades nucleares y cerrará el acceso a los inspectores si el caso se lleva al Consejo de Seguridad. "El resultado sería que Irán cooperaría con la AIEA a bajo nivel, lo que va en contra de nuestros deseos. Todas nuestras suspensiones de actividades nucleares serán levantadas", advirtió, lo que significa que Irán sería libre de reanudar el enriquecimiento de uranio.

Además, Larijani pidió a los europeos que esperen a que la AIEA presente su próximo informe, previsto para marzo, antes de tomar la decisión de llevar el caso a Nueva York. Aseguró asimismo que había presentado a los europeos nuevas propuestas.

MISION RUSO-CHINA

Rusos y chinos enviaron hoy a Teherán una misión diplomática en un intento de convencer al régimen islámico de que coopere con la AIEA y vuelva a decretar la moratoria de todos sus programas nucleares, tanto de investigación como de transformación y enriquecimiento de uranio.

Allí, el viceministro de Exteriores ruso, Sergei Kislyak, afirmó que si Irán coopera podrá volver a ponerse sobre la mesa la oferta rusa de que Teherán enriquezca uranio en territorio ruso, lo que daría a la comunidad internacional garantías suficientes de que no se dota de tecnología nuclear.

En Londres, el ministro de Asuntos Exteriores británico, Jack Straw, se reunió hoy con su homólogo iraní, Manouchehr Mottaki en Londres para decirle que tiene ante sí la última oportunidad para demostrar que su programa nuclear es pacífico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies