El candidato del centro-izquierda Giorgio Napolitano, elegido nuevo presidente de la República

Actualizado 10/05/2006 19:44:34 CET

Napolitano fue elegido en la cuarta votación con un amplio consenso por parte de todas las fuerzas políticas

ROMA, 10 May. (de la corresponsal de EUROPA PRESS C. Giles) -

El Parlamento italiano eligió hoy con 543 votos a favor al único candidato presentado por el centro-izquierda, el senador vitalicio Giorgio Napolitano, como nuevo presidente de la República, que sustituirá en el cargo a Carlo Azeglio Ciampi, cuyo mandato expira este mes, después de tres primeras votaciones sin éxito en las que la coalición de Romano Prodi prefirió no presentar ningún candidato y votar en blanco.

Napolitano, de 81 años y miembro de Democráticos de Izquierda, fue elegido en la cuarta votación --en la que sólo se necesitaba una mayoría absoluta del Parlamento reunido en sesión plenaria, es decir, 505 votos-- con 543 votos, algunos más de los que se esperaban ya que el centro izquierda disponía de 540 votos.

El Parlamento estaba formado por 1.009 personas --de las que votaron 990-- entre senadores, diputados y 58 representantes regionales. En las tres primeras votaciones se necesitaban dos tercios de los votos por lo que el centro-izquierda, sabiendo que no podría superar el quórum, decidió no dar su voto a Napolitano para no "desgastar" la candidatura.

De esta manera, el centro-izquierda votó en bloque al senador por primera vez, mientras que la oposición decidió de nuevo hacerlo en blanco al no estar de acuerdo con la propuesta de la mayoría. Un largo aplauso de una parte del hemiciclo, pero también con el consenso de parte del centro-derecha, recibió la elección de Napolitano.

Carlo Azeglio Ciampi anunció que presentará su dimisión el lunes 15 de mayo y el mismo día a las 17:00 horas jurará el nuevo presidente de la República que tendrá como primera misión, llamar a Romano Prodi a formar gobierno. Se pondría así fin a un paréntesis político en el país de casi un mes, en el que no ha habido gobierno debido a la necesidad de elegir al nuevo presidente de la República, al acabarse el septenato de Ciampi.

"Por mi parte, lo único que puedo hacer es estar preparado", afirmó Prodi, quien aseguró que tiene preparado el equipo de gobierno y que no será él quien hará esperar al país, aunque comentó que "aún faltan algunos retoques".

PRIMER EX COMUNISTA PRESIDENTE

El nuevo presidente de la República fue nombrado senador vitalicio el año pasado por parte del presidente saliente, Carlo Azeglio Ciampi. Napolitano fue presidente de la Cámara de Diputados en los años 90 y ministro del Interior durante el primer Gobierno de Prodi, en 1996.

Considerado un reformista y un hombre de las instituciones, es el primer ex comunista nombrado presidente de la República. Nació en Nápoles en 1925, está licenciado en Derecho y comenzó su carrera política como miembro del Partido Comunista. Después, ha sido en varias ocasiones europarlamentario y presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Parlamento Europeo.

AMPLIOS CONSENSOS

El aprecio hacia Napolitano ha llegado de todas las fuerzas políticas, aunque los miembros del centro derecha comentaron que no discuten su figura institucional sino el método con el que ha sido elegido sin contar con un apoyo mayor del Palamento.

El líder de UDC --uno de los partidos de la ahora opositora Casa de las Libertades--, Pierferdinando Casini, confirmó que su partido votó en blanco, pero quiso destacar que su grupo piensa que "Napolitano será un garante de todos los italianos". "Es un hombre que todos estimamos y estamos convencidos de que será capaz de representar a todos los italianos", añadió Casini. Aunque poco antes había declarado su pesar por la votación en blanco, argumentó que lo habían hecho para mantener la unidad de la coalición del centro-derecha.

El ex presidente del Gobierno, Silvio Berlusconi, deseó un "buen trabajo" a Napolitano pero denunció que "el centro-izquierda haya ocupado todos los cargos institucionales y que hayan así excluido de las más altas instituciones del Estado a la mitad del país".

Según el líder de Forza Italia, "esta supuesta mayoría con sólo 20.000 votos de margen ha ocupado en un mes la presidencia de las Cámaras, el Gobierno y el Quirinale (sede de la presidencia de la República)". "Hoy constatamos el hecho de que si lo hubiéramos hecho nosotros habrían gritado que era un golpe de Estado", añadió, prometiendo que su coalición "resistirá en el Parlamento y lo haremos lo mejor que podamos".

La coalición de centro-izquierda La Unión logró la victoria en las elecciones del 9 y 10 de abril por un escaso margen y tras apretadas votaciones en el Senado y la Cámara de Representantes consiguió imponer a sus candidatos para la presidencia de ambas instituciones: Franco Marini y Fausto Bertinotti.

Mientras, Prodi dijo que estaba "muy contento" con la elección de Napolitano y, sobre todo, porque consiguió "todos los votos que se esperaban y la mayoría se presentó compacta". "Siento mucho que el centro-derecha no haya entendido que Napolitano será verdaderamente el presidente de todos los italianos", añadió Prodi, que prometió que cooperará con la oposición, sobre todo en lo referente a la Constitución.

El senador vitalicio y siete veces presidente del gobierno, Giulio Andreotti, confirmó que él votó a Napolitano. "Es una pena que en esta fase política, todavía muy tensa, se haya impedido un importante apoyo a su nombre", dijo el senador destacando que estaba muy contento por la elección del ex ministro del Interior.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies