Empieza la cuenta atrás hacia la posible caída definitiva del Gobierno Prodi

Actualizado 22/01/2008 20:45:50 CET

El 'premier' se muestra optimista aunque sin mayoría parlamentaria en el Senado, mientras la oposición pide elecciones anticipadas

ROMA, 22 Ene. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

El primer ministro de Italia, Romano Prodi, defendió hoy la actuación de su Gobierno en sus casi dos años de existencia y dejó su "suerte" en manos del Parlamento, según refirió esta mañana durante su comparecencia ante la Cámara de los Diputados para afrontar la crítica situación en que ha quedado su Gobierno tras perder la mayoría parlamentaria.

La Cámara de Representantes votará mañana una moción de confianza que se espera que el Ejecutivo supere sin problemas, pero el jueves será el turno del Senado, donde la salida del pequeño partido de la Udeur liderado por el ex ministro de Justicia Clemente Mastella, de la coalición de centro-izquierda ha dejado a ésta en minoría.

A pesar de todo, en declaraciones a los medios italianos, Prodi se mostró optimista respondiendo con un "puedo conseguirlo" a la pregunta sobre si creía que podría superar esta nueva crisis. Sin embargo, en el Senado, los números no salen. Tras la salida de la Udeur, el Gobierno se ha quedado con un senador menos que la oposición (155 contra 156).

Pero además, podría perder el apoyo de otros aliados de coalición, como el senador de extrema izquierda Franco Turigliatto, que manifestó su disconformidad con el discurso pronunciado por Prodi ante la Cámara y anunció que no le renovará su confianza.

Tampoco está clara la posición de otra pequeña formación, la de los Liberaldemócratas que dirige Lamberto Dini y que todavía no ha tomado una decisión al respecto. De ella depende el voto a favor o en contra de tres senadores, el mismo Dini, Natale D'Amico y Giuseppe Scalera.

Al igual que el partido de Mastella, tanto Turigliatto como los tres senadores 'dinianos' ya habían puesto en peligro la estabilidad de Prodi en otras ocasiones, convirtiéndose en el ejemplo más evidente de la falta de cohesión que, poco a poco, ha ido destruyendo la coalición de centro-izquierda.

VOTO CRUCIAL DE SENADORES VITALICIOS

La última esperanza que podría quedarle a Prodi está en los siete senadores vitalicios, de los que contaría con el voto favorable de cuatro de ellos --Rita Levi Montalcini, Oscar Luigi Scalfaro, Carlo Azeglio Ciampi y Emilio Colombo--, además del de Giulio Andreotti, que ya ha asegurado su apoyo al Gobierno, mientras que el de Francesco Cossiga sigue siendo una incógnita, así como el de Sergio Pinifarina, que no suele acudir a las votaciones.

La perspectiva de que una buena parte de los senadores vitalicios decidan finalmente apoyar a Prodi suscitó la intervención del líder de la oposición, Silvio Berlusconi, quien confió en que "no quieran mancharse con algo que sería contrario al sentimiento popular".

Por su parte, el líder de Alianza Nacional --segundo partido de la oposición--, Gianfranco Fini, apeló a las palabras pronunciadas por el presidente de la República, Giorgio Napolitano, con ocasión de la primera crisis del Gobierno Prodi --hace casi un año-- y en las que advirtía que "los senadores vitalicios no se pueden intercambiar por una mayoría política".

OPOSICIÓN PIDE ELECCIONES ANTICIPADAS

Tanto Fini como Berlusconi insistieron en la necesidad de convocar elecciones anticipadas una vez se verifique la caída de Prodi. A pesar de las diferencias que ha separado a estos dos partidos en los últimos tiempos, ambos renovaron hoy su intención de ir unidos a las elecciones. Berlusconi aseguró que, si se convocan, se presentará a las elecciones como líder de su nuevo partido Pueblo de las Libertades y que éste será aliado de todos aquellos partidos que quieran confluir en esta nueva formación.

En cuanto a la Udeur de Mastella, Berlusconi se mostró abierto a acogerla ya que "en el Pueblo de las Libertades hay espacio para todos aquellos que compartan los mismos valores", aunque consideró que lo más probable es que la Udeur intente integrarse en la Unión de Demócratas Cristianos (UDC) que lidera PierFerdinando Casini.

OPOSICIÓN NO QUIERE GOBIERNO INTERINO

Los dos principales partidos de la oposición contrapusieron su petición de elecciones anticipadas a otra de las posibilidades que se barajan para dar una salida a la crisis y que consistiría en la creación de un gobierno institucional o interino, cuyo objetivo sería llevar a cabo la reforma de la ley electoral.

De hecho, la actual crisis de Gobierno ha truncado las negociaciones para cambiar esta norma, que es considerada como una de las principales causas de la inestabilidad gubernamental, al permitir la presencia de pequeños partidos en el Parlamento, fomentando así la fragmentación política y la consecuente formación de Gobiernos de coalición.

Desde la UDC, en cambio, que, "por respeto a los italianos", volvió a pedir hoy la dimisión de Prodi, se mostró favorable a la posibilidad de crear un Gobierno de "responsabilidad nacional" o interino, aunque si esto no es posible "hay que convocar elecciones", según declaró Casini.

El camino hacia la crisis de Gobierno empezó ayer por la tarde, después de que el pequeño partido democristiano de la Udeur retirara su apoyo "externo" al Gobierno y anunciara que votará en contra en caso de que el Ejecutivo sea sometido a una moción de confianza en el Parlamento.

La decisión de Mastella llega menos de una semana después de su dimisión como ministro de Justicia tras el arresto domiciliario de su mujer, Sandra Lonardo, que es la presidenta del Consejo Regional de la región de Campania (Sur de Italia), en relación con un caso de corrupción y 'clientelismo' en el ámbito de la sanidad pública y en cuya lista de investigados también figura el ex ministro.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies