Miles de fieles acuden a San Giovanni Rotondo (sur de Italia) para venerar los restos del Padre Pio

Actualizado 24/04/2008 19:41:44 CET

Casi un millón de personas ya se han inscrito para visitar el lugar en el 40 aniversario de la muerte del santo

ROMA, 24 Abr. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

Miles de fieles de toda Italia acudieron hoy a San Giovanni Rotondo (sur de Italia) para rezar ante los restos mortales del Padre Pio, que han sido exhumados y expuestos con ocasión del 40 aniversario de su muerte. Más de 750.000 devotos, principalmente italianos, ya han presentado su petición para venerar el cuerpo, que permanecerá expuesto durante un año, según informaron los frailes franciscanos que se encargan de custodiarlo.

La jornada empezó con una misa solemne en el convento de Santa Maria delle Grazie que fue presidida por el cardenal y prefecto de la Congregación vaticana para las Causas de los Santos, José Saraiva Martins, y en la que participaron unos 15.000 fieles.

Durante la homilía, Saraiva Martins definió al santo como un "apóstol de nuestro tiempo", asegurando que "esto que nosotros vemos es un cuerpo muerto" pero que "asomándonos desde este lugar al misterio de la muerte" se comprende que "lo que vemos aquí no es el todo de la existencia humana". "Este cuerpo está aquí pero Padre Pio no es sólo un cadáver" sino que él, "que vivió en plena unión con Jesús crucificado, vive ahora en definitiva comunión con Jesucristo resucitado", explicó.

El representante vaticano también destacó que las "reliquias" del santo devuelven a la memoria "todo el bien que hizo entre nosotros a través de ese cuerpo" y "nos invitan a renovar la fe en el futuro y en la resurrección de nuestra carne".

ENFERMOS CURADOS MILAGROSAMENTE

Entre los asistentes, figuraban dos de las personas que recibieron la inexplicable curación de sus respectivas enfermedades por obra del santo y cuyos 'milagros' fueron clave para la culminación del proceso de beatificación y canonización.

Los millares de peregrinos que se agolpaban a las puertas de la Iglesia empezaron a desfilar ante el cuerpo del santo a partir de las 15.00 horas del mismo día en que se cumplen 40 años del fallecimiento del santo.

MÁSCARA DE SILICONA EN LA CABEZA

Los despojos están expuestos dentro de una urna de cristal en la cripta del convento. Tras la exhumación del cadáver se comprobó que el cráneo estaba parcialmente descompuesto, por lo que los franciscanos han colocado encima de esta parte una máscara de silicona para taparla. Sobre el cuerpo, el hábito monacal capuchino, que ha sido realizado por las monjas clarisas de San Giovanni Rotondo.

El cuerpo de San Padre Pio fue exhumado a principios de marzo y posteriormente sometido a un 'reconocimiento canónico'. A pesar de la descomposición parcial, los restos todavía conservan el pelo y la barba.

El arzobispo de Manfredonia, San Giovanni Rotondo y Vieste, monseñor Domenico D'Ambrosio, fue el primero en hablar de la futura exhumación del santo, cuando el pasado mes de enero anunció que la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano, así lo había autorizado con ocasión del 40 aniversario de su muerte.

Poco después un grupo de fieles devotos manifestó su rechazo a la exhumación del cadáver, que consideraban una falta de respeto hacia el santo, motivo por el que decidieron presentar un recurso contra este procedimiento.

NO FANATISMO

Por su parte, el cardenal Saraiva Martins recordó hoy en una entrevista publicada en el periódico italiano 'Il Giornale' que "nadie está obligado a venerar las reliquias de un santo" y descartó que pueda haber "fanatismo" en este modo que tienen los fieles de expresar su devoción.

El obispo D'Ambrosio también aclaró esta mañana durante la misa que la veneración de los restos no busca "clamor, ruido, lecturas torcidas o imprudentes". "Sólo queremos honrar y bendecir al Señor Maravilloso en su siervo fiel".

FAMOSO POR LOS ESTIGMAS

El cuerpo de San Pio de Pietrelcina es especialmente importante para sus devotos porque sufrió la gracia de los estigmas, es decir, la marca o señal sobrenatural que experimentan algunas personas como muestra de su identificación con la Pasión de Cristo.

El Padre Pio fue un monje capuchino italiano que vivió entre los años 1887 y 1968 y murió con fama de santidad. El Papa Juan Pablo II lo canonizó en 2002 durante una multitudinaria celebración en la plaza San Pedro del Vaticano.

La próxima jornada clave para la celebración de su memoria será el próximo 23 de septiembre, día en que la Iglesia ha fijado la fiesta del santo. En esta ocasión, el cardenal y secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, acudirá a San Giovanni Rotondo para venerar las reliquias y no se descarta que también lo haga el mismo Benedicto XVI.

Según un estudio reciente elaborado por el semanario católico 'Familia Cristiana', San Pio de Pietrelcina sería el santo más venerado de Italia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies