Un ataque israelí contra un almacén hortofrutícola causa la muerte de 33 trabajadores

Actualizado 04/08/2006 20:47:40 CET

La aviación israelí destruye infraestructuras de comunicaciones al norte de Beirut y Hezbolá dispara más de 195 cohetes contra Israel

BEIRUT/JERUSALÉN, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

Al menos 33 trabajadores agrícolas murieron y 20 resultaron heridos hoy después de que la aviación israelí disparara cuatro misiles contra un almacén frigorífico de productos hortofrutícolas en el Valle de la Bekaa, cerca de la frontera con Siria. Asimismo, cuatro civiles murieron en los bombardeos de la aviación israelí contra varios puentes al norte de Beirut. Mientras, cinco milicianos de Hezbolá y dos soldados murieron en los enfrentamientos registrados a lo largo del día en el sur de Líbano y tres israelíes murieron tras el lanzamiento de más de 195 cohetes Katiushas contra el norte de Israel.

El ataque contra el almacén se produjo a escasa distancia de la frontera, adonde habían llegado cinco camiones frigoríficos sirios para cargar manzanas y melocotones con destino a un mercado de su país, según informaron varios conductores y testigos presenciales. En el momento del ataque había 150 personas en el almacén.

Los muertos y heridos fueron trasladados por los servicios de emergencia al Hospital Nacional Al-Qusair, en la frontera, y al Hospital Nacional de la ciudad siria de Homs debido a que las carreteras que comunican con hospitales libaneses han sido destruidas por los ataques israelíes efectuados este mismo día.

El ataque se produjo cerca de la localidad de Al-Qaa, a unos diez kilómetros de Hermel, un feudo de Hezbolá que ha sido atacado al menos tres veces por la aviación israelí. Hermel se encuentra aislado del resto del país debido a la destrucción, el pasado sábado, de un puente sobre el río Orontes, en el valle de la Bekaa, por parte de los aviones israelíes.

El Ejército israelí ha asegurado en un comunicado que está investigando los hechos. "El Ejército israelí atacó desde el aire dos estructuras en el Valle de la Bekaa tras sospechar que se estaban transportando armas", indicó el comunicado.

BOMBARDEOS CONTRA BEIRUT Y LAS INFRAESTRUCTURAS

Por otra parte, Israel volvió a bombardear los barrios del sur de Beirut a primera hora de hoy, donde cayeron al menos 24 bombas en el plazo de una hora, según los medios libaneses. Un soldado libanés murió y otros dos resultaron heridos junto con cuatro civiles en los bombardeos cerca del aeropuerto de Beirut y en los suburbios del sur de la capital, según fuentes de los servicios de seguridad y testigos presenciales.

Asimismo, la aviación atacó varios puentes situados al norte de la capital, causando la muerte de al menos cuatro civiles. Se trata del primer ataque contra la zona cristiana del centro del país desde que comenzó el conflicto, según informó la Cruz Roja Libanesa.

El Programa Mundial de Alimentos (PAM) advirtió hoy de que los bombardeos israelíes de esta noche contra una carretera al norte de Beirut que une la capital con la frontera siria interrumpirán "la vital vía de suministro humanitario entre Líbano y el mundo exterior".

Según la agencia de la ONU, que coordina la logística de la ayuda humanitaria a Líbano, los bombardeos han cortado la carretera en tres puntos y también han destruido presuntamente puentes clave, por lo que "la destrucción en la que ha sido la principal vía de suministro podría minar la capacidad de hacer llegar bienes esenciales y personal esencial desde el norte y a través de la frontera de Siria", afirma el PAM en un comunicado.

En el mismo sentido, la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) afirmó hoy que los bombardeos sobre el norte de Beirut "han cortado una vía de comunicación vital con la frontera siria" que se utilizaba para evacuar personas hacia el país vecino.

De hecho, la OIM explicó que esta mañana se disponía a partir uno de sus convoyes con 470 ciudadanos de Filipinas y 250 de Sri Lanka a bordo por la carretera de la costa hasta la frontera de Al Arida, pasando por Trípoli, que era "la única ruta real de evacuación que quedaba por carretera".

En este sentido, el presidente de Líbano, Emile Lahud, acusó hoy al Gobierno israelí de estar llevando a cabo una "guerra de inanición contra Líbano" que "excede los objetivos declarados por Israel".

"Israel ha decidido destruir Líbano", añadió en un comunicado. "El enemigo israelí está bombardeando puentes y carreteras con el objetivo de intensificar el bloqueo a los libaneses, cortando las comunicaciones entre ellos y condenándolos a pasar hambre", aseveró Lahud.

El presidente ha atribuido estos ataques de Israel a su incapacidad para conseguir una victoria rápida en el sur, donde las tropas israelíes mantienen desde hace días combates cuerpo a cuerpo con Hezbolá. "Los ataques aéreos de hoy confirman que Israel está intentando compensar las pérdidas de su Ejército en el sur dejando fuera de uso a la única autopista costera que quedaba para transportar ayuda a los desplazados y refugiados y para suministrar productos petrolíferos, alimentos y ayudas al país", denunció.

El objetivo de estos ataques aéreos, afirmó, es presionar al Gobierno de Líbano para que acepte sus condiciones para el alto el fuego, que incluyen el desarme de Hezbolá y la salida de estas milicias del sur de Líbano. Los bombardeos israelíes pretenden "imponer condiciones que ya han sido rechazadas por Líbano, que insiste en un inmediato alto el fuego como condición previa para cualquier otro paso", aseguró Lahud.

Un portavoz del secretario general de la ONU, Ahmad Fawzi, afirmó hoy en su informe diario sobre la situación en Oriente Próximo que la población de la ciudad de Tiro, en el sur de Líbano, se ha reducido drásticamente en los dos últimos días como consecuencia de los bombardeos israelíes, pasando "de 100.000 a sólo 15.000 personas".

ATAQUES DE HEZBOLÁ

Entretanto, los ataques de Hezbolá contra territorio israelí causaron hoy la muerte de al menos tres israelíes y heridas a otras 50 personas, dos de ellas de gravedad, según informó la Policía israelí. Según la edición digital del diario israelí 'Haaretz', Hezbolá disparó hoy más de 195 cohetes Katiushas contra el norte de Israel.

Una mujer de 27 años murió en la localidad árabe-israelí de Mughar --cerca de Tiberias-- que se vio alcanzada por tercera vez por los cohetes de Hezbolá. Al parecer, la mujer se había refugiado en el interior de su casa, donde no había ningún sótano, según el 'Jerusalem Post'. Otras dos personas resultaron heridas de gravedad en esta localidad.

Aparte, dos personas murieron tras impactar un cohete contra un retaurante en la localidad de Majdal Krum. Asimismo, en Kiryat Shmona, hubo tres heridos, uno de ellos de gravedad. También hubo un herido de consideración en el kibbutz de Shaar Yishuv, mientras que en Safed los cohetes dejaron dos heridos de carácter leve, y en Hurfeish se produjo otro herido leve.

Ayer impactaron contra el territorio israelí 180 cohetes de Hezbolá, que causaron la muerte de ocho civiles. Hezbolá ha disparado alrededor de 2.500 cohetes contra el norte de Israel desde que comenzó el conflicto, el pasado 12 de julio, según informó hoy la edición digital del diario israelí 'Yediot Ahronot'.

Mientras tanto, los combates sobre el terreno causaron hoy la muerte de al menos cinco milicianos de Hezbolá y dos soldados israelíes. Las tropas israelíes que operan en el sur de Líbano abatieron a cuatro milicianos de Hezbolá en Shama y a otro en la de Manjala, donde también resultó herido otro miembro de la milicia.

Los dos soldados israelíes fallecidos fueron alcanzados por un misil anticarro de Hezbolá en la aldea de Markaba. Otros seis militares hebreos resultaron heridos en diferentes enfrentamientos sobre el terreno.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies