Crónica Líbano/Israel- El mundo clama por un alto el fuego en Líbano y Olmert reafirma su intención de seguir atacando

Actualizado 31/07/2006 22:38:22 CET

El Consejo de Seguridad de la ONU amplía la misión de observación en la frontera por un mes a la espera del envío de una fuerza de interposición

JERUSALÉN, 31 Jul. (EP/AP) -

La matanza de al menos 56 civiles libaneses, la mayoría niños, ayer en Qana por un bombardeo israelí ha reavivado las peticiones de casi toda la comunidad internacional para el alto el fuego inmediato en la zona, mientras el primer ministro israelí, Ehud Olmert y su ministro de Defensa, Amir Peretz, reafirmaron hoy su intención de continuar con los ataques, e incluso ampliarlos, pese a la tregua de 48 horas establecida por el Gobierno hebreo para investigar los asesinatos de ayer.

Así, Olmert pidió hoy "perdón desde lo más hondo de su corazón" por todas las muertes de niños y mujeres en Qana, quienes, apuntó "no eran nuestro objetivo, no eran nuestros enemigos y no íbamos a por ellos", a pesar de lo cual dejó claro que "no hay alto el fuego, no va a haber alto el fuego".

"Estamos dispuestos a ganar esta batalla", afirmó. "No renunciaremos a nuestro objetivo de vivir una vida libre del terrorismo", prosiguió el primer ministro, un día después del ataque aéreo.

Una vez más, Olmert se dirigió al pueblo libanés y aseguró que Líbano no es enemigo de Israel, que el enemigo es el líder de Hezbolá, el jeque Hassan Nasralá. "No estamos luchando contra el pueblo libanés, no estamos luchando contra su Gobierno. Estamos luchando contra el terrorismo y no pararemos hasta expulsarlo de nuestras fronteras", declaró.

Olmert aseguró que las casi tres semanas de ataques en Líbano han causado graves daños a Hezbolá, pero precisó que los ataques sólo concluirán cuando los soldados israelíes secuestrados se encuentren en casa sanos y salvos y cuando Hezbolá haya quedado debilitada. "Es una oportunidad única para cambiar las reglas en Líbano", manifestó.

Por su parte, el ministro de Defensa, Amir Peretz anunció que Israel ampliará y fortalecerá sus ataques contra la milicia chií. "Israel ampliará y fortalecerá sus actividades contra Hezbolá", declaró Peretz ante el Parlamento israelí, mientras los diputados árabes le interrumpieron en reiteradas ocasiones con llamamientos a un alto el fuego inmediato.

"EXTREMO DOLOR" SIN CONDENA

Por su parte, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas amplió hoy la misión de observación del alto el fuego (FINUL) que mantiene desde 1978 en la frontera entre la 'línea azul' entre Líbano e Israel, a la espera de decidir si se envía una fuerza multinacional de interposición. Asimismo, el Consejo manifestó su "extrema conmoción y dolor" por la muerte de los 56 civiles en de Qana pero no condenó el ataque.

En este sentido, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, volvió a insistir hoy en que cualquier alto el fuego en Oriente Próximo debe ir complementado por un acuerdo amplio que permita una paz "sostenible" y anunció que se reunirá con la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, para lograr "avances en el Consejo de Seguridad a lo largo de esta semana", añadió.

Rice por su parte indicó que buscará un alto el fuego y un "acuerdo duradero" entre las partes implicadas en el conflicto entre Líbano e Israel a través de una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas esta semana, tras tres semanas de ofensiva, un balance de entre 518 y 750 muertos en Líbano, 700.000 desplazados y miles de evacuados.

"Estoy convencida de que sólo alcanzando ambos objetivos el pueblo libanés podrá controlar su país y su futuro, y el pueblo de Israel finalmente podrá vivir libre de ataques de grupos terroristas en Líbano", declaró Rice a los periodistas antes de abandonar Jerusalén con destino a Washington.

Rice explicó que la resolución de la ONU que apoyará incluirá un alto el fuego, componentes políticos referentes a asuntos que han desatado enfrentamientos entre los dos países en los últimos años y la autorización de una fuerza internacional que ayuda a Líbano a alcanzar la seguridad.

UNANIMIDAD POR UN ALTO EL FUEGO

El resto del mundo en cambio utilizó términos mas contundentes en su condena a la matanza de ayer en Qana. Incluso el primer ministro británico, Tony Blair, quien en general mantiene posturas cercanas a Washington, indicó en un comunicado conjunto con la canciller alemana, Angela Merkel, su condena por la muerte de 56 civiles, y señaló que las hostilidades "no pueden continuar en absoluto". Sostuvo además que la ONU debe aprobar una resolución para poner fin a los combates en la región que. "Tenemos que hacerlo ahora. Tenemos que acelerar todo este proceso", manifestó Blair. "Esto tiene que detenerse y debe detenerse por ambas partes", agregó.

Por su parte, la Presidencia rotativa de la ONU que ostenta Finlandia en estos momento, manifestó su "consternación por los ataques aéreos Israelíes en el sur de Líbano que han matado a docenas de civiles, particularmente mujeres y niños", en una declaración en la que además "reiteró su llamamiento al fin de las hostilidades inmediatamente".

Precisamente para estudiar cómo llegar al fin de la violencia, se reunirán mañana los ministros de Asuntos Exteriores de la UE en un encuentro extraordinario en el que analizarán los últimos desarrollos en la crisis que atraviesa Líbano, así como la situación humanitaria que han provocado en el país los bombardeos de Israel y tratarán de formar una posición común para dar término "urgente" a las hostilidades.

Además, el ministro español de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, está manteniendo en las últimas horas "intensas gestiones" con el fin de lograr que el "cese temporal" de 48 horas decretado por Israel de sus bombardeos aéreos sobre Líbano se convierta en un "alto el fuego definitivo", según informaron hoy fuentes de la Dirección General de Comunicación Exterior (DGCE) a Europa Press.

Según estas fuentes, Moratinos tuvo ocasión de conversar en las últimas horas con el ministro de Defensa israelí, Amir Peretz, así como con el secretario del Consejo Superior de Seguridad Nacional y principal negociador nuclear iraní, Alí Lariyani, cuyo país es considerado el principal respaldo de la milicia chií libanesa Hezbolá junto con Siria.

Por su parte, la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Louise Arbour, condenó "la muerte de decenas de civiles, entre ellos una muy alta proporción de niños, como resultado del bombardeo por parte de las fuerzas israelíes de un edificio de vecinos" en la localidad libanesa de Qana, y exigió una investigación independiente, "con participación activa de expertos internacionales", sobre la matanza.

MUNDO ISLÁMICO

El mundo musulmán también expresó su rechazo por los sucesos de ayer en Qana, y en este sentido, el presidente egipcio, Hosni Mubarak, cuyo país fue el primer Estado árabe en firmar un tratado de paz con Israel, advirtió hoy de que toda la paz en Oriente Próximo podría desmoronarse debido a la operación israelí en Líbano. "La agresión israelí mina las oportunidades de continuar y su éxito", añadió.

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, también condenó "enérgicamente" la matanza en el sur de Líbano, e instó a un "inmediato cese de las hostilidades y a un alto el fuego".

En los mismos términos se expresó el Gobierno de Indonesia, el país que alberga el mayor número de musulmanes en el mundo, que condenó "fuertemente este acto criminal", e instó una vez más a Naciones Unidas a que "pare inmediatamente" las agresiones militares israelíes en Líbano y los territorios palestinos.