Un ex dictador, el vicepresidente y un gobernador fiel a Obasanjo se disputan la Presidencia de Nigeria

Actualizado 20/04/2007 20:13:51 CET

El presidente hace un llamamiento a la calma, después de que en la primera fase de las elecciones se saldara con 21 muertos

LONDRES, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Unos 61 millones de nigerianos están llamados mañana a las urnas con el reto de permitir la primera transferencia de poder entre dos presidentes elegidos democráticamente. Por el testigo de Olusegun Obasajanjo luchan principalmente tres candidatos, el general Muhammandu Buhari, un ex dictador; Atiku Abubakar, actual vicepresidente; y Umaru Yaradua, un gobernador muy próximo a Obasanjo, quien hoy hizo un llamamiento a la calma, después de los incidentes del fin de semana pasado, en la primera fase del proceso electoral.

Teniendo en cuenta los incidentes del 14 de abril, que se saldaron con 21 muertos, las perspectivas para que la jornada de mañana se desarrolle pacíficamente no son muy halagüeñas. Además, la oposición ha rechazado los resultados y las acusaciones de fraude son múltiples.

Hoy, el presidente se dirigió a la nación para pedir a sus compatriotas que mañana ejerzan "su responsabilidad cívica de votar de manera pacífica y diligente, sin caer en ninguna mala práctica". "El mundo entero nos mira y no podemos permitirnos decepcionarnos a nosotros mismos, ni a nuestros amigos y el resto del mundo", así comenzó Obasanjo su discurso, transmitido por las emisoras de radio y televisiones públicas, en el que pidió a los responsables electorales que apliquen mano de hierro contra amaños e irregularidades, aunque pidió comprensión a los observadores internacionales.

"Lanzo un llamamiento a los observadores locales e internacionales para que comprendan ciertas limitaciones nuestras en tanto que país en vía de desarrollo muy complejo", indicó. "Por esto, les pido que no exageren las consideraciones negativas", agregó. Tras años de regímenes militares, por primera vez el Gobierno pasará de manos de un civil a las de otro civil.

Duranto los últimos días, los observadores locales e internacionales, incluyendo los de la Unión Europea y Estados Unidos, han denunciado las numerosas irregularidades durante las elecciones locales del pasado sábado y han llegado a pedir, en algunos casos, la anulación del proceso electoral en algunas regiones.

En su discurso de hoy, Obasanjo reconoció que se produjeron irregularidades, pero consideró que los malos hábitos, incluyendo los "amaños masivos", que han caracterizado otras elecciones, declinan. "Dejadnos continuar mejorando la estructura y el resto de la casa en vez de demolerla porque algunas partes están en riesgo de derrumbarse", pidió el mandatario.

Así, mientras la oposición asegura que estas fueron las peores elecciones de los 47 años de historia de Nigeria, el presidente cree que fueron un hito. "Nunca habíamos progresado de esta manera en nuestro viaje democrático", aseguró.

Los 61 millones de votantes registrados en Nigeria votarán en un total de 120.000 colegios electorales para elegir a su presidente, a los 360 diputados del Parlamento y los 109 senadores. El candidato que obtenga la mayoría de los votos en todo el país y al menos un cuarto de los apoyos en 24 de los 36 estados se convertirá en presidente. La segunda condición fue diseñada para garantizar que el elegido cuenta con el apoyo de toda la nación, multiétnica y políglota.

Si ninguno de los candidatos supera estas condiciones, se celebrará una segunda vuelta en un mes. Se espera que el nuevo Gobierno asuma sus poderes el próximo 29 de mayo.

Entre los 24 candidatos que se presentan a los comicios, los que aparentemente tienen más opciones son un ex dictador, el general Muhammadu Buhari, el actual vicepresidente, Atiku Abubakar, y un gobernador que cuenta con el apoyo de Obasanjo, Umaru Yaradua.

Buhari y Abubakar forman parte de la oposición al actual presidente, y han asegurado que, a pesar de los temores de fraude, se mantendrán como candidatos. Abubakar dijo que participará porque es la única manera de poder contestar los resultados. "Tienes que participar para llevar las malas prácticas a los tribunales", aseguró el vicepresidente a la BBC.

CANDIDATO DE ULTIMA HORA

Abubakar, de 60 años, lo ha tenido difícil para presentarse a los comicios, y finalmente podrá hacerlo después de que el pasado lunes el Tribunal Supremo desestimara las demandas de la Comisión Electoral, que prohibieron al vicepresidente presentarse a los comicios, después de que previamente una comisión ejecutiva establecida por el propio Obasanjo acusara a Abubakar de apropiación ilícita de fondos gubernamentales, algo que rechazaba el vicepresidente.

El Tribunal Supremo dictaminó que la Comisión Electoral no posee jurisdicción para anular su candidatura. De esta manera, se decidió su participación en el último momento, y no está aún claro cómo aparecerá su nombre en las papeletas de voto.

El año pasado Abubakar entró en conflicto con el presidente después de que ayudara a hacer fracasar los intentos de los partidarios del presidente de enmendar la Constitución del país, con el objeto de permitir a Obasanjo --en el poder desde 1999-- presentarse a un tercer mandato presidencial.

Las promesas electorales de Abubakar incluyen la creación de empleo, el fortalecimiento del Estado de Derecho, la mejora de la educación, la sanidad y las infraestructuras, así como establecer la paz en la región del Delta, muy rica en petróleo.

Por su parte, el general Buhari, que recibió formación en academias militares en Estados Unidos, India y Reino Unido, fue nombrado en 1983 por los líderes golpistas como jefe de Gobierno. Desde entonces, y durante 18 meses, desarrolló un mandato con plenos poderes destinado a acabar con la corrupción. Finalmente, sus colegas golpistas le expulsaron al salpicarles en las investigaciones anticorrupción.

El programa político de este hombre de 64 años comprende la creación de empleo mediante subsidios en la agricultura y una fuerte inversión en las infraestructuras de poder, así como reducir notoriamente fondos destinados a proyectos que resultan caros, como el programa nuclear nacional.

EL TESTIGO DE OBASANJO

Sin embargo, el que se perfila como el principal candidato de los tres es Yaradua, de 65 años, del Partido Democrático del Pueblo. Si este profesor de química se hace con el triunfo electoral, todo apunta a que continuará con la línea política de Obasanjo. En la actualidad, es gobernador del estado de Katsina y es uno de los pocos gobernadores en ejercicio que no ha sido investigado por corrupción.

Sus detractores consideran que es un títere con tintes totalitarios con el que se pretende impedir que se investigue y se tomen diligencias por los presuntos desfalcos de los fondos que genera el petróleo cometidos por el Gobierno. Su partido, el Partido Democrático del Pueblo obtuvo los mejores resultados en las locales.

Estos tres candidatos son musulmanes, ya que en estas elecciones, según el acuerdo informal de división de poderes alcanzado entre musulmanes y cristianos, le toca el turno a la facción islámica. La población de Nigeria, de 140 millones de habitantes, se encuentra profundamente dividida entre musulmanes, cristianos y animistas.

Como muestra de las irregularidades que pueden producirse mañana, la prensa local informó hoy de que miembros del Ejército han interceptado un camión lleno de papeletas de voto con huellas dactilares ya impresas.

Según la agencia PANA, el camión fue interceptado ayer en la ciudad de Kaduna (norte del país). "Tendremos que investigarlo", dijo un portavoz del Ejército, el coronel Ayo Olaniyan a la PANA.

Inmediatamente, el partido de Congreso para la Acción, el partido de Abubakar, acusó en un comunicado al Partido Democrático del Pueblo, de Yaradua, de estar detrás de la impresión de estas papeletas, como parte de un plan preparado por la Presidencia, la Comisión Electoral y la Policía para manipular las elecciones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies