Crónica O.Próximo.- El Cuarteto para Oriente Próximo se reúne en Jerusalén para ver "la forma de avanzar" hacia la paz

Actualizado 26/06/2007 22:22:30 CET

El portavoz del Departamento de Estado reconoce que se abordó la creación de un enviado especial del Cuarteto para Oriente Próximo

JERUSALÉN, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Representantes del Cuarteto de Madrid para Oriente Próximo se reunieron hoy durante cerca de tres horas en el consulado de Estados Unidos en Jerusalén para abordar "recientes acontecimientos y la forma de avanzar" en las negociaciones de paz que pongan fin al conflicto palestino-israelí. Por su parte, el presidente egipcio, Hosni Mubarak, reconoció hoy confiar en que su homólogo palestino, Mahmud Abbas, reanude el diálogo con Hamás cuando se haya calmado la situación, un llamamiento bien recibido por el movimiento islámico.

La cita entre los representantes de Estados Unidos, ONU, Unión Europea y Rusia es la primera desde que los milicianos de Hamás tomaran el control de la Franja de Gaza hace dos semanas y se produce un día después de que los dirigentes palestino, israelí, egipcio y jordano se comprometieran en la ciudad balneario egipcia de Sharm el Sheij a hacer lo posible para reanudar el proceso de paz en la región.

El secretario de Estado adjunto norteamericano, David Welch, aseguró desde Ramala, capital de Cisjordania, que la reunión "fue bien". En ella, se esperaba que el Cuarteto designara al primer ministro británico saliente, Tony Blair, como principal negociador para la región, según informó ayer 'Financial Times'.

Los delegados "no han establecido ninguna agenda" y discutirán sobre "los recientes acontecimientos y la forma de avanzar", declaró un portavoz de Naciones Unidas, Brenden Varma, poco antes de arrancar la reunión, celebrada a puerta cerrada en el Consulado de Estados Unidos, en Jerusalén Oeste.

Los participantes abandonaron la reunión sin formular declaraciones y se ignoran inicialmente detalles de las conversaciones, si bien funcionarios estadounidenses explicaron que los representantes del Cuarteto designarían al primer ministro saliente de Reino Unido, Tony Blair, principal negociador en la región, algo que el propio Blair no descartó cuando le formuló un periodista la pregunta en Londres. "Creo que cualquiera que se preocupe acerca del logro de mayor paz y estabilidad en el mundo sabe que es esencial una perdurable resolución del caso israelí-palestino", sostuvo.

La ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni, reconoció que "Tony Blair es una figura muy apreciada en Israel", mientras que el portavoz de Al Fatá Fahmi al Zaarer admitió que los palestinos creen "que los esfuerzos del señor Blair ayudarían a revivir el proceso político" en la región.

Desde Washington, el portavoz del Departamento de Estado, Tom Casey, reconoció --sin querer especular sobre el nombramiento de Blair o no-- que en la reunión de hoy se abordó la cuestión de crear dicho puesto y las responsabilidades del mismo. "Han hablado de la idea de tener un enviado, alguien que sea capaz de trabajar en nombre del Cuarteto sobre una multitud de cuestiones, incluidos los esfuerzos para apoyar el desarrollo de instituciones de la Autoridad Palestina", explicó, al tiempo que avanzó que se prevé que los miembros del Cuarteto emitan mañana sendos comunicados.

Ni Casey ni otros funcionarios norteamericanos quisieron pronunciarse sobre el recelo de Rusia a un posible nombramiento de Blair para el cargo, aunque uno de ellos explicó que se espera que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, dé un discurso en una mezquita en Washington a primera hora de mañana, donde podría abordar la cuestión.

CRÍTICAS A HAMÁS

Por otra parte, el presidente egipcio, Hosni Mubarak, responsabilizó hoy a Hamás de la violencia registrada hace dos semanas en la Franja de Gaza, aunque no obstante apeló a la reconciliación nacional entre palestinos para poner fin a la crisis de facto creada tras la formación de dos Ejecutivos paralelos, el del Hamás en Gaza y el Ejecutivo de emergencia nombrado por Abbas en Cisjordania, el único reconocido por la comunidad internacional.

A pesar de los errores de Hamás, Mubarak aseguró que no marginará al partido del depuesto primer ministro, Ismael Haniyeh, y que continuará buscando la reconciliación nacional entre palestinos. "Nosotros recibimos a todos los partidos (palestinos)", explicó Mubarak, citando las reuniones entre de agentes de Inteligencia egipcia con representantes de Hamás y de otras facciones más radicales como Yihad Islámica, con la intención, dijo, de rebajar la tensión en la zona.

Aunque Abbas ha rechazado categóricamente negociar con Hamás tras su toma de poder en la Franja de Gaza, Mubarak incidió en que espera que el presidente palestino reanude las conversaciones con Hamás cuando las cosas se hayan calmado, y explicó que es comprensible la actitud de rechazo de Abbas, enfadado por el intento de asesinato planeado contra él por el partido islámico a principios de mes. "Es necesario tiempo para que la lógica y la sabiduría prevalezcan", insistió Mubarak, quien reconoció que "entonces el diálogo será posible".

Por su parte, el Movimiento de Resistencia Islámico recibió con buenos ojos la petición de Mubarak para impulsar un diálogo serio entre facciones palestinas, según reconoció el portavoz de la formación islámica, Fawzi Barhoum. "Hamás elogia el apoyo egipcio a la causa palestina, que nace de su deseo de defender los derechos legítimos de la población palestina y de mantener la unidad palestina", incidió, y expresó su deseo de que Egipto continúe impulsando esfuerzos para acelerar la celebración de un diálogo nacional palestino "basado en el respeto y confianza mutua".

Por otra parte, Barhoum criticó hoy que la cumbre ayer celebrada en Sharm el Sheij, como en cumbres pasadas, conducen a compromisos y promesas ilusorias de primeros ministros israelíes que quedan, finalmente, en papel mojado.

En este sentido, después de que el primer ministro israelí, Ehud Olmert, se comprometiera a remitir a su Ejecutivo la liberación de 250 presos de Al Fatá, el portavoz de la formación islámica añadió que las promesas israelíes son "prueba de sus intenciones de profundizar la distancia que hay entre palestinos". No obstante, insistió en que Hamás exige la liberación de todos los presos palestinos en cárceles israelíes, con independencia de su afiliación política.

El negociador palestino y asesor de Abbas Saeb Erekat aseguró hoy la cumbre de ayer supuso "una concienciación de la nueva situación por todas las partes" y tuvo "un resultado positivo", aunque admitió que ni Olmert ni Abbas cruzaron mirada.

Mientras que Abbas trabaja para impulsar lo antes posible un acuerdo de paz final que otorgue la independencia a los palestinos, Olmert asegura que las condiciones para ello todavía no se dan, y en cambio ofreció liberar a 250 presos --de 10.000 en total--, a transferir cientos de dólares retenidos en concepto de tasas de aduanas e impuestos que recolecta en nombre de la Autoridad Palestina y mejorar las condiciones de vida de los palestinos en Cisjordania.

En un comunicado emitido hoy, Olmert dice que espera mejorar dichas condiciones de vida con el objeto de "reforzar a los moderados y a impulsar un proceso diplomático efectivo", y su portavoz, Miri Eisin, confirmó los planes de Israel para "mejorar drásticamente el acceso y movimiento" de la población palestina en Cisjordania, lo que implicaría retirar varios puestos de control o "checkpoints" en la zona, aunque rechazó indirectamente la liberación del líder histórico de Al Fatá --reclamada ayer por Abbas-- al justificar que el Ejecutivo hebreo no liberará a presos "con sangre en las manos".

Por su parte, Haniyeh advirtió hoy de los intentos de Israel de dividir a los palestinos tras su anuncio de ayer. "Llamamos la atención de los líderes palestinos y árabes sobre el peligro de la política de anzuelo de Olmert, dirigida a dividir la unidad de la población palestina", explicó desde Ciudad de Gaza.