Crónica O.Próximo-Olmert asegura que sería un "grave error" intercambiar presos con "sangrientos terroristas" como Hamás

 

Crónica O.Próximo-Olmert asegura que sería un "grave error" intercambiar presos con "sangrientos terroristas" como Hamás

Actualizado 10/07/2006 20:19:30 CET

El primer ministro, partidario no obstante de crear un Estado palestino fronterizo y seguir con la retirada parcial de Cisjordania

JERUSALEN, 10 Jul. (EP/AP) -

A pesar del aumento de la presión internacional tras las últimas actuaciones del Ejército israelí, el primer ministro, Ehud Olmert, aseguró hoy que liberar a presos palestinos a cambio del soldado israelí secuestrado el pasado 25 de junio sería "un grave error" y aseguró que no puede negociarse con la "sangrienta organización" de Hamás. No obstante, aseguró que la actual oleada de violencia en la franja de Gaza no impedirá la constitución de un Estado palestino fronterizo con Israel.

"Intercambiar presos con una organización terrorista sangrienta como Hamás sería un grave error que causaría mucho daño al futuro del Estado de Israel", declaró Olmert ante un grupo de periodistas extranjeros. Tres grupos armados palestinos próximos a Hamás que secuestraron en el sur de Israel al cabo Gilad Shalit han exigido la excarcelación de cientos de presos palestinos como condición para liberar al militar hebreo.

Tras estos comentarios por parte de Olmert, el líder supremo de Hamás, Jaled Mashaal, reiteró hoy la exigencia de que el Gobierno del primer ministro excarcele a cientos de presos palestinos como condición para obtener la liberación de Shalit, al tiempo que aseguró que el militar es un "prisionero de guerra y se deben aplicar en su caso las convenciones y leyes internacionales".

En rueda de prensa celebrada en su exilio de Damasco, en la que supone su primera aparición pública desde el secuestro del soldado el pasado 25 de junio por tres grupos armados próximos a Hamás --y a pesar de las amenazas de muerte vertidas por Israel contra su persona--, Jaled Mashaal acusó a Israel y Estados Unidos de dar un "horrible ejemplo de terrorismo" en su lucha contra los palestinos.

"El pueblo palestino está unido en la insistencia de que el soldado prisionero debe ser intercambiado por palestinos presos en cárceles israelíes", declaró en rueda de prensa, reiterando las mismas exigencias expuestas por los captores. "Decimos al mundo que, como pueblo y como movimiento fiel, no olvidamos a nuestros presos", añadió.

Mashaal acusó también a Israel del fracaso de los esfuerzos de mediación egipcios, qataríes y europeos para resolver la crisis creada por la captura del soldado. "Estos esfuerzos han chocado con la insistencia de Israel en pedir la liberación del soldado israelí y en negarse a liberar a los presos palestinos", declaró.

LA SOLUCIÓN, EL INTERCAMBIO

"Ésta no es una solución, no queremos una escalada de la violencia, queremos una solución pacífica", prosiguió. "La solución es simple, un intercambio, pero Israel se niega", agregó Mashaal, quien afirmó que los israelíes viven "en la ilusión" si creen que con la ofensiva militar van a conseguir la liberación del militar.

Mashaal acusó también a Israel de estar violando el Derecho Internacional y denunció el silencio de Occidente ante la ofensiva militar lanzada por el Ejército israelí en la franja de Gaza justificada con el secuestro del soldado.

"El pueblo palestino se enfrenta a ataques de la entidad sionista, agresiva y terrorista", declaró Mashaal. "En la actualidad, Israel está realmente aterrorizando a nuestro pueblo. Israel y América, que tanto han hablado en el pasado sobre terrorismos, son los peores, más duros y más horribles ejemplos de terrorismo", prosiguió.

Mashaal se dirigió a los periodistas en un hotel de Damasco entre fuertes medidas de seguridad. Los periodistas fueron trasladados en autobuses a un punto de encuentro en el hotel. Un asesor de Mashaal, Mohamed Nazal, incluso pidió perdón a los informadores por los problemas que se encontraron para cubrir el evento.

Los comentarios de Olmert y Mashaal representan una nueva fricción en la actual crisis de la región, que continúa de manera paralela a las incursiones de las fuerzas israelíes en Gaza, que se han cobrado la vida de más de 54 palestinos desde el pasado 28 de junio.

NUEVOS ATAQUES Y PLAN DE RETIRADA

Por otro lado, tres milicianos de la Yihad Islámica murieron hoy después de que la aviación israelí lanzara varios misiles contra un automóvil en la aldea de Abassan, en el sur de la Franja de Gaza, según informaron fuentes médicas y miembros de la organización armada. En este incidente resultaron asimismo heridas cinco personas --incluida una niña de ocho añoS--.

En un incidente por separado, militantes palestinos lanzaron tres cohetes Qassam contra territorio israelí hiriendo a una persona en la ciudad de Sderot y causando daños en una casa.

A pesar de la escalada de violencia, Olmert aseguró hoy que estos ataques no impedirán la constitución de un Estado palestino fronterizo con Israel, al tiempo que se mostró "absolutamente dispuesto" a llevar a cabo su plan de retirada parcial de Cisjodania. Olmert negó también que su Gobierno esté intentando derrocar al Gobierno palestino aunque acusó a sus dirigentes de estar "directamente implicados en el terrorismo".

En un encuentro con periodistas extranjeros, Olmert declaró que el objetivo de su plan de retirada de Cisjordania es separar a israelíes y palestinos para permitir la formación de un Estado palestino.

"Queremos separarnos amistosamente y vivir juntos unos con otros de forma pacífica", afirmó. "Si las organizaciones terroristas quieren imponer una confrontación violenta, ambas partes, israelíes y palestinos, asumirán las consecuencias", pero "eso no puede parar el inevitable proceso de separación de israelíes y palestinos", prosiguió.

Por ello, Olmert se mostró "absolutamente dispuesto" a llevar a cabo su plan de retirada parcial de Cisjordania, cuyo cumplimiento está previsto para 2010. "No he cambiado mi compromiso básico con el plan de reajuste", aseguró a los periodistas. "Estoy absolutamente dispuesto a conseguir la separación de los palestinos y establecer fronteras seguras", añadió.

Por otra parte, Olmert aseguró que el Gobierno no tiene intención de derrocar al actual Gobierno palestino. "No tenemos ningún deseo particular de derrocar al Gobierno de Hamás. Deseamos impedir que los terroristas ejerzan el terrorismo contra el pueblo israelí", precisó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies