Perú vive el peor terremoto de las últimas décadas que se ha cobrado la vida de medio millar de personas

Actualizado 16/08/2007 23:46:55 CET

El número de damnificados por el seísmo asciende a 80.000 personas a las que gobiernos de todo el mundo han comprometido su ayuda

LIMA, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

El terremoto registrado ayer en Perú se ha cobrado ya la vida de casi 500 personas y más de 1.500 resultaron heridas de diversa consideración después de que un seísmo de 7,9 grados en la escala Richter se produjera a las 18.41 horas de la tarde (01.41 hora peninsular española) en la costa sur del país. El balance sin embargo podría seguir creciendo a medida que van apareciendo cuerpos bajo los escombros de los edificios que se derrumbaron, aunque de momento los equipos de rescate mantienen la esperanza de encontrar a personas con vida.

El temblor de 7,9 grados en la escala Richter se produjo a unos 45 kilómetros de la costa y a casi 150 de profundidad frente a la ciudad de Pisco, en la región de Ica, una de las más afectadas, junto con Chincha. Lima, la capital también sufrió daños aunque de momento no se informó de muertos en la emergencia. Otras de las principales ciudades dañadas son Pucallpa, Iquitos, Contamana, en la selva, y Trujillo y Cajamarca en la sierra peruana.

El terremoto traspasó la frontera y se dejó sentir en los países vecinos como Chile, Bolivia, Ecuador, pero el radio de acción se notó también en Colombia, más al norte. Es que este movimiento telúrico ya ha sido considerado como el más grave en las últimas décadas en Perú y uno de los más intensos del mundo en los pasados años. Habría que remontarse a 1974 para observar en el país un seísmo de magnitud similar, cuando se sintió uno de 7,6 grados en el mes de octubre y otro de 7,2 grados un mes después.

El hecho provocó que se desatara el aviso de riesgo de tsunami en toda la costa del Pacífico, incluidos los países de Centroamérica. Horas después esta alerta se canceló para todas las naciones excepto para Perú, al comprobarse que las olas no superaban el medio metro de altura.

INCOMUNICADOS

Inmediatamente después del primer temblor, al que han seguido, según los últimos datos 300 réplicas, alguna de las cuales alcanzó los 7,5 grados en la escala Richter, los peruanos salieron despavoridos a las calles, ante el temor de que se les viniera la casa encima. El servicio telefónico convencional y móvil quedó colapsado ante las numerosas llamadas que los más de 10 millones de usuarios trataron de hacer para ponerse en contacto con sus familiares y allegados para verificar que se encontraban a salvo.

Este servicio aún permanece inoperativo y el presidente de Perú, Alán García, ya ha pedido que se investigue a la compañía encargada, Telefónica. García consideró que la filial de Telefónica en Perú debería tener mayor capacidad de reserva ya que, según dijo, está operando en un país sísmico. Por su parte, el gerente de Comunicaciones de Telefónica, Carlos Oviedo, informó de que aún se desconocen las razones del colapso del servicio pero ya están trabajando para restablecer el servicio de telefonía móvil a nivel nacional, el cual continúa con serios problemas. "Lo que se presume es que el tránsito de llamadas fue tal que unas anularon a otras", explicó.

El jefe de gabinete, Jorge Del Castillo, dijo que el problema "debe ser resuelto muy rápidamente" porque el país no puede quedarse incomunicado como ha ocurrido ahora, "sin un margen de seguridad que tiene que haber para poder atender una emergencia como la de este momento".

El mandatario anunció en un discurso transmitido por televisión que declaraba el estado de emergencia durante 60 días naturales, en el departamento de Ica y en la provincia de Cañete. Asimismo, entre otras medidas de urgencia dispuso que todo el personal de la Policía Nacional saliera a la calle --ya que se han registrado algunos saqueos-- y anunció que las clases escolares quedaban suspendidas.

PISCO, LA MÁS AFECTADA

Aproximadamente el 70 por ciento de la ciudad de Pisco, en el departamento peruano de Ica está destruido tras el terremoto, según informó su alcalde, Juan Mendoza Uribe, que además perdió a una hermana en el suceso.

"Tanto esfuerzo y nuestra ciudad está destruida", afirmó entre lágrimas el alcalde, quien pidió ayuda al Gobierno central para hacer frente a la catástrofe, así como apoyo para las tareas de rescate.

Pisco es una de las localidades más afectadas por el terremoto y en estos momentos presenta un cuadro de desolación y muerte, con casas derrumbadas y decenas de cadáveres tirados en las calles, según los medios de información locales.

Hasta allí llegó el jefe del Ejecutivo, quien está realizando una gira por las zonas más afectadas de Perú para comprobar los daños, así como para transmitir y pedir "serenidad y tranquilidad" a la población. Además, García decretó tres días de luto oficial por los muertos, que según datos de las Naciones Unidas superan ya los 450, mientras que los bomberos peruanos elevaron la cifra a 500 fallecidos.

La norma, que será publicada en las próximas horas en una edición extraordinaria del 'Diario Oficial', lleva las firmas del presidente de la República, Alan García; del jefe del Gabinete, Jorge Del Castillo; y de los ministros de Asuntos Exteriores, José Antonio García Belaunde; Justicia, María Zavala; y Trabajo, Susana Pinilla.

Asimismo, se dispone que en los tres días de Duelo Nacional la bandera sea izada a media asta en todos los edificios públicos, instalaciones militares, bases, buques, locales policiales y demás dependencias del Estado en todo el territorio nacional, así como en las sedes diplomáticas, consulares y representaciones permanentes.

SOLIDARIDAD Y AYUDAS

El Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI) estima en 80.000 los damnificados, que según las previsiones iniciales necesitarán tiendas de campaña, agua, alimentos, víveres y medicinas.

Gobiernos e instituciones de todo el mundo ya han manifestado su consternación y sentimiento de solidaridad con el pueblo peruano y están a la espera de que se determinen las necesidades reales en el país para comenzar a enviar la ayuda de emergencia.

El presidente peruano agradeció el apoyo y la solidaridad internacional recibido e indicó que en las últimas horas ha recibido las llamadas, a pesar de las dificultades en el servicio, de numerosos presidentes de América Latina y de otras regiones del mundo y añadió que los líderes mundiales se comprometieron a enviar ayuda.

"Ha habido una buena respuesta internacional sin que el Perú lo haya pedido, y han sido muy generosos", declaró a los medios de comunicación en Pisco, donde esta mañana inspeccionó en la zona los daños ocasionados por el seísmo.

La Embajada de España en Lima entregará en las próximas horas tres potabilizadoras de agua proporcionadas por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) a la Dirección Regional de Defensa Civil del departamento de Ica, el más afectado por el fuerte terremoto que sacudió ayer el sur del país.

Se trata de la primera medida inmediata de ayuda a la población afectada por el terremoto ofrecida por las autoridades españolas. Las tres potabilizadoras tienen una capacidad de producción diaria de agua de 72.000 litros, lo que permite abastecer las necesidades diarias de unas 3.000 personas.

La AECI está también considerando la posibilidad de desplegar en la zona en las próximas horas personal español especializado en rescate de personas y asistencia sanitaria de emergencia, así como material de cobijo y equipamiento de suministro de energía.

La secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín, presidirá este viernes una reunión de coordinación con ONG humanitarias, los ministerios de Defensa, Sanidad e Interior (Protección Civil) y comunidades autónomas para el intercambio de información sobre esta emergencia para coordinar actuaciones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies