Los portugueses dicen adiós a una década del Presidente Sampaio

Actualizado 04/03/2006 17:16:50 CET

Lisboa, 4 Mar (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro)

Los portugueses despiden el jueves a Jorge Sampaio, el presidente que durante la última década les enseño que los políticos también lloran y que impartió lecciones de democracia, tolerancia, humanidad, tenacidad y decisión, a un país con graves problemas de inestabilidad política y económica.

Amigo personal de Rey de España y uno de los principales impulsores del buen momento por el que pasan las relaciones entre los dos países ibéricos, Sampaio ha sido el presidente que ha tenido que arbitrar más crisis políticas, el primero que cohabitó con un Gobierno de su mismo partido, el de Antonio Guterres, al que crítico en varias ocasiones, y ahora asegura que su sucesor, Aníbal Cavaco Silva, y el primer ministro, José Sócrates, "se van a entender, no tengo dudas".

Sampaio, que siempre ha estado a favor del aborto, aunque no quiso convocar el último referéndum por miedo a la alta abstención ya que los portugueses habían ido a las urnas en tres ocasiones en el último año, asegura que se va con la "conciencia tranquila del deber cumplido", define su trabajo de estos diez años como de "intermediario entre el equilibrio del Portugal más rico y el más pobre" y dice que quiere ser recordado "como el Presidente que entendió a los portugueses".

Pero Sampaio hizo más que entender a los portugueses, los escuchó, y todo indica que, en general, resolvió las crisis sin defraudar a la población.

LAS CRISIS POLÍTICAS

A nivel interno Sampaio tuvo que enfrentar la etapa de mayor inestabilidad política de la democracia. Vivió la dimisión de dos primeros ministros, Antonio Guterres y Durao Barroso, y fue el primer presidente que dimitió a un Gobierno con mayoría en el Parlamento, el de Santana Lopes, lo que le enseño, según sus propias palabras, a convertirse en un hombre solitario. Aunque curiosamente tras esa decisión obtuvo el nivel más alto de popularidad.

Otro de los momentos duros de Sampaio fue el derrumbamiento del puente de Entre os Ríos, en el que fallecieron 59 personas. La emoción del Presidente al que se le escaparon unas lágrimas fue criticada por algunos que lo acusan de "conmoverse de más", algo de lo que se defiende afirmando. "Por amor de Dios, claro que me conmuevo. No se puede dejar de llorar ante tragedias como esa u otras tan duras o más de las que tuve que ser testigo".

El escándalo de pederastia de la institución benéfica Casa Pía, en el que están envueltos personajes de la vida política y social del país, también afectó a Sampaio, tanto por la dimensión humana como porque en un momento determinado se sugirió que su nombre estaba en el proceso, algo que fue totalmente aclarado por la Fiscalía general.

Pero si en la gestión de las crisis se demostró el poder del Presidente, los períodos de tranquilidad dejaron entrever la poca influencia del Jefe del Estado en la política gubernamental. La justicia, la educación y la competitividad fueron las banderas de Sampaio, que se desdobló en esfuerzos por cambiar las cosas pero poco consiguió ante los diferentes Gobiernos.

EL PRESTIGIO INTERNACIONAL

Otro de los grandes caballos de batalla a los que se enfrentó Sampaio fue la guerra de Irak, tanto a nivel nacional como externo. Públicamente contrario al envío de tropas a Irak sin el aval de Naciones Unidas, el presidente, que también es el Jefe de las Fuerzas Armadas, se enfrentó al gobierno de José Manuel Durao Barroso que ante la negativa del máximo responsable del Estado y del Ejercito tuvo que enviar a Irak a la Guardia Nacional República (GNR), el equivalente a la Guardia Civil en España.

En el frente exterior, Sampaio se ha ganado el respeto de la comunidad internacional. Su decisivo papel en la independencia de Timor, entre agosto y septiembre de 1999, del que se siente "especialmente orgulloso", y la trasferencia en diciembre de 1999 de la soberanía de Macao para China, que supuso el fin definitivo del imperio portugués, son dos de sus principales éxitos.

Además de ser una de las principales voces en los foros internacionales en favor de la lucha contra el Sida, proyecto en el que pretende seguir trabajando. "Estoy disponible para trabajar en misiones internacionales, a través de ONU Sida, por ejemplo", sin embargo puntualiza que "para cargos internacionales no".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies