Blair anuncia que dimitirá el 27 de junio, después de "diez años suficientes" al frente del Gobierno

Actualizado 10/05/2007 22:01:55 CET

Líderes de todos el mundo destacan la figura de Blair como "líder estupendo", mientras que en Irak las posturas están enfrentadas

LONDRES, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro británico, Tony Blair, anunció hoy que presentará su dimisión el próximo 27 de junio a la reina Isabel II, tras diez años al frente del país y una vez que el Partido Laborista haya elegido a su sucesor, que con toda seguridad será el actual ministro de Economía, Gordon Brown. "Diez años son suficientes para mí y para el país", afirmó al anunciar su decisión.

Blair escogió anunciar la fecha de su dimisión en la circunscripción electoral de Sedgefeld, por la que es diputado desde 1992 y donde, recordó "comenzó mi carrera política", y acababa así con la incógnita sobre la fecha de su marcha ante sus partidarios en el Trimdon Labour.

Por ello, dijo que dejará el cargo el 27 de junio --tras celebrarse las elecciones locales en Escocia, Inglaterra y Gales, donde el Partido Laborista perdió terreno, si bien no tanto como el que se esperaba, tal y como había prometido--, una vez que el Partido Laborista haya elegido a su sucesor, que con toda seguridad será el ministro del Exchequer, Gordon Brown, su rival político.

En un emotivo discurso en el Trimdon Labour Club --donde lanzó su campaña para convertirse en líder laborista en 1994--, Blair repasó a su trayectoria al frente del Gobierno, cargo al que dijo haber llegado con "grandes esperanzas", añadiendo que también lo deja "con grandes esperanzas para el futuro", sin incidir en cuál será su futuro inmediato.

Fue John Burton, un miembro de su partido, quien aseguró que Tony Blair continuará ocupando su escaño en el Parlamento hasta las próximas elecciones generales de 2009, a menos, dijo, que se le nombre para un cargo internacional. Blair mantendrá su escaño por la circunscripción de Sedgefield, que ganó por primera vez en 1982 a menos que se le ofrezca "un puesto de importancia internacional o en Naciones Unidas", explicó Burton, que también es representante político de Blair en la citada circunscripción.

El probable sucesor de Blair, Gordon Brown --cuya campaña para hacerse con el liderazgo del Partido Laborista podría arrancar mañana mismo-- al declarar, durante la reunión de ministros en Downing Street previa al anuncio de Blair, que los "logros" de éste "son únicos, sin precedentes y duraderos".

Asimismo, subrayó que Blair será recordado por "cómo dirigió el país después del 7 de julio, cómo respondió al mundo tras el 11 de septiembre en América (y) cómo respondió a la trágica muerte de la princesa Diana", además del destacar su legado en materia de servicios públicos y economía. "La reputación de Reino Unido en el mundo es más importante que nunca antes. En todo momento, intentó hacer lo correcto", agregó.

BLAIR DISCULPA LO ERRADO

"Os pido que aceptéis una cosa: con la mano en el corazón, hice lo que creía que era lo correcto", afirmó Blair, repasando su década al frente del Gobierno británico. Así, en el caso concreto de la guerra de Irak, que apoyó, dijo que "pude haber estado equivocado".

Según explicó, tras los atentados del 11-S en Estados Unidos, lo correcto era "permanecer codo con codo con nuestro más antiguo aliado, y lo hice fuera de dudas". "Lo mismo ocurrió con Afganistán y con Irak", añadió, subrayando que "sacar a Sadam (Husein) y a sus hijos del poder, y sacar a los talibán se consiguió con relativa facilidad".

Sin embargo, admitió, "lo ocurrido desde entonces, con el terrorismo global y esos elementos que lo apoyan, ha sido implacable y sin descanso y costoso". Aunque muchos consideren que "no merece la pena", añadió Blair, "creo que simplemente tenemos que aceptarlo". En todo caso, reiteró, "hice lo que creía que era lo correcto para mi país".

REACCIONES EN OCCIDENTE

El presidente norteamericano, George W. Bush, lamentó la marcha de Blair al frente del Ejecutivo británico, si bien se mostró confiado en que su sucesor, Brown, igualmente apoyará el actual rumbo estratégico en Irak, al subrayar su convicción de que "Brown comprende las consecuencias del fracaso".

De Blair destacó su capacidad para "pensar más allá del horizonte", una figura política, dijo, que "piensa a largo plazo" y siendo "un hombre de palabra", a su juicio, "algo que a veces resultar raro en los círculos políticos".

El Departamento de Estado norteamericano, a través de su portavoz, Sean McCormack, también lamentó la marcha de Blair, al que calificó de "líder estupendo" y "firme defensor de la libertad", además de ser, dijo, "un buen amigo del pueblo americano", al tiempo que destacó su buena relación de trabajo con la secretaria de Estado, Condoleezza Rice.

En este sentido, agregó que Washington trabajará estrechamente con Blair en sus últimas seis semanas de mandato, así como posteriormente con sucesor, Gordon Brown, al cual, incidió también conoce Rice, al haber coincidido con él y Blair en una cena al margen de unas reuniones del Banco Mundial.

Por su parte, el predecesor de Bush, el ex presidente Bill Clinton, reconoció el mérito de Blair por "revitalizar su partido, modernizar la economía de su país y su acercamiento a los problemas sociales" y, muy especialmente por su "liderazgo en cuestiones sobre el calentamiento global", así como su compromiso en "el alivio de la deuda" en África, sin olvidar, recalcó "la paz en Irlanda del Norte y Kosovo". "Estoy contento de que estuviera allí y agradecido por nuestra amistad", agregó.

Respecto al papel de Blair en la consecución de la paz sellada en Ulster --ayer materializada con la investidura del nuevo Ejecutivo--, el primer ministro irlandés, Bertie Ahern, aseguró que éste deja su oficina ocupando "un lugar de honor garantizado en nuestra historia"."Desde sus primeros días como primer ministro ha dedicado tiempo y atención sin precedentes en poner fin al terrible conflicto en Irlanda del Norte", insistió.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, fue uno de las primeras figuras internacionales en elogiar a Blair, por ser, dijo, quien ha llevado al Reino Unido "de la periferia al centro" de la Unión Europea, en la que deja un "impresionante legado".

"Tony Blair ha llevado al Reino Unido de la periferia al centro de la Unión Europea. Y lo ha hecho con compromisos, no con vetos. Ha llevado a Europa energía, compromiso e ideas y deja un impresionante legado que incluye su compromiso con la ampliación, la política energética, fomentar las acción contra el cambio climático y la lucha contra la pobreza en Africa", señala Barroso en un comunicado.

La canciller alemana Angela Merkel, cuyo país ejerce este semestre la presidencia de la UE, recibió la decisión de Blair "con respeto", según comunicó hoy un portavoz del gobierno de la gran coalición en Berlín. Merkel asocia la figura de Blair con una época de "confiado trabajo conjunto".

REACCIONES EN IRAK

En Irak, el anuncio de la marcha de Blair ha provocado reacciones encontradas. Mientras que la mayoría de la comunidad suní recuerda que Blair apoyó la invasión de Irak en marzo de 2003, lo cual, sostienen, se ha manifestado desastroso, otros aseguran que su renuncia no tendrá ningún impacto en el futuro del país.

"Esperamos que Bush le siga", declaró contundente Ali Kredi, un residente suní de la capital iraquí de 55 años, mientras que el clérigo chií, Abdul-Karim Khalaf, de 50 años, tachó la decisión de Blair como "la mejor que que Blair ha tomado", ya que, a su juicio, "sus errores en Irak ha empeorado el sufrimiento" del país, que se independizó formalmente del Reino Unido el 30 de octubre de 1920.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies