Brown anuncia nuevas medidas de seguridad en estaciones, aeropuertos y otros lugares sensibles

Actualizado 14/11/2007 20:39:18 CET

A partir del 7 de enero se permitirá a los pasajeros subir más de un bulto al avión, pero se mantendrá la restricción de líquidos

LONDRES, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro británico, Gordon Brown, anunció hoy un nuevo paquete de medidas antiterroristas que prevén reforzar la seguridad en torno a aeropuertos, estaciones de tren, centrales eléctricas y centros comerciales. Asimismo, en un artículo publicado en la prensa, hizo un llamamiento a los británicos para que estén "vigilantes" y para que ayuden a crear comunidades "fuertes" que "aislen a los extremistas".

En una intervención en la Cámara de los Comunes, Brown explicó que en los aeropuertos, puertos y estaciones de tren se colocarán nuevas barreras de seguridad, habrá zonas de exclusión de vehículos y edificios resistentes a explosiones.

Además, en un anuncio esperado, dijo que a partir de 2008 las restricciones de equipaje a los pasajeros aéreos se aliviarán. Así, afirmó, a partir del 7 de enero los aeropuertos permitirán a los viajeros que lleven más de un bulto de equipaje de mano, pero se mantendrán las restricciones sobre el tamaño de las maletas y sobre los líquidos. A esto habrá que sumar que a partir de ahora aquellos usuarios de tren que acudan a grandes estaciones tendrán que someter a escáneres sus maletas.

"No hay otra prioridad mayor que la seguridad de nuestra gente y la construcción de relaciones lo más fuertes posibles entre todos los credos y comunidades", subrayó el 'premier'. En este sentido, se mostró confiado en que "es posible lograr un consenso fuerte que al mismo tiempo erradique el terrorismo extremista y construya comunidades más cohesionadas".

Brown ya se había pronunciado en esta línea en un artículo dirigido a los británicos publicado hoy en 'The Sun' bajo el título "Necesito vuestra ayuda para derrotar al terrorismo". "El problema al que nos enfrentamos es complejo, no hay soluciones simples o rápidas", admite en el texto. "El Gobierno puede hacer muchas cosas, pero no puede construir por sí mismo una sociedad en la que no florezca el extremismo y los terroristas no puedan atacar", subraya.

Para que esto ocurra, agrega, es necesario "el compromiso de cada comunidad y la vigilancia de cada uno de nosotros". "Debemos actuar ahora para comprometer a los jóvenes de todos los estratos, trabajar con ellos para construir comunidades fuertes en esta generación y la próxima. Debemos aislar a los extremistas que en nuestros colegios y comunidades buscan manipular y dividir nuestra sociedad", resalta. "Se trata de una batalla que tendremos que luchar calle por calle, comunidad y comunidad, y año a año", admitió, "pero estando juntos, resueltos y tranquilos, podemos ganarla".

NO HAY GRANDES FALLOS EN LA SEGURIDAD

Brown había pedido al secretario de Estado de Seguridad, Lord Alan West, la elaboración de un nuevo plan de seguridad a raíz de los atentados fallidos con coche bomba contra un centro comercial en Londres y el aeropuerto de Glasgow en junio pasado. Según el primer ministro, en su análisis de la situación, West no ha encontrado "grandes fallos en nuestra seguridad de protección".

Pese a ello, se mejorarán las medidas de seguridad en las 250 estaciones de tren más concurridas del país, así como en aeropuertos, puertos y más de cien lugares sensibles. Asimismo, se prevé enviar recomendaciones a miles de cines, teatros, restaurantes, hoteles, instalaciones deportivas y centros comerciales, al igual que a todos los hospitales, escuelas y lugares de rezo para aconsejarles sobre cómo preservar la seguridad de sus visitantes.

Además, explicó Brown, se creará una nueva unidad que reunirá a policías y agentes de inteligencia en materia de seguridad para que controlen no sólo el "núcleo duro" de los extremistas sino también a aquellos que podrían caer bajo su influencia.

También se dispondrá de 160 consejeros antiterroristas que se encargarán de entrenar a personal civil para vigilar actividades sospechosas, garantizar que los edificios tienen las instalaciones de emergencia adecuadas y para hacer un mejor uso de las grabaciones de las cámaras de circuito cerrado.

Por otra parte, según explicó el primer ministro, los ministros trabajarán junto con arquitectos y urbanistas para animarles a diseñar mejores medidas de seguridad en los nuevos edificios como el uso de materiales resistentes a explosiones, zonas seguras y medidas para el control del tráfico.

Para poder aplicar todas estas medidas, el presupuesto de seguridad, que este año era de 2.500 millones de libras, se elevará hasta los 3.500 millones en 2011 y además se duplicará el tamaño de los servicios de seguridad para esa fecha pasando de los 2.000 de 2001 a más de 4.000.

Además de las medidas de seguridad propiamente dichas, se endurecerán las medidas contra los terroristas condenados y se continuará con las conversaciones para "acuerdos de repatriación" de presuntos terroristas a sus países de origen como los que actualmente existen con Jordania, Líbano y Argelia, explicó.

Brown también explicó que se adoptarán medidas para contrarrestar la influencia de los radicales fundamentalistas en las escuelas, universidades, mezquitas, clubes juveniles y prisiones, así como en internet. En este sentido, se pedirá a las compañías de servicios de internet que controlen más la propaganda terrorista que se distribuye a través de la red.

El punto más controvertido es si se amplía el periodo de 28 días que se puede tener detenido sin cargos a un presunto terrorista, a lo que se oponen tanto los Conservadores como los Liberal Demócratas. A este respecto, Brown dijo que cree que es posible llegar a un consenso.

REACCION DE LA OPOSICION

En opinión del líder de los 'tories', David Cameron, ha habido "un cierto número de buenas ideas" y admitió que la amenaza terrorista es actualmente "de un modo totalmente diferente" que la que había en el pasado. Además, consideró que si se aprueba el realizar interrogatorios tras presentar los cargos y se permite usar pruebas interceptadas no haría falta ampliar el periodo de detención de 28 días.

Por su parte, el líder de los Liberal Demócratas en funciones, Vincent Cable, señaló que la "principal preocupación" de su partido es "la cuestión de la detención sin cargos". "Esto no es una cuestión separada de la cuestión de la confianza en las comunidades minoritarias, porque es una cuestión de gran preocupación para ellos", afirmó, subrayando que "ya hay un grado sustancial de consenso en que no se debería ir más allá de los 28 días actuales".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies