El centro derecha podría acceder al poder en Suecia tras 12 años de gobierno socialdemócrata

Actualizado 16/09/2006 22:58:40 CET

La oposición acusa al Ejecutivo de no conseguir traducir el crecimiento en una mayor creación de empleo

ESTOCOLMO, 16 Sep. (EP/AP) -

Una alianza de cuatro partidos de centro derecha liderada por Fredrik Reinfeldt podría ganar por un estrecho margen las elecciones parlamentarias que celebrará mañana el país escandinavo, según las encuestas de última hora, provocando así el desalojo del poder del centro izquierda, que ocupa el Gobierno desde hace 12 años. El mantenimiento del estado del bienestar ha sido el centro de una dura campaña electoral en la que se ha comprometido de lleno el primer ministro del país, el socialdemócrata Goran Persson.

Las dudas sobre el vencedor final de las elecciones continúan creciendo tras la publicación de la encuesta de la empresa Synovate Temo, que daba a la oposición una intención de voto del 49.7% y a los dos partidos gobernantes un 45,3%. Una vez más el voto de los indecisos, un 11%, será clave para conocer al vencedor de los comicios. "Lo vamos a saber gracias a la foto de llegada", afirmó hoy Persson durante uno de sus últimos actos de campaña electoral.

Tras diez años en el poder, Persson, de 57 años de edad, es el dirigente europeo que más se ha perpetuado en su cargo, sólo superado por el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker. Pero este año podría ser desbancado, ya que afronta el importante reto del bloque de centro derecha que concurre a las elecciones unido por primera vez.

A pesar de que Persson afirma que el modelo social de Suecia --economía de mercado combinado con una amplia protección social respaldada por los altos impuestos-- está en juego, la oposición insiste en que no pretende desmantelar el sistema. En lugar de eso, Reinfeldt y sus socios mantienen que ayudarán al sistema a sobrevivir a través de la creación de puestos de trabajo más allá de las limosnas del estado del bienestar.

Las encuestas publicadas hoy dan a la oposición una ligera ventaja. "Aún es estrecha", explicó Reinfeldt, líder de los Moderados, el partido más importante de la alianza opositora. "Pero las encuestas demuestran que podemos llegar hasta el esprín final con confianza", afirmó. "Esto, espero, dará a nuestros voluntarios de campaña la fuerza necesaria ahora al final", concluyó.

"Puede pasar cualquier cosa", afirmó Arne Modig, de la empresa demoscópica. "Hay muchos indecisos", añadió.

CRECIMIENTO Y PARO

Suecia mantiene un saludable crecimiento económico del 5% del PIB según las estadísticas relativas al segundo trimestre del año, muy superior a la media de la UE, situada en el 2,8%, lo que no parece haber proporcionado al Gobierno de Persson el apoyo electoral que esperaban.

Reinfeldt acusa al Ejecutivo de no conseguir traducir el crecimiento en una mayor creación de empleo y sostiene que las estadísticas de desempleo oficiales que reflejan un paro del 5,7% son engañosas. Si se añadiesen a esta cifra las personas que se encuentran enfermas o incapacitadas y aquellas inscritas en programas de formación para el empleo, el porcentaje superaría el 20%, afirmó.

Otro de los problemas potenciales de los socialdemócratas es que sus socios parlamentarios, pequeños partidos ecologistas y de izquierda, demandan puestos en el Gobierno como condición para la permanencia de Persson en el poder.

INDECISOS

Reinfeldt espera que los indecisos se decidan finalmente por su coalición porque supone una clara alternativa compuesta por moderados, cristiano demócratas, el Partido del Centro y el Partido Liberal, mientras que la configuración de un posible Gobierno de izquierdas es aún un misterio.

Partidos menores como Iniciativa Feminista o el ultraderechista Demócratas Suecos previsiblemente tendrán problemas para alcanzar el 4% de escrutinios fijado por la legislación electoral como requisito mínimo para obtener representación parlamentaria, según las encuestas.

Los Demócratas Suecos han crecido aproximadamente hasta un 3%, según algunos sondeos, a pesar de que tradicionalmente han estado fuera de la arena política debido a su actitud xenófoba. El 12% de los 9,1 millones de suecos son de origen extranjero y muchos de ellos han llegado en los últimos años desde los Balcanes, Irak o las antiguas repúblicas soviéticas.

A pesar de las preocupaciones por la posible no integración de los inmigrantes en la sociedad sueca, la xenofobia no ha aflorado tal como lo ha hecho en otros países europeos como por ejemplo Dinamarca u Holanda.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies