El Parlamento turco cambia la Constitución para la elección del presidente en las urnas

Actualizado 10/05/2007 19:54:10 CET

Los dos grandes partidos perderían hasta siete puntos si los comicios generales se celebrasen hoy, según los sondeos

ESTAMBUL (TURQUÍA), 10 May. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Ildefonso González) -

El Pleno del Parlamento turco aprobó esta tarde una enmienda a la Constitución para que el presidente de la República sea elegido por sufragio universal directo en vez de por el actual sistema de votaciones en la Cámara de Diputados. Mientras, varios sondeos revelaron hoy que ninguno de los dos grandes partidos nacionales ha sabido sacar provecho de la actual crisis política en número de votos.

El cambio a la Carta Magna recibió el apoyo de 370 parlamentarios, de un total de 550 escaños. Asimismo, se adoptaron otras enmiendas para que el mandato del jefe de Estado pase de siete a cinco años, prorrogables a otros cinco; que las elecciones legislativas se celebren cada cuatro años, en vez de cada lustro, y que el quórum para una sesión en el Parlamento se reduzca de dos tercios (367 miembros) a un tercio (187).

Sin embargo, el paquete de enmiendas no entrará en vigor aún, ya que primero necesita el visto bueno del presidente, Ahmet Necdet Sezer, que puede aprobarlo o vetarlo. En este último caso, las modificaciones deberían someterse a un referéndum popular. Dados los plazos legales marcados, parece poco probable que dicha cita con las urnas tuviese lugar antes de las elecciones legislativas anticipadas, el próximo 22 de julio.

La intención del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (el islamista moderado AKP) es que el pueblo turco elija en esa fecha tanto a su próximo primer ministro como a su futuro presidente. El jefe de Gobierno, Recep Tayyip Erdogan, formuló esta propuesta después de que resultara imposible la designación del presidente en el Parlamento, ya que la oposición se ausentó de las votaciones e impidió que se llegase al quórum de los dos tercios necesarios.

El candidato al puesto por el AKP, el ministro de Asuntos Exteriores, Abdulá Gül, se retiró ayer de la pugna, pero ya ha dejado claro que obtendría la mayoría absoluta si el pueblo tuviera la competencia de elegir a su presidente y él se postulara como aspirante.

PARLAMENTO, CERRADO A LOS KURDOS

Por la mañana, el Parlamento turco había dado su visto bueno a otra polémica enmienda que obliga a que los nombres de todos los candidatos independientes a unas elecciones legislativas se incluyan en una misma papeleta, lo que ha sido interpretado por los analistas como un movimiento para impedir la entrada en la Cámara del menor número posible de diputados prokurdos con vistas al 22 de julio.

Hasta ahora, el elector depositaba en la urna una papeleta con el nombre de un único candidato independiente. Con el nuevo cambio, todos los independientes irán juntos en una misma papeleta, lo que podría crear confusión en el votante y evitar que seleccionase efectivamente al candidato que desea.

El Parlamento, que apoyó por una abrumadora mayoría esta propuesta del AKP, argumenta que el objetivo de dicha enmienda es simplificar el proceso de votación. Sin embargo, resulta cuando menos curioso que la enmienda fuese presentada y votada hoy, unas horas después de que el Partido de la Sociedad Democrática (el prokurdo DTP) anunciase un plan destinado a superar la barrera del 10% para conseguir representación parlamentaria que establecen las leyes turcas.

La idea del DTP es presentar a sus candidatos como independientes y, una vez que asuman sus cargos de diputado, formar un grupo parlamentario que ejercería en la práctica como un partido autónomo. Según sus cálculos, podrían conseguir hasta 37 escaños en 40 provincias. En las elecciones generales de 2002, el DTP obtuvo el 6,2% de las papeletas.

Además, según informó hoy la prensa local, la ex diputada y famosa militante prokurda Leyla Zana, que ha cumplido diez años de cárcel por supuesto apoyo al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (el ilegal PKK), podría ser uno de los candidatos independientes que presente el DTP. Incluso se barajaba la posibilidad de que Rakel Dink, la viuda del periodista turco de origen armenio asesinado el pasado enero en Estambul, fuera otra de las candidatas.

SONDEOS DESFAVORABLES

Mientras, los primeros sondeos de opinión sobre las preferencias electorales de la población turca en el marco de la grave inestabilidad por la que atraviesa el país han reflejado una considerable pérdida de apoyos hacia el AKP.

Si las elecciones legislativas anticipadas se celebrasen ahora, la formación que lidera Erdogan seguiría siendo la más votada, pero conseguiría entre cuatro y siete puntos porcentuales menos que en los comicios generales de 2002. No obstante, las encuestas evidencian también que el opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP, socialdemócrata) no habría sabido capitalizar el descontento de los sectores laicos y se dejaría en el camino un importante caudal de votos.

Según una encuesta de la empresa Sonar publicada por el diario local 'Vatan', el AKP se haría con el 29,04% de las papeletas, seguido muy de lejos por el CHP, con un 14,08%. En la cita electoral de 2002, los islamistas moderados obtuvieron un 34,3%, lo que les otorgó una mayoría de escaños en el Parlamento (363 de los 550 que componen la Cámara) y el CHP un 19,4% (178 diputados).

Otro de los sondeos difundidos hoy por la prensa es más halagüeño con los socialdemócratas pero, por el contrario, le resta hasta siete puntos al actual partido en el Gobierno. Según el estudio de la Unión de Funcionarios, el CHP conseguiría un 18,1%, mientras que el AKP sólo obtendría un 27,7% de los votos, muy lejos tanto del 34,3% de 2002 como del apabullante 42% de las elecciones municipales de 2004.

El sondeo más favorable para el AKP es el que publica hoy la revista 'Tempo'. Según el mismo, el partido del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, superaría cualquier previsión alzándose con un 41,3% de las papeletas. En una coyuntura así, el AKP reuniría la mayoría de los escaños del Parlamento y podría elegir sin ningún tipo de trabas a cualquier candidato a la Presidencia de la República que apoyase. Mientras, el CHP se tendría que conformar con un 13,6%, seis puntos menos que en 2002.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies