La lucha contra el sida en Ucrania se ve dificultada por ataques a los Derechos Humanos, según HRW

 

La lucha contra el sida en Ucrania se ve dificultada por ataques a los Derechos Humanos, según HRW

Actualizado 04/03/2006 14:41:30 CET

La ONG denuncia las abusos a los que se ven sometidos los drogodependientes, el colectivo más afectado por el VIH

NUEVA YORK, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los esfuerzos desempeñados por el Gobierno ucraniano para combatir la epidemia del sida en el país, la peor de Europa, se ven dificultados por su incapacidad para acabar con actos repetidos de violencia y discriminación contra las personas que tienen el mayor riesgo de infectarse, asegura Human Rights Watch (HRW) en un informe reciente.

El documento --'Retórica y riesgo: los abusos a los Derechos Humanos en Ucrania impiden la lucha de Ucrania contra el VIH/Sida'-- sostiene que las leyes draconianas y los malos tratos infligidos frecuentemente por la Policía a los consumidores por drogas por inyección, la población más afectada por el sida en Ucrania, les impide recibir información y los servicios relativos al sida que el Gobierno se compromete a proporcionar.

Basándose en testimonios de primera mano en Ucrania de decenas de personas afectadas por el virus o que presentan el mayor riesgo de infección, el informe de la ONG pone en evidencia cómo regularmente se enfrentan a la discriminación por parte de los miembros del personal sanitario, que en ocasiones rechazan incluso proporcionarles atención.

"Las medidas relativas al VIH/Sida que Ucrania ha puesto en marcha son generalmente buenas", indicó una investigadora del programa VIH/Sida de HRW, Rebecca Schleifer. "Pero hasta que el Gobierno no se enfrente al maltrato crónico de las personas que presentan el riesgo más elevado de VIH/Sida, sólo habrá una débil esperanza de erradicar su epidemia de VIH", explicó.

La ley nacional de Ucrania sobre el sida, reconocida como un modelo en la región, integra protecciones relativas a los derechos del hombre para las personas afectadas por el VIH/Sida. Estas protecciones comprenden medidas específicas que prohiben el rechazo a cuidados médicos por ser seropositivo, y garantizan el acceso a la medicación apropiada, el derecho a la información sobre el VIH/Sida, así como la confidencialidad de los resultados del test del VIH.

La ley nacional y la política de este país apoyan los cambios de jeringuillas y la terapia de sustitución con metadona que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el programa de la ONU contra el sida (UNAIDS) han recomendado como elementos esenciales de las estrategias que se dirigen a la prevención del sida y los cuidados prodigados a los drogadictos.

Sin embargo, HRW ha constatado que "las prácticas abusivas, las regulaciones problemáticas y la incapacidad de aplicar medidas críticas de las políticas nacionales relativas al sida hacen que estas protecciones sean insignificantes para la mayoría de los ucranianos que viven con el VIH o presentan el riesgo más elevado de infección".

PRESIÓN POLICIAL

"Los malos tratos infringidos por la Policía, que equivalen a veces a la tortura, impiden a quienes se drogan acceder a los servicios básicos de prevención del VIH como el cambio de jeringuillas, en contradicción directa con la política gubernamental que apoya tales servicios", asegura la ONG, con sede en Nueva York

"Debido a la criminalización de la posesión de cantidades incluso ínfimas de drogas de uso personal, los consumidores de drogas son objetivos fáciles para los policías que buscan cubrir sus cuotas de detenciones", explica, y agrega que la Policía "saca dinero e información a los consumidores de drogas, utilizando a veces la simple posesión de jeringuillas como excusa para hostigar o detener a estas personas o a los trabajadores sociales que les prodigan servicios".

Por otra parte, HRW denuncia en su informe que las "prácticas discriminatorias de los miembros del personal sanitario hacia las personas de las que saben que padecen el sida o están presuntamente infectadas, comprometen seriamente la salud de las personas que viven con el VIH/Sida".

RECHAZO MÉDICO

La organización de defensa de los Derechos Humanos asegura haber descubierto que el personal médico rechaza frecuentemente tratar a estos pacientes y violenta también de manera regular el secreto profesional, exponiendo así a las personas que viven con el VIH/sida a otras discriminaciones y abusos. Por esto, muchas de estas personas evitan realizar exámenes para detectar el virus, por temor a que su estado de seropositivos, si se da el caso, se haga público.

Mientras, según asegura HRW, a la terapia de sustitución con metadona sólo se acoge una fracción de los consumidores de drogas inyectables que necesitarían esta terapia. Según la OMS, al menos 60.000 consumidores de drogas requieren esta terapia, pero hoy sólo hay unos 200 puntos de tratamiento disponibles.

Esta incapacidad de asegurar a los consumidores de drogas el acceso completo a servicios de prevención y de tratamiento del VIH, incluyendo la terapia de sustitución opiácea, que es legal en Ucrania, "dificulta seriamente los esfuerzos desplegados para combatir tanto el sida como el consumo de drogas".

Según la ley ucraniana, las clínicas de desintoxicación deben inscribir a todos los drogodependientes que se les envíe para ser tratados, y compartir estas informaciones con las agencias de mantenimiento del orden. "Esta práctica disuade a numerosos consumidores de drogas de buscar ayuda médica o servicios de desintoxicación, por temor a que su consumo de drogas sea comunicado a los servicios del orden.

Asimismo, los medicamentos antirretrovirales sólo están disponibles para un pequeño porcentaje de personas que necesitan estos tratamientos. Hasta 416.000 personas ---un 1,7% de la población adulta en Ucrania-- están infectadas con el VIH. En 2004, con la ayuda de los Fondos Mundiales de la lucha contra el sida, la tuberculosis y el paludismo, la Alianza Internacional contra el VIH lanzó un programa antiretroviral en Ucrania para tratar a las personas infectadas con el VIH.

Entre los meses de abril de 2004 y diciembre de 2005, más de 2.600 personas comenzaron un tratamiento antirretroviral gracias a este programa, que, aunque es uno de los de más rápida expansión en la región, se ha dirigido de momento sólo a una pequeña fracción de 17.300 personas que necesitan urgentemente ser tratados.

RECOMENDACIONES AL GOBIERNO

"Los ambiciosos programas de Ucrania contra el VIH/Sida sólo tendrán éxito si el Gobierno elimina las prácticas abusivas que han dificultado su prevención y sus esfuerzos de tratamiento", sostuvo Schleifer. "Proteger los Derechos Humanos es esencial si Ucrania espera ampliar el acceso al tratamiento antiviral a una escala apropiada", agregó.

De esta manera, HRW ha pedido a Ucrania que respete el derecho de las personas infectadas por el virus y a los consumidores de drogas a obtener servicios médicos sin tener miedo a ser maltratados o condenados al ostracismo, o que su secreto médico no sea respetado por el personal médico.

Así, según la ONG, el Gobierno ucraniano debería ampliar y mejorar la gama de servicios para el VIH a los consumidores de drogas, incorporando el cambio de jeringuillas y una terapia de sustitución con la metadona. Además, debería formar de manera adecuada a los miembros de las fuerzas del orden, así como a los profesionales sanitarios sobre el VIH/Sida, una mejor protección a los consumidores de drogas y sobre la utilización más segura de drogas.

Asimismo, HRW recomienda en último lugar al Gobierno de Ucrania que invierta en programas de información pública para pemitir a todos los ucranianos tener acceso a una información científicamente probada sobre el VIH/Sida.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies