Los 27 discuten cómo satisfacer las demandas de Rusia y evitar nuevas amenazas de embargo de alimentos

 

Los 27 discuten cómo satisfacer las demandas de Rusia y evitar nuevas amenazas de embargo de alimentos

Actualizado 19/03/2007 17:39:26 CET

La CE recomienda a los Estados miembros cumplir estrictamente las normas para que sean "irreprochables" ante Moscú

BRUSELAS, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Agricultura de la UE debatieron hoy junto a la Comisión Europea los últimos desarrollos en las negociaciones con Rusia para eliminar el embargo a la carne de Polonia y evitar otras restricciones contra productos de otros Estados miembros. La atención se centró en cómo satisfacer las demandas de Moscú sobre seguridad sanitaria de los productos que importa a la UE, pero sin dar más excusas a Rusia para que continúe lanzando amenazas.

Fuentes del Consejo de la UE explicaron los términos de un debate en el que la Presidencia alemana manifestó que el embargo de Rusia a Polonia y las nuevas advertencias lanzadas recientemente desde Moscú "preocupan enormemente" y podrían provocar "problemas serios". Berlín teme que la actitud de Moscú busque "dividir a la UE", por lo que la Presidencia alemana apostó por que los Estados miembros continúen "unidos".

Según las fuentes, el comisario de Sanidad, Markos Kyprianou, y delegaciones como la francesa, letona y polaca advirtieron del riesgo de que Rusia "pida cosas diferentes cada vez" en materia de política fitosanitaria. Añadieron que el Comisario advirtió ante los ministros que Moscú utilizará "todos los pretextos para pedir más" a la UE en este ámbito.

Kyprianou expuso ante los ministros los últimos acontecimientos en los ya distintos aspectos que abarcan las conversaciones fitosanitarias entre la UE y Rusia en el marco de la reunión técnica que se celebró la semana pasada en Moscú. De momento, la Comisión espera volver a las negociaciones técnicas con Rusia en tres o cuatro semanas, aunque el comisario no descartó que, si no hay solución, se celebre un nuevo contacto a nivel político, indicaron las fuentes.

El primer contencioso es el embargo de carne polaca que Rusia aplica desde hace ya 18 meses a Polonia. Según las fuentes, Kyprianuo subrayó este lunes como punto positivo que por primera vez las autoridades rusas entregaron a la Comisión un informe por escrito sobre los hallazgos de las inspecciones que realizaron en Polonia. Ahora Bruselas y Varsovia disponen de dos semanas para entregar comentarios por escrito a dicho informe.

Además de este embargo, Rusia ha pedido que los Estados miembros le entreguen antes del próximo 31 de marzo los planes de detección de residuos en la carne para 2007 y los resultados de estos programas en 2006 para cerciorarse de que los productos animales que importa son seguros. En caso contrario, fuentes de la Comisión habían indicado que existía una amenaza de un nuevo embargo, aunque las fuentes del Consejo afirmaron que Kyprianou negó este extremo ante los ministros.

BAREMOS DIFERENTES

Los Estados miembros y el comisario admitieron que es cierto que existen diferencias entre las medidas que aplica la UE y las que aplica Rusia para medir el máximo aceptable de residuos en los productos cárnicos.

Los gobiernos europeos determinan este límite en función del nivel que es tóxico para el consumo humano, mientras que Moscú aplica baremos "mucho más bajos", basados en el nivel de detección de las máquinas de laboratorio.

En este escenario, la UE no debate sobre la entrega de unos documentos con las tablas de pesticidas que, por otra parte, son de carácter público, según recordó el comisario.

Sin embargo, los Estados miembros se preguntan hasta qué punto es positivo entregar a Rusia todo tipo de información sobre imperfecciones y problemas fitosanitarios que podrían ser utilizados por Moscú en futuras reclamaciones a la UE. Según algunas delegaciones, esto sería "descubrir todas las cartas" ante Rusia, indicaron las fuentes. Estarían de acuerdo en dar información sobre productos que importan a Rusia, pero no sobre todos.

A este respecto, la delegación de Letonia recordó hoy que en diciembre pasado -cuando amenazó con prohibir las importaciones desde Rumania y Bulgaria-- ya advirtió de que Rusia continuaría haciendo demandas en este sentido.

Francia, por su parte, afirmó que la UE tiene un nivel "muy alto" de exigencias y no tiene por qué sentir "vergüenza" de las medidas fitosanitarias que aplica. Según las fuentes, el representante francés declaró que "no debemos aceptar todo" en lo que consideró "la escalada de amenazas rusas" y añadió que "no hay que entrar en el juego".

CONTROLES INTERNOS

Además de las relaciones de la UE y Rusia en materia fitosanitaria, los Estados miembros y la Comisión trataron durante el almuerzo del Consejo cuestiones relativas al cumplimiento de la seguridad alimentaria. Las fuentes explicaron que tras un debate con todos los Estados miembros, Kyprianou se reunió de manera bilateral con los ministros de 12 países en los que Bruselas ha detectado problemas. Fuentes españolas descartaron que la ministra Elena Espinosa vaya a reunirse con el comisario.

Las fuentes del Consejo indicaron que el mensaje del comisario fue insistir en que los Estados miembros tienen que aplicar correctamente el memorando que acompaña a los certificados de exportaciones, con el objetivo de que "sean irreprochables y no se dé pretexto a Rusia" para hacer nuevas demandas.

También en relación a las deficiencias que ha detectado Bruselas en hasta 12 países de la UE, Francia consideró que la defensa ante las advertencias rusas debe vincularse a este debate de carácter interno, también para evitar que Moscú pueda hacer más "reproches".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies