La CE cree que la revisión de la PAC permitirá a agricultores una respuesta libre a la demanda del mercado

 

La CE cree que la revisión de la PAC permitirá a agricultores una respuesta libre a la demanda del mercado

Publicado 20/05/2008 20:37:28CET

La propuesta simplifica las ayudas directas, retira el barbecho obligatorio y aumenta la transferencia de fondos al desarrollo rural

BRUSELAS, 20 May. (EUROPA PRESS) -

La crisis alimenticia por la carestía de los alimentos y la escasez de algunos de ellos ha condicionado los debates de los Estados miembros sobre la evolución de la Política Agraria Común (PAC) y su eficacia ante la creciente demanda mundial de productos agrícolas. En este contexto, la Comisión Europea presentó hoy su 'chequeo médico' a la reforma de la política agraria en el que propone una simplificación del sistema de ayudas directas y potenciar los subsidios al desarrollo rural.

Ante la división de opiniones sobre la efectividad de la PAC, la comisaria de Agricultura y Desarrollo Rural, Mariann Fischer Boel, defendió hoy que se trata de propuesta "equilibrada" que permitirá "hacer frente a los nuevos retos" que afronta el sector. Así, subrayó que la propuesta legislativa que hoy presentó ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo no es una nueva reforma, sino una revisión que debe ser tenida en cuenta como una "oportunidad" para "reforzar, simplificar y racionalizar" una política agraria común que es "necesaria" y "vital".

En declaraciones a los medios, Fischer Boel aseguró que Bruselas "ha reaccionado sin retraso al aumento de los precios" al introducir en la política agraria medidas como la supresión del barbecho obligatorio o el aumento de las cuotas de producción láctea para permitir un "aterrizaje suave" en la liberalización del sector, prevista para 2015.

Bruselas suspendió la obligación de barbecho para los productores de cultivos herbáceos durante la cosecha de 2007/2008. Ahora propone que esta medida sea definitiva porque, según indicó Fischer Boel, "ya no podemos justificar más" que los agricultores europeos tengan que reservar un 10% de sus terrenos para dejarlos en barbecho. Además, la comisaria aseguró que de este modo se maximizará el potencial de producción de las tierras y que gracias a "otras medidas" previstas en la revisión "se preservarán" las ventajas medioambientales que permitía el barbecho.

En lo que se refiere a las cuotas de producción láctea, la Comisión apuesta por cinco incrementos del 1% anual entre las campañas 2009/2010 y 2013/2014, lo que permitirá a los Estados miembros un "aterrizaje suave" hasta llegar a la eliminación de las cuotas en abril de 2015.

Otra de las medidas incluidas por la Comisión en su propuesta es que los Estados miembros deban aplicar "un pago mínimo de 250 euros por explotación, o por una superficie mínima de una hectárea, o ambos". Además, pide que se suprima el mecanismo de intervención para el trigo duro, el arroz y la carne de porcino, con el objetivo de "no frenar" la capacidad de respuesta de los agricultores ante las "señales" del mercado.

La Comisión también propone suprimir los actuales subsidios a los cultivos destinados a la producción energética, puesto que el mercado se sustenta por sí mismo gracias a la fuerte demanda que ya existe de biocarburantes.

FLEXIBILIZAR EL PAGO DIRECTO Y SUPRIMIR AYUDAS ACOPLADAS

La comisaria Fischer Boel explicó que el Ejecutivo comunitario quiere dotar de una "mayor flexibilidad" al sistema de pago directo que hasta la fecha permite a los Estados miembros reservar un 10% por sector de los límites presupuestarios nacionales para este tipo de pagos y reconducirlos al mismo sector, a cuestiones medioambientales o a la mejora de la calidad y la comercialización. La propuesta legislativa contempla ahora que ese porcentaje pueda ser desviado a otros sectores distintos al que procede, de manera que se pueda "mantener la producción" en sectores con problemas específicos.

En un comunicado, Bruselas explicó que podrán emplearse para ayudar a los productores lácteos o de carne de vacuno, ovino y caprino en las regiones desfavorecidas; también para promover medidas de gestión de riesgos. Esto permitirá acabar con los pagos directos para benefactores que "no son verdaderos agricultores", añadió Fischer Boel.

Bruselas también quiere llegar a la supresión completa de las ayudas ligadas a la producción de un determinado cultivo, para pasar a un sistema de pago único. La Comisión mantiene este punto a pesar de la oposición manifestada por varios Estados miembros, especialmente España, que consideran que de no mantener parte de las ayudas directas peligrarán algunos sectores como el del algodón.

Para el Ejecutivo comunitario, la experiencia acumulada desde la reforma de la PAC en 2003 demuestra que el desacoplamiento de las ayudas, es decir no vincular los subsidios a la producción, no ha supuesto cambios "traumáticos" en la producción a nivel europeo. Además, sostiene que la desvinculación de los subsidios concede una mayor libertad al agricultor para destinar sus cultivos a lo que solicita el mercado.

No obstante, en la propuesta legislativa la Comisión introduce excepciones al desacoplamiento completo de las ayudas en los sectores caprino y ovino, además de a la cría de vacas nodrizas, para los que los Estados podrán mantener los repartos actuales en base a "razones medioambientales", explicaron fuentes comunitarias.

DESARROLLO RURAL

Ya en la comunicación de noviembre de 2007, la Comisión advertía de nuevos desafíos a los que debería enfrentarse la política agraria común y que deberían de ser tenidos en cuenta a la hora de introducir los "ajustes" necesarios a dicha política. Así, señalaba los riesgos del cambio climático, la gestión del agua, la bioenergía y la defensa de la biodiversidad como parte de estos retos.

Fischer Boel advirtió hoy de que "hacen falta más fondos para el desarrollo rural" y que para contar con un mayor presupuesto en este ámbito proponen modificar la tasa de modulación, es decir el porcentaje de las ayudas directas a los agricultores que son transferidas al ámbito del desarrollo rural.

En la actualidad, la tasa de modulación es de un 5% y la Comisión propone que este porcentaje aumente en función del montante que los preceptores reciben como ayudas directas, un 2% anual hasta alcanzar el 13% en 2013. Un aumento de la modulación que sería "progresiva" para los grandes productores y de la que quedarían "excluidos" los pequeños agricultores.

La propuesta legislativa del Ejecutivo comunitario, presentada hoy ante el Parlamento Europeo, podrá ser discutida por primera vez por los ministros del ramo de los Veintisiete en la reunión informal que celebrarán los días 25, 26 y 27 en Eslovenia. Con respecto al calendario, Fischer Boel indicó que cuenta con el "respaldo" del Consejo Europeo y de la Eurocámara para lograr un acuerdo político antes de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa. De no ser así, la propuesta sería sometida al proceso de codecisión, con el que "se corre el riesgo de retrasar" su aprobación, añadió la comisaria.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies