La Eurocámara denuncia falta de avances en Derechos Humanos en Cuba a pesar de la política de diálogo

 

La Eurocámara denuncia falta de avances en Derechos Humanos en Cuba a pesar de la política de diálogo

Actualizado 01/02/2006 21:47:31 CET

Aprobará mañana una resolución que rebaja las críticas al giro político con respecto a la isla

BRUSELAS, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Parlamento Europeo constató hoy que el Gobierno de Cuba ha defraudado las expectativas de la nueva política de la UE con respecto a la isla, donde siguen sin respetarse las libertades fundamentales y ha aumentado en número de presos políticos en el último año, en un debate en el que pidieron al Consejo que "obre en consecuencia" para garantizar las libertades de expresión, de movimiento y de asociación.

La Eurocámara celebró un debate en el que los grupos instaron a las autoridades cubanas a que liberen a todos los presos políticos y permitan que las Damas de Blanco puedan viajar a Bruselas a recoger el Premio Sajarov a la Libertad de Conciencia 2005 que el Parlamento no pudo entregarles el pasado diciembre debido a que no fueron autorizadas a salir de Cuba.

Estas reclamaciones forman parte de una resolución sobre la situación política en Cuba pactada por la mayoría de los partidos políticos que se aprobará mañana y que "lamenta que no se hayan producido por parte de las autoridades cubanas las señales significativas que la UE viene reclamando en lo que se refiere al respeto pleno de las libertades fundamentales, en especial la libertad de expresión y de asociación política y condena el recrudecimiento de la represión así como el aumento de los presos de conciencia".

El texto considera "inconcebible que las personas sigan siendo encarceladas en Cuba por sus ideales y su actividad política pacífica", pide su "inmediata liberación" e insta al Consejo y a la Comisión Europea "a continuar adoptando cualquier acción que sea necesaria a este respecto".

Ante los hechos que denuncia el texto y que fueron repetidos por la mayoría de los eurodiputados que intervinieron en el debate, el representante del Consejo, el secretario de Estado austriaco para Asuntos Europeos, Hans Winkler, reiteró el "interés continuo" de los Estados miembros por "mejorar la situación en Cuba" y aseguró que "no vamos a cejar en el empeño de atajar este problema".

Winkler defendió que el objetivo de la política europea hacia Cuba es "promover una transición democrática", para lo que la UE "ha entablado un diálogo con las autoridades y todas las capas de la sociedad cubana". Sin embargo, admitió que " la UE no puede imponer nada con la fuerza porque empeoraría más aún las cosas".

La resolución es el resultado de la pregunta oral que formuló hoy el grupo liberal al Consejo, mucho más crítica con la decisión que adoptó la UE en junio de 2005 de suspender la aplicación de las sanciones diplomáticas y establecer un mayor contacto, tanto con las autoridades cubanas como con los grupos opositores, una nueva estrategia que fue promovida por el Gobierno español.

La eurodiputada liberal Cecilia Malmström recordó que "la mayoría de esta casa decidió que no tendría que haberse tomado la decisión que se tomó el año pasado" de suspender las sanciones diplomáticas. "Un año más tarde vemos que la situación no ha hecho más que empeorar, tenemos que presionar a Castro y utilizar las fuerzas democráticas en la isla", dijo.

Finalmente, el texto final fue enmendado de manera que pueda ser apoyado por la mayoría de los grupos políticos con posturas que oscilan entre la acusación cerrada a las autoridades cubanas y una postura más pragmática de intentar una transición pacífica por medio de un mayor contacto con la UE.

El eurodiputado del PPE José Ignacio Salafranca acusó al Gobierno de Fidel Castro de "hechos tan lamentables como la prohibición a las Damas de Blanco de acudir" a recoger el Premio Sajarov y del "desconocimiento de los más elementales derechos en la isla". "Yo recuerdo que cuando aprobaron el levantamiento de medidas pidieron la liberación inmediata e incondicional de las personas detenidas", dijo antes de aludir al incremento que denuncia la resolución.

Raimon Obiols (PSOE) manifestó por su parte la posición "clara" de su grupo de que "en el contexto actual no podemos sino certificar que las autoridades cubanas no han dado las señales esperadas en relación a la mejora de la situación de los derecho humanos". Sin embargo, consideró que "las perspectivas de avances son mejores en el clima actual que con la anterior política del Consejo que conducía a un callejón sin salida".

Raul Romeva intervino en nombre de Los Verdes para lamentar igualmente "las numerosas alarmas de que el Gobierno de Cuba sigue aplicando la represión y la instigación", pero consideró que "la política de bloqueo y de aislacionismo aplicada por varias potencias occidentales" solo sirvieron para reforzar la postura de ciertos sectores del Gobierno cubano.

OPOSICION A LA RESOLUCION

El único de los grandes grupos políticos que no apoyará la resolución mañana será la Izquierda Unida Europea. Uno de sus miembros, el español Willy Meyer, se opuso al texto al considerar que la iniciativa común de resolución "destila por todos los poros una posición de un país con el que la UE mantiene una situación de excepción", cuyo fin reclamó.

Manifestó que "Cuba tiene muchos defectos, pero es un ejemplo de cooperación Sur-Sur", destacó su prestación servicios públicos a pesar de ser un país pobre y opinó que "la UE no debe ir al dictado del departamento de Estado de Estados Unidos".

Por su parte, el diputado socialista español Miguel Ángel Martínez lamentó que la resolución pactada no incluya las menciones que propuso el PSE al bloqueo estadounidense o a la prisión de Guantánamo, "la mayor violación de derechos humanos que se da en la isla", y aseguró que mañana votará en contra del texto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies