España y Francia lanzan una propuesta conjunta para desatascar las negociaciones sobre el nuevo Tratado

Actualizado 18/06/2007 0:50:46 CET

Madrid y París defienden el sistema de voto por doble mayoría y aumentan el aislamiento de Polonia

LUXEMBURGO, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y su homólogo francés, Bernard Kouchner, presentaron hoy en el cónclave extraordinario de jefes de la diplomacia de los Veintisiete una propuesta conjunta para desbloquear las negociaciones sobre el nuevo Tratado y ayudar a la presidencia alemana a encontrar un acuerdo en la cumbre de líderes europeos que se celebrará en Bruselas los días 21 y 22 de junio.

En su propuesta conjunta, Madrid y París defienden que en el Tratado simplificado se mantenga el sistema de toma de decisiones por doble mayoría de un 55% de los Estados que reúna como mínimo el 65% de la población, lo que aumenta todavía más el aislamiento de Polonia, que es el único país que defiende un sistema de votación distinto, basado en la raíz cuadrada de la población, para no perder poder respecto a los grandes Estados. Varsovia aparece como el principal obstáculo para lograr un compromiso el viernes.

Moratinos explicó a la entrada de la reunión que se trata de un "esfuerzo común" de Madrid y París para "sacar a Europa del estancamiento". La propuesta es especialmente significativa, prosiguió el ministro, porque viene de un país que dijo 'sí' por referéndum al Tratado Constitucional y de otro que dijo 'no' y que "determinó los dos años de reflexión".

La idea de presentar un documento conjunto entre España y Francia surgió en la reciente visita que hizo el presidente francés, Nicolás Sarkozy, al español, José Luis Rodríguez Zapatero. "Decidimos que los dos países teníamos una responsabilidad de impulsar el proyecto de Tratado europeo", señaló Moratinos.

La propuesta hispano-francesa incluye "los fundamentos que consideramos que deben estar en este Tratado que todos queremos", recalcó el ministro de Asuntos Exteriores.

"Espero que eso ayude a la presidencia alemana a llevar a buen puerto las negociaciones para que el próximo consejo europeo el fin de semana próximo pueda alcanzar un acuerdo definitivo", subrayó.

Al ser preguntado por el rechazo de Polonia al sistema de toma de decisiones por doble mayoría de Estados y de población y su amenaza de utilizar el veto durante la cumbre del próximo jueves y viernes, Moratinos explicó que España sigue defendiendo el voto por doble mayoría pero añadió que "hay que seguir buscando salidas y encontrar un texto, una oferta que pueda dar satisfacción a todos".

"Nosotros seguimos en la doble mayoría. Hemos mantenido esa posición, así se lo trasladamos a los polacos, y vamos a seguir trabajando en este sentido", indicó.

INMIGRACIÓN Y CARTA DE DERECHOS FUNDAMENTALES

Además del sistema de voto por doble mayoría, la propuesta de París y Madrid reclama que en el Tratado simplificado se elimine el derecho de veto en las políticas de justicia e interior y en el resto de materias que ya preveía la Constitución, y que se aumente el poder del Parlamento.

España y Francia quieren también que el texto permita poner en marcha una auténtica política de inmigración común y que incluya un artículo para hacer jurídicamente vinculante la Carta de Derechos Fundamentales, algo que provoca problemas a Reino Unido.

Otras novedades de la Constitución Europea que deberían mantenerse en el nuevo Tratado son la creación de la figura del presidente permanente de la UE y la del ministro de Asuntos Exteriores, que sea a su vez vicepresidente de la Comisión, y el refuerzo de la acción exterior de la Unión. También debe preservarse la personalidad jurídica única que instituía el Tratado constitucional.

París y Madrid reclaman asimismo que se garantice el pleno desarrollo del espacio europeo de libertad, seguridad y justicia, las cooperaciones reforzadas y estructuradas en materia de defensa para los Estados miembros que quieran avanzar más rápido que el resto, o progresos en materia de gobierno de la zona euro.

Finalmente, apuestan por incluir en el Tratado simplificado una cláusula de solidaridad, en particular por lo que se refiere a los ataques terroristas y las catástrofes, y el apoyo a las regiones ultraperiféricas, como las islas Canarias.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies