Cruz Roja advierte de una crisis humanitaria si progresa la ofensiva turca en el Kurdistán

 

Cruz Roja advierte de una crisis humanitaria si progresa la ofensiva turca en el Kurdistán

Actualizado 22/10/2007 2:01:09 CET

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de la Cruz Roja ha advertido de que cualquier ataque a gran escala del Ejército turco contra los rebeldes kurdos en el norte del Irak supondrá una crisis humanitaria, según informó su portavoz regional, Flamerz Mohammed, en declarariones recogidas por la agencia de ingormación de Naciones Unidas, IRIN.

El Parlamento turco aprobó el pasado 17 de octubre por una mayoría aplastante, una moción por la que permite al Ejército lanzar, a lo largo del próximo año, una operación militar transfronteriza contra los terroristas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Irak.

De los 526 diputados presentes en la Cámara, 507 votaron a favor y tan sólo 19 lo hicieron en contra. Según los medios locales, los diputados que rechazaron la moción pertenecen en su mayoría al grupo parlamentario del Partido de la Sociedad Democrática (DTP, prokurdo). "No queremos ver más sufrimiento ni despertarnos cada mañana con el dolor de los muertos", explicó Selahattin Demirtas, del DTP.

Asimismo, un total de 23 diputados se ausentaron de la votación de ayer, muchos de los cuales serían miembros del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, islamista moderado) que se oponen a una ofensiva a gran escala en el país vecino, agregó la misma fuente.

La moción fue remitida el pasado lunes al Parlamento por el Gobierno de Erdogan. Ankara tomó esta decisión después de los últimos atentados terroristas cometidos por la guerrilla kurda en el sureste del país, a escasos kilómetros de la frontera común con Irak, y la presión popular y política subsiguiente.

"Cualquier conflicto militar en la región provocará una crisis humanitaria ya que los civiles morirán o se verán desplazados por los bombardeos y las incursiones de las tropas", afirmó Mohammed, que recordó que "por el momento, la artillería turca sólo se ha concentrado en montañas abandonadas, sin alcanzar los pueblos de la frontera", pero que en el caso de que se diera esta circunstancia, "ICRC se encarga de observar y colaborar para mejorar la situación en la línea divisoria".

De momento "todos los almacenes de la región están repletos de comida, medicinas y materiales de ayuda para emergencias", explicó Mohammed. "En el peor de los casos, si la situación se deteriora, confiaremos en nuestros almacenes emplazados en países vecinos", anunció.

TEMOR EN LOS PUEBLOS

El Comité previene de que los residentes de las localidades fronterizas están comenzando a plantearse la idea de abandonar su residencia, ya que "están preocupados y asustados por lo que puede suceder en los próximos días".

Hace dos meses, el pastor Mustafa Haji Ahmed perdió seis cabezas de ganado cerca de la frontera con Turquía por la explosión de varios morteros en los pastos de las montañas. Desde entonces, Ahmed no ha vuelto a subir a las montañas, lo que ha provocado que el ganado se vea privado de su alimento. "Ha cambiado nuestra vida", afirmó Ahmed, padre de cinco niños.

Tanto este pastor como otros 200 residentes de la localidad de Nazdori, a 25 kilómetros de la frontera turca, se han visto obligados a abandonar sus casas por culpa de los bombardeos. "Ahora estamos amenazados, pero las cosas podrían empeorar cuando llegue el invierno", lamentó Ahmed.

Otra de las grandes preocupaciones se refiere al acceso a la educación por parte de los niños kurdos. Otra de las residentes de la zona, Tahseen Barwari, está preocupada por la posibilidad de que sus hijos no puedan asistir a la escuela. "Cerca de 20 proyectiles impactaron en el pueblo la última vez y nos hemos visto obligados a dejarlo todo", señaló Barwari, madre de siete hijos.

TEMOR POR LA VIOLENCIA

Los ataques turcos han reanimado los miedos a un incremento de la violencia en las familias iraquíes que habían huído, previamente, de otras regiones de Irak para buscar refugio en el Kurdistán.

Uno de ellos es Jalid Nisaif al Jiburi, de 39 años, que abandonó su domicilio en Bagdad hace unos cuantos meses para alojarse en un pequeño apartamento de dos habitaciones en la región kurda.

"La violencia despiadada que se vive en Bagdad nos ha obligado a vivir en esta región pacífica, pero las noticias de estos últimos días nos have temer algo que prácticamente habíamos olvidado, esto es, una sensación de inseguridad", declaró Al Jiburi, actual residente en Dahuk, en el norte de Irak.

El pasado martes fue el director de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, el que expresó su profunda preocupación por la posibilidad de que una incursión turca termine agravando la situación de los refugiados.

"El norte de Irak es una zona donde los iraquíes del sur y del centro de Irak llegan para hallar seguridad", declaró Guterres, al tiempo que mostró su esperanza ante la posibilidad de que "la situación de seguridad en Irak no se vea afectada" por los últimos movimientos militares.

INCREMENTO DE LOS ATAQUES

Doce soldados turcos murieron ayer de madrugada en el curso de una emboscada tendida por los milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) contra un convoy militar cerca de la localidad turca de Yuksekova (provincia de Hakkari, en el sureste), a unos cinco kilómetros de la frontera con Irak. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, convocó ayer una reunión antiterrorista de emergencia y ha pedido calma a la población.

En respuesta a la emboscada, el Ejército atacó con su artillería 63 supuestas bases de los rebeldes, causando la muerte de al menos 23 separatistas. No hay indicios de que las tropas hayan entrado en territorio iraquí. Asimismo, fuentes oficiales iraquíes aseguraron esta mañana que las fuerzas turcas habían disparado 15 proyectiles de artillería contra varias aldeas kurdas del norte de Irak sin causar víctimas.

Posteriormente, el propio PKK aseguró a través de la agencia de noticias pro kurda Firat --con sede en Bélgica-- que ha secuestrado a varios soldados turcos. Este dato no ha sido confirmado por otras fuentes. Asimismo, al menos 14 personas resultaron heridas como consecuencia de un atentado con bomba contra un autobús en el sureste de Turquía, cerca del mismo lugar en que se produjo el ataque a los soldados, según informó la cadena de televisión CNN-Turk.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies