La disidencia denuncia nuevas detenciones, palizas, actos de repudio y amenazas contra la oposición

Actualizado 08/02/2008 19:17:14 CET

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba, liderado por los disidentes Margarito Broche Espinosa y Juan Carlos González Leiva, ha elaborado un informe sobre la situación de los Derechos Humanos en el que denuncian que el pasado enero se registraron nuevas detenciones, palizas, actos de respudio y amenazas contra disidentes.

"A lo largo de todo el país hemos constatado 146 arrestos tan sólo en enero, pero pudieran haberse efectuado alrededor de 180, pues investigamos aún decenas de denuncias. La mayoría duraron varias horas aunque algunos se extendieron hasta dos semanas y cuatro activistas fueron encarcelados por peligrosidad social", aseguran.

Además de los encarcelamientos, arrestos, golpizas y allanamientos de moradas, el Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba denuncia otras medidas represivas como la prohibición de salir de las viviendas, amenazar con más actos de repudio por turbas paramilitares y citaciones para las unidades policiales.

En su estudio, recuerdan también que hay más de 250 presos políticos en las cárceles cubanas, de los cuales un centenar son presos de conciencia y 24 periodistas independientes. Además, denuncian que varias decenas de esos presos han enfermado por las las torturas y el rigor carcelario "encontrándose muy mal de salud".

Asimismo, el Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba denuncia que en la actualidad medio centenar de condenados a muerte en diferentes prisiones del país sobreviven en régimen de máximo rigor donde, según han podido saber, se les raciona "extremadamente" las comida, las visitas y las llamadas telefónicas.

En muchos casos los militares dieron palizas durante los violentos arrestos a los detenidos y levantaron actas de advertencias en las que fueron amenazados de prisión y les tomaron fotos, muestras de sudor y cabellos, así como las huellas dactilares, también le arrancaron de sus brazos las manillas con la palabra 'Cambio'.

La aparición reiterada de carteles antigubernamentales en Palma Soriano, en Santiago de Cuba, fué la causa del arresto de más de 20 disidentes a principios de enero, algunos de los cuales permanecieron varios días y hasta semanas en Versalles, sede de la Instrucción Policial de la Seguridad del Estado en el territorio.

Por último, uno de los actos de repudio fue contra el doctor Darsi Ferrer Ramírez, presidente del Centro Médico Independiente, fue víctima de agresiones el 20 de Enero, a raíz del proceso electoral, después de que una turba le pintó en la pared de su vivienda un cartel dando 'Vivas a Fidel'.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies