La cuestión de Siria dividió "casi a partes iguales" a los mandatarios del G20 durante la cena

Actualizado 17/12/2013 20:58:51 CET

MOSCÚ, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

El asunto de Siria dividió "casi a partes iguales" a los líderes del G20 durante la cena que mantuvieron anoche con motivo de la cumbre que se celebra en San Petersburgo, según ha reconocido este viernes el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

Aunque inicialmente la situación en Siria no figuraba en la agenda de la cumbre, finalmente el presidente ruso, Vladimir Putin, propuso a sus colegas abordar el asunto durante la cena, después de que varios de ellos se lo hubieran pedido.

"La cena constató la disparidad de opiniones entre los líderes. Mientras que unos países defendieron la necesidad de tomar medidas urgentes sin tener en cuenta todo organismo internacional legítimo, otros pidieron no devaluar el Derecho Internacional y no olvidar que solo el Consejo de Seguridad tiene derecho a decidir el uso de la fuerza", ha explicado Peskov, citado por RIA Novosti.

Durante esta cena, el presidente estadounidense, Barack Obama, insistió en que cree que las fuerzas del régimen de Bashar al Assad emplearon armas químicas el pasado 21 de agosto en los alrededores de Damasco, según ha indicado hoy el viceasesor de seguridad nacional, Ben Rhodes, citado por Reuters.

Obama "una vez más subrayó la alta confianza que tenemos" de que el Gobierno sirio usó gases venenosos y defendió que hay que actuar para hacer respetar la prohibición del uso de armas químicas, ha señalado Ben Rhodes.

El presidente estadounidense también se ha pronunciado de forma similar durante la reunión que ha mantenido esta mañana con su homólogo chino, Xi Jinping. Tanto Rusia como China han bloqueado hasta ahora las resoluciones de condena contra Damasco en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Por su parte, Putin también discutió sobre Siria en el encuentro que mantuvo anoche con el primer ministro británico, David Cameron.