Jefes de Estado y Gobierno de 26 países europeos y 20 americanos asisten desde hoy a la Cumbre de Viena

Actualizado 11/05/2006 10:28:20 CET

VIENA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

Un total de 26 jefes de Estado y Gobierno europeos y 20 del continente americano asisten a partir de hoy a la IV Cumbre UE-América Latina y Caribe, que se celebra en Viena con el fin de confirmar el interés estratégico entre ambas regiones, según los últimos datos facilitados por la presidencia austriaca de la UE.

Por el lado europeo está confirmada la asistencia de prácticamente todos los jefes de Estado y Gobierno, con la excepción del holandés Jan Peter Balkenende, que enviará a su ministro de Exteriores, Bernard Bot; el sueco Goran Persson, representado por la ministra de Desarrollo Internacional, Carin Jamtin; y el italiano, Silvio Berlusconi, cuyo Gobierno está en sus últimos días y estará representado en Viena por un secretario de Estado. Sin embargo, sí está prevista la asistencia de los jefes de Gobierno de varios países que aún están a las puertas de la UE: Bulgaría, Rumanía, Croacia y Turquía.

Desde el continente americano se espera la asistencia de 20 de los 31 países de Latinoamérica y el Caribe invitados a la Cumbre. Entre los asistentes están los presidentes de Argentina, Néstor Kirchner; Brasil, Luis Ignacio 'Lula' da Silva; Bolivia, Evo Morales; Venezuela, Hugo Chávez; Chile, Michelle Bachelet; México, Vicente Fox; Nicaragua, Enrique Bolaños; Guatemala, Oscar Berger; Ecuador, Alfredo Palacios; Uruguay, Tabaré Vázquez; Perú, Alejandro Toledo y Paraguay, Nicanor Duarte.

Las ausencias serán las del cubano Fidel Castro, el colombiano Alvaro Uribe, el costarricense Abel Pacheco, el dominicano Leonel Fernández, el salvadoreño Antonio Elías Saca y el panameño Martín Torrijos. Tampoco asistirán los primeros ministros de varios países de la Comunidad del Caribe (CARICOM).

Estarán también el secretario general de la ONU, Kofi Annan, el alto representante de la UE para la Política Exterior y SEguridad Común (PESC), Javier Solana; el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; y los comisarios de Exteriores, Comercio y Ayuda Humanitaria, Benita Ferrero-Waldner, Peter Mandelson y Louis Michel, respectivamente. También el presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell; el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias; la presidenta del Comité Económico y Social Europeo (CESE); el secretario general de la Comunidad Andina de Naciones, Alan Wagner; el secretario general del CARICOM, Edwin Wilberforce Carrington; el presidente del Banco Central Europeo (BEI), Philippe Maystadt y el del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, así como el director general de la Organización Internacional del TRabajo (OIT), Juan Somavia y el de la Oficina de la ONU contra las Drogas y el Crimen Organizado, Antonio María Costa.

Pese a la falta de avances en materia comercial, el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, subrayó ayer la importancia del mero hecho de que se celebre, ya que reunirá a jefes de Estado y Gobierno de 60 países --33 de Iberoamérica y el Caribe y 27 europeos--, casi un tercio de los países del mundo, que representan casi un 25% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial.

Además, es la primera vez que una Cumbre entre la UE y Latinoamérica no se celebra en Iberoamérica o en España, es también la primera tras la ampliación al este, y pese a ello está prevista la asistencia de prácticamente todos los mandatarios. Por el lado europeo sólo faltará el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, y por el iberoamericano estarán ausentes el colombiano Alvaro Uribe, y el presidente cubano, Fidel Castro. Ambos países estarán representados por sus vicepresidentes, Francisco Santos y Carlos Lage, respectivamente.

"Hay una sensación que la Latinoamérica ha perdido relevancia, interés entre los europeos, pero esta reunión es la ratificación de que hay intereses muy importantes entre ambas regiones", declaró Iglesias, precisando que Europa es el primer inversor en Latinoamérica, el primer donante de ayuda y el segundo socio comercial.

Nadie apuesta por que en Viena culmine la negociación del Acuerdo de Asociación con Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, y ahora Venezuela), ni por que se dé a la Comisión Europea un mandato para abrir negociaciones formales con la Comunidad Andina de Naciones (Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia, tras la marcha de Venezuela). El secretario de Estado para la UE, Alberto Navarro, afirmaba la semana pasada que ante la crisis de la CAN hay países en la UE que empiezan a ser partidarios de negociar acuerdos país por país.

Sí es posible, en cambio, que en Viena los Gobiernos decidan dar a la Comisión un mandato formal para abrir negociaciones para un Acuerdo de Asociación con Centroamérica. Los acuerdos de asociación incluyen liberalización comercial, diálogo político y cooperación.

Los actos de la Cumbre comienzan esta mañana, a cargo de la ministra de Asuntos Exteriores austriaca, Ursula Plassnik, que irá recibiendo a sus homólogos. Estos mantendrán una primera sesión de trabajo a las 15:00 horas antes de que lleguen los jefes de Estado y Gobierno, invitados a una cena por el presidente de turno de la UE y anfitrión, Wolfgang Schuessel.

FUTBOL BENEFICO

De manera paralela, a las 15:00 horas, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso; el canciller federal de Austria y presidente de turno de la UE, Wolfgang Schüssel, y el primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, son algunos de los líderes europeos que disputarán un partido de fútbol en Viena con objetivo de recaudar dinero que financie proyectos de ayuda para los niños de la calle en Rumania.

Fuentes de la Presidencia austriaca de la UE señalaron que junto a Barroso, Schüssel y Erdogan, participarán en el encuentro el comisario de Ampliación, Olli Rehn, y los primeros ministros de Eslovenia, Janez Jansa; Polonia, Casimires Marcinkievicz, Rumania, Calin Popescu-Tariceanu; Croacia, Ivo Sanader, y Bulgaria, Sergei Stanishev.

Mañana, las sesiones de trabajo comenzarán a las 9:00 horas. Tras una sesión plenaria en la que intervendrá el secretario general de la ONU, Kofi Annan, los jefes de Estado y Gobierno quedarán divididos en tres mesas para agilizar el debate. Unicamente estarán todos juntos a la hora del almuerzo y en el plenario de clausura. Schuessel también ha previsto una cena para todos el viernes. Para el sábado por la mañana están previstos encuentros subregionales entre la UE, por un lado, y México, Chile, Mercosur y los países centroamericanos, que se celebran a nivel ministerial.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies