Decenas de detenidos en la parte kurda de Turquía por planear protestas en la jornada electoral

Actualizado 03/06/2015 17:55:29 CET

DIYARBAKIR (TURQUÍA), 3 Jun. (Reuters/EP) -

La Policía turca ha detenido este miércoles a decenas de personas en el sureste del país, mayoritariamente kurdo, según fuentes de seguridad, en una operación que un político pro kurdo ha calificado de "provocación" en vísperas de las elecciones parlamentarias de este domingo 7 de junio.

El presidente Recep Tayyip Erdogan busca una amplia mayoría del gobernante AKP que le permita cambiar la Constitución para conferir amplios poderes ejecutivos al jefe de Estado. Un buen resultado para el pro kurdo Partido Democrático del Pueblo (HDP), al que los nacionalistas acusan de apoyar a los rebeldes kurdos, podría frenar esta ambición.

Fuentes de seguridad han indicado que 43 personas han sido detenidas en la provincia de Sirnak, fronteriza con Irak y Siria, porque planeaban protestas en la jornada electoral, mientras que se está buscando a otras 37.

Hasip Kaplan, diputado por Sirnak del HDP, ha acusado al AKP, cofundado por Erdogan, de las redadas en lo que es un bastión del HDP. "Esta operación, provocada por el Gobierno del AKP tres días antes de las elecciones, es en una palabra una 'provocación'", ha declarado a Reuters.

"Pero la gente no se dejará suscitar. Desmontaremos esta provocación con nuestra concentración de mañana", ha añadido el diputado.

Durante la redada se han escuchado disparos esporádicos mientras la Policía armada con hachas y escudos ha registrado varias casas en la provincia en las primeras horas del miércoles, según testigos.

El HDP, el más pequeño de los cuatro partidos en el Parlamento, está intentando ampliar su base de apoyo más allá de los kurdos, atrayendo a simpatizantes de centro-izquierda en un esfuerzo por superar el umbral del 10 por ciento de los votos para entrar en la cámara.

Los arrestos se producen un día antes de una concentración convocada por el HDP en Sirnak en la que participará su colíder, Figen Yuksekdag, y tras la visita, en medio de fuertes medidas de seguridad, del viceprimer ministro, Bulent Arinc, esta semana.

Las fuentes de seguridad han indicado que las redadas tenían como objetivo a las juventudes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), organización considerada como terrorista tanto por Estados Unidos como por la UE. Erdogan inició un proceso de paz con el líder encarcelado del PKK, Abdulá Ocalan, hace dos años para poner fin a la insurgencia que comenzó en 1984 y que ha dejado más de 40.000 muertos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies