Decenas de miles de personas se manifiestan de nuevo en París contra la reforma laboral de Macron

Contador
Manifestantes en PArís contra la reforma laboral
REUTERS / PHILIPPE WOJAZER
Publicado 23/09/2017 20:58:56CET

PARÍS, 23 Sep. (Reuters/EP) -

Decenas de miles de personas se han concentrado este sábado en París junto al líder del partido opositor La Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, en una marcha para protestar contra la reforma laboral del presidente Emmanuel Macron.

La manifestación, que se suma a las protestas de días anteriores por esta misma cuestión y que ha contado con el apoyo de los sindicatos, ha protestado contra el plan de Macron para facilitar el despido y dar a las empresas más poder de decisión sobre las condiciones de trabajo.

"La batalla no ha terminado, sólo está comenzando", ha dicho Mélenchon a la multitud reunida en la Plaza de la República, donde ha terminado la manifestación, que ha reunido a 150.000 personas según el partido Francia Insumisa de Mélenchon, 30.000 según la Policía,

El líder de La Francia Insumisa considera la nueva reforma laboral "un golpe de Estado social". Frente a las declaraciones de Macron, que dijo que no se inclinaría ante la presión de la calle, y su firme convicción de no tolerar "vagos" durante su legislatura, Mélenchon ha aseverado: "Es la calle que derrotó a los reyes; es la calle que derrotó a los nazis", mientras la multitud coreaba "¡Resistencia!".

Durante la manifestación se han visto pancartas con lemas como "Hay personas durmiendo en la calle" o "Macron, presidente de los ricos". Macron basó su campaña en unir la brecha entre izquierda y derecha, pero sus políticas están despertando muchas críticas, sobre todo en sectores de izquierda. "Hoy estamos enviando un mensaje extraordinariamente fuerte a los trabajadores de que no están solos", ha agregado Mélenchon.

Macron firmó formalmente la reforma laboral este viernes y se espera que entre en vigor a principios del próximo año. Este es sólo el primer paso de una serie de medidas que también modificarán las prestaciones por desempleo y las pensiones, lo que podría provocar más protestas en la calle.

El auge del partido La República En Marcha de Macron y de La Francia Insumisa de Mélenchon ha desplazado a los partidos tradicionales. Los socialistas, que gobernaron de 2012 a 2017, gozan de muy poca popularidad; Los Republicanos conservadores están divididos sobre si apoyar al presidente y el Frente Nacional de Marine Le Pen, que llegó a la segunda vuelta de las presidenciales contra Macron, se encuentra ahora debilitado por luchas internas.

Sin embargo, un sondeo realizado esta semana por Odoxa indicó que el 66 por ciento de los encuestados consideraba que Mélenchon no sería un buen presidente y otras encuestas han apuntado a que el líder opositor no es visto como una alternativa de Gobierno sino más bien como un medio de protesta. Esta situación podría ser beneficiosa para Macron, con el resto de partidos opositores bastante debilitados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies