La defensa de los acusados del intento de golpe de Estado de 2015 de Burkina Faso critican el proceso

El general Diendere
JOE PENNEY / REUTERS - Archivo
Publicado 20/03/2018 21:48:09CET

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

La defensa de los más de 80 acusados por el fallido intento de golpe de Estado de septiembre de 2015 en Burkina Faso ha criticado este martes el proceso y ha resaltado que está marcado por "monstruosidades".

"No podemos dejar pasar las monstruosidades", ha dicho Mathieu Somé, uno de los abogados del general Gilbert Diendéré, quien encabezó la asonada, según ha informado la emisora Radio France Internationale.

Así, ha indicado que algunos de los nombramientos en el tribunal han sido incorrectos, al tiempo que ha subrayado que "existe la impresión de que hay alguien que no tiene interés en que el caso sea juzgado".

En esta sentido, la defensa ha señalado que el proceso no será justo debido a que los jueces han sido nombrados a propuesta del Ministro de Justicia, René Bagoro, que es parte civil en el proceso.

El intento de golpe fue llevado a cabo por personas cercanas al expresidente Blaise Compaoré, quien abandonó el poder en 2014 después de las protestas contra su intención de presentarse a un nuevo mandato.

La Guardia Presidencial dirigida por Diendéré secuestró al presidente, al primer ministro y a otros miembros de la Administración, poco antes de la fecha en la que estaban programadas las primeras elecciones tras la salida de Compaoré.

En respuesta, se produjeron manifestaciones contra el levantamiento y Diendéré fue obligado a devolver el poder una semana después. Al menos catorce personas murieron y 271 resultaron heridas en la represión de las protestas.

El juicio arrancó a finales de febrero contra un total de 84 personas por su presunta participación en la fallida asonada, entre ellos el exministro de Exteriores Djibril Bassolé, acusado de ser el 'cerebro' del golpe.

Bassolé, que fue intermediario de la Unión Africana y Naciones Unidas para el conflicto de Darfur (Sudán), niega las acusaciones contra él por presuntamente respaldar el intento de golpe.

El exministro hace frente a seis cargos, mientras que el general debe hacer frente a once. Los cargos contra todos los acusados van desde amenaza a la seguridad estatal y asesinato a ocultar cadáveres y fraude.

Bassolé acusó a las autoridades de transición de detenerle por razones políticas para evitar que se presente a las elecciones presidenciales previstas para noviembre de 2015, en las que se impuso Roch Marc Christian Kaboré.