El Defensor del Pueblo de Venezuela pide al TSJ que aclare cuáles son sus competencias en materia de DDHH

El defensor del Pueblo de Venezuela, Tarek William Saab
MARCO BELLO / REUTERS
Publicado 13/06/2017 23:17:44CET

CARACAS, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Defensor del Pueblo de Venezuela, Tarek William Saab, ha presentado este martes un recurso de interpretación en la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para que le aclare qué competencias tiene para actuar ante las violaciones de los Derechos Humanos, en el contexto de la crisis política que atraviesa la nación caribeña.

"La Defensoría del Pueblo necesita que la Sala Constitucional aclare (...) la cualidad inherente de investigar violaciones a Derechos Humanos", ha dicho en declaraciones a los medios de comunicación, de acuerdo con la cadena estatal Venezolana de Televisión (VTV).

Saab ha explicado que "se ha presentado una controversia ante el sistema de administración de justicia y como consecuencia de ello se han generado distintas interpretaciones". "Y es bueno acudir al último intérprete de la Constitución para aclararlas", ha enfatizado.

Además, ha afirmado que durante su mandato ha "hecho valer" las competencias de la Defensoría del Pueblo, que incluyen "acceso a actas e informes forenses, estar presentes en lugares de reclusión y entrevistar a testigos, entre otras", según ha detallado.

Saab ha emprendido esta acción judicial en pleno choque entre el TSJ y la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, que este mismo martes ha pedido al pleno del alto tribunal que haga un antejuicio de mérito a los ocho magistrados que componen la Sala Constitucional por su intento de "desmantelar el Estado".

Hasta ahora, el Defensor del Pueblo se ha mantenido al lado del Gobierno de Nicolás Maduro, a pesar de los continuos llamamientos de su hijo, un reconocido opositor, para que investigue la brutal represión de las manifestaciones contra el Palacio de Miraflores.

CRISIS VENEZOLANA

La tensión política en Venezuela alcanzó un nuevo pico el pasado marzo, cuando el Tribunal Supremo de Justicia despojó de sus poderes a la Asamblea Nacional --controlada por la oposición desde 2016-- y dejó sin inmunidad parlamentaria a los diputados.

El Gobierno de Maduro ordenó dar marcha atrás en ambas decisiones, algo que el TSJ cumplió, pero la oposición y la Organización de Estados Americanos (OEA) consideran que se ha producido una "ruptura del orden constitucional" que requiere elecciones anticipadas.

Desde entonces, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no ha dejado de convocar manifestaciones multitudinarias que han acabado en duros enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Hasta ahora, más de 60 personas han muerto, incluidos adolescentes, y miles han sido detenidas.

Maduro ha convocado una Asamblea Constituyente por considerar que es la única forma de devolver la paz a Venezuela. La MUD, por su parte, ha denunciado que de esta manera el 'chavismo' pretende consumar el "autogolpe" que comenzó con las polémicas sentencias del TSJ.

La Asamblea Constituyente estará formada por 500 "ciudadanos" que serán elegidos el próximo 30 de julio "a través del voto universal, directo y secreto", de los cuales la mitad, 250, saldrán de sectores de marcado corte oficialista, según ha detallado Maduro.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies