El deporte como vía para promover valores y ofrecer alternativas en India

Anusha, una de las beneficiarias del programa de deportes de la FVF
                                                                                              FIRMA: FUNDACIÓN VICENTE FERRER
Actualizado 06/04/2018 11:28:57 CET

Para los niños de familias desfavorecidas, la Academia de Deportes de la FVF supone una vía para continuar sus estudios

Practicar deporte genera confianza, fomenta el trabajo en equipo y el compañerismo, resaltan quienes participan en el proyecto

MADRID, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

El deporte es un entretenimiento pero para muchos de los cerca de 8.500 niños que se benefician de un programa de la Fundación Vicente Ferrer (FVF) en el distrito de Anantapur es mucho más. Practicar fútbol, críquet, hockey o judo les ha enseñado a trabajar en equipo y valores como el compañerismo pero también les ha abierto alternativas de cara a su futuro que de otra manera no habrían tenido.

Laksmi lo tiene claro. Desde hace dos años asiste a la Academia de Deporte de Anantapur (ASA, por sus siglas en inglés), un centro de entrenamiento en el que los deportistas también residen y que les ofrece becas de estudio y atención médica gratuita, pero practica judo desde hace siete. Ella es una de las 14 chicas judocas de entre 13 y 15 años que residen en la ASA.

"Si no hubiéramos tenido esta oportunidad muchas de nosotras no habríamos estudiado ni habríamos podido ayudar a nuestros padres ya que para nuestras familias es difícil proporcionarnos una educación", explica a Europa Press. Lakshmi entrena a diario dos veces y acude a una escuela gracias a una beca de la FVF. "El hecho de venir a entrenar aquí nos da la posibilidad de tener una educación de buena calidad", resalta.

Además, subraya, "nuestra calidad de vida ha mejorado también porque no nos tenemos que desplazar lejos para entrenar y estudiar". Pero practicar judo también le ha enseñado otras cosas como a "tener más disciplina y tener espíritu deportivo". "A veces ganamos y otras perdemos, pero no nos lo tomamos como un fracaso, sino que nos hace motivarnos para hacerlo mejor la próxima vez, mejorando la confianza en nosotras mismas", explica.

Murali Kanth es uno de los entrenadores de judo de la ASA. La práctica de este deporte, sostiene, permite a las chicas "mejorar sus habilidades comunicativas, perder la timidez y superar inseguridades". "Por supuesto, el judo es una actividad para pasarlo bien pero para muchas de estas chicas también puede ser una oportunidad para tener una carrera profesional", resalta Kanth.

Además, en el caso del judo, tiene un valor añadido para las chicas que lo practican. "Con el judo aprenden a cuidar de ellas mismas", resalta el entrenador, puesto que en India "a veces los hombres intentan abusar de las mujeres y así ellas saben cómo defenderse de estos ataques". No obstante, recalca, "solo pueden utilizar las habilidades que adquieren cuando corren peligro".

Además de la Academia de Deportes, la FVF cuenta con cinco centros de desarrollo regional y con un programa de deportes comunitario, del que se benefician casi 7.500 niños de entre 6 a 16 o 17 años. En total, este proyecto incluye 126 centros regionales en los que se imparte críquet, fútbol, hockey, judo y sofball y además ofrece apoyo a escuelas gubernamentales mediante la entrega de material deportivo y apoyo logístico.

CAMBIAR LA MANERA EN QUE SE PRACTICA DEPORTE

Según explica a Europa Press Vamshi, el coordinador del programa de deporte comunitario de la FVF, desde la Fundación intentan "modificar la forma de practicar deporte" puesto que "antiguamente los entrenamientos parecían más prácticas militares que enfocadas al juego en equipo".

Por eso, añade, parte del trabajo que realiza la ONG se centra en "ofrecer formaciones y talleres a los entrenadores 'de la vieja escuela' sobre nuevos métodos de entrenamiento más divertidos para los niños, para que aprendan y se divertiertan a la vez". "Ellos solo quieren que ganen las competiciones, pero para nosotros la victoria no es lo primordial, sino su desarrollo integral", defiende el responsable de la FVF.

"El programa quiere hacer crecer la cultura deportiva en Anantapur y con ello valores como la importancia del trabajo en equipo y el compañerismo", resalta Vamsi. Uno de los aspectos clave es sensibilizar a los padres sobre "los beneficios del deporte para la salud y para el futuro profesional de estos jóvenes".

¿EL RETO? IMPLICAR A MÁS NIÑAS

Sin embargo, reconoce, el reto sigue siendo implicar a más niñas en la práctica de deportes. Del total de niños que se benefician de los programas de la FVF, solo el 36 por ciento son niñas. A los padres de Lakshmi tampoco les gustaba la idea de que su hija practicara judo, por ser chica y porque desconocían este deporte.

"Pero después, cuando llegamos a ASA y nuestros padres vieron que estábamos bien y que teníamos una buena educación y una buena calidad de vida, nos comenzaron a animar a que continuáramos con este deporte", subraya la adolescente.

Además de formar en valores, practicar deportes también da nuevas perspectivas a los niños. "Los que vienen a nuestro proyecto y al programa que se lleva a cabo en los pueblos provienen de familias de campesinos con escasos recursos. Gracias a este proyecto el futuro al que pueden aspirar estos jóvenes cambia radicalmente", resalta Vamshi.

En este sentido, está convencido de que si no fuera por ello "la mayoría intentaría buscar trabajo como agricultores, recolectando fruta o ayudando a sus padres en el campo". "Con este programa les ofrecemos una alternativa", insiste. En muchos casos, dan el paso a convertirse en entrenadores de otros chicos pero algunos han conseguido prosperar en el mundo del deporte.

Según cuenta el coordinador del programa de la FVF, muchos se imponen a sí mismos limitaciones, porque "suelen creer que para jugar en el equipo nacional deben tener contactos o ser hijos de gente 'importante', pero hay otras formas de llegar". "Por eso es tan importante que tengan referentes de gente como ellos que lo han logrado", afirma.

PROGRESIÓN DEPORTIVA

Bhavani es una de ellas. A sus 16 años ha conseguido una plaza en la Academia Nacional de Hockey de India tras haber pasado previamente por la ASA. Su perseverancia tanto en el entrenamiento como en sus estudios durante los tres años que estuvo en la academia de la FVF le han permitido alcanzar esta meta y eso que inicialmente sus padres no estaban de acuerdo con que jugara al hockey.

La de Jagadeesh es una historia similar. Este estudiante de la ASA consiguió formar parte de la selección india de softball en el campeonato mundial de este deporte celebrado en Canadá el verano pasado. El joven también ha comenzado ahora a entrenar a chicos y chicas de Anantapur, que ven en él un modelo a seguir. "Quiero devolver a la comunidad lo que he recibido", asegura, subrayando que si ha llegado hasta donde lo ha hecho ha sido gracias a su paso por ASA.

Por su parte, Anusha sueña con poder seguir algún día la senda del éxito de chicos como Bhavani o Jagadeesh. Actualmente cuenta con una beca en ASA, donde practica críquet, el deporte nacional en India. "Mi sueño sería representar a la selección de críquet india e inspirar a más niñas a que hagan deporte y jueguen por su país", asegura.

Pero por ahora, jugar al críquet ya le ha cambiado la vida. "Me ha insuflado la confianza para enfrentarme a los problemas en la vida. Además, me ha ayudado a trabajar junto a un equipo y a comunicarme mejor con otros", resalta.