La depreciación del rial en Yemen sitúa a 2 millones de personas ante un riesgo elevado de hambruna

Desplazados en Hodeida, Yemen
REUTERS / ABDULJABBAR ZEYAD
Publicado 11/09/2018 8:39:54CET

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

La depreciación que ha venido experimentando el rial yemení desde que comenzó la guerra en marzo de 2015 se ha agravado en las últimas semanas, lo que está teniendo un impacto en el precio de los bienes de primera necesidad y amenaza con aumentar el número de personas en situación de inseguridad alimentaria y en riesgo de hambruna, según ha alertado la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

En su último informe, el organismo ha subrayado que la tasa de cambio del rial era la primera semana de septiembre de 600 por dólar, frente a los 460 riales de enero y los 485 riales de junio. "La depreciación de la moneda ha afectado el precio medio de mercado de alimentos básicos, que han subido hasta un 10 por ciento en las últimas semanas", ha resaltado la OCHA.

En total, el costo de la cesta alimentaria básica ha aumentado un 35 por ciento desde noviembre de 2017, mientras que el precio de los combustibles --gas para cocinar, diesel y petróleo-- se ha incrementado en más de un 25 por ciento desde entonces.

Según ha advertido la OCHA, "a corto plazo el resultado de la depreciación probablemente supondrá que otras 3,5 millones de personas se encuentren en situación de inseguridad alimentaria, que se sumarán a los 8,4 millones de personas que ya necesitan asistencia alimentaria en el país, y más de 2 millones de personas estarán muy probablemente en un riesgo elevado de hambruna".

El Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) ya había advertido la semana pasada del impacto que la depreciación de la moneda yemení podría tener en la población. "Este colapso económico tiene el potencial de matar a incluso más yemeníes que la violencia subyacente al mismo", previno el director del NRC en Yemen, Mohamed Abdi. "Es devastador ver a una población ya de por sí exhausta en Yemen que se sigue viendo golpeada por todo obstáculo concebible para sobrevivir", subrayó.

El conflicto entre el Gobierno yemení, apoyado por la coalición militar que lidera Arabia Saudí, y los rebeldes huthis, respaldados por Irán, ha desencadenado la mayor crisis humanitaria a nivel mundial, con 22 millones de yemeníes necesitados de asistencia humanitaria, lo que representa el 75 por ciento de la población.

Según el último informe de la OCHA, los civiles siguen pagando el precio del conflicto. Así, en agosto se registraron un total de 241 incidentes que tuvieron un impacto en la población civil, el 41 por ciento de ellos en Saada, uno de los principales bastiones huthis, y el 24 por ciento en Hodeida, en donde está en curso una operación militar para recuperar la ciudad portuaria del mismo nombre que la provincia.

Más de 300 personas habrían muerto en estos incidentes, el 56 por ciento de ellas en Hodeida, seguidas del 23 por ciento en Saada, el 7 por ciento en Hajjah y el 5 por ciento en Taiz. Los bombardeos aéreos de la coalición saudí fueron los causantes del 56 por ciento de las víctimas, mientras que otro 28 por ciento fueron resultado de disparos de artillería y un 6 por ciento de armas ligeras.

Contador