Los desplazados por la batalla de Mosul suman ya más de medio millón

Desplazados iraquíes por ofensiva sobre Mosul en el campo de Debaga
ALAA AL MARJANI/REUTERS
Publicado 09/04/2017 14:40:07CET

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los desplazados como consecuencia de la ofensiva del Ejército iraquí sobre la ciudad de Mosul, en manos del Estado Islámico, han superado ya el medio millón, según una investigación parlamentaria iraquí.

"El número de refugiados de Mosul ha alcanzado ya los 502.000 desde que comenzaron en octubre las operaciones para retomar la ciudad de mans del Estado Islámico", ha señalado el presidente de la comisión parlamentaria iraquí sobre Migraciones y Desplazados, Raad al Dahlaki, según recoge el portal de noticias iraquí IraqiNews.

El propio Al Dahlaki ha destacado que los desplazados se enfrentan a una situación grave ante la falta de servicios básicos en los campamentos habilitados para la acogida.

"La cifra de refugiados sigue aumentando debido a los retrasos en la ofensiva sobre el oeste de Mosul y a los cambios de estrategia que dificultan el rescate de los ciudadanos que se han quedado atrapados", ha argumentado.

El último balance de desplazados por la batalla de Mosul era de 433.000 y se estima que más de 260.000 han huido del oeste de Mosul desde que comenzó la ofensiva desde la parte oriental, en el mes de febrero. El cálculo de Naciones Unidas es aún mayor y cree que son 300.000 los iraquíes que han tenido que huir.

Los civiles que logran escapar de la vigilancia de los yihadistas --que ejecutan a quienes desertan-- tienen que vivir hacinados en campamentos de acogida en los que faltan los suministros más básicos de agua y medicinas.

Las autoridades iraquíes estiman que unos cuatro millones de personas han tenido que huir de sus hogares desde la ofensiva relámpago de 2014 que permitió al Estado Islámico llegar a las puertas de Bagdad. Hasta dos millones de ellos habrían podido ya regresar a sus hogares, según destacaba este sábado el ministro de Migraciones, Yasem al Yaaf.

Mientras, las fuerzas del Estado Islámico continúan su repliegue hacia la Ciudad Vieja de Mosul apoyadas por el fuego de francotiradores, morteros y vehículos blindados con suicidas, conscientes de que la toma de Mosul sería un golpe fatal para el Califato proclamado en 2014.

Estados Unidos cree que hay unos 2.000 combatientes yihadistas dentro de Mosul, pero aunque se conquiste la ciudad aún hay queda el riesgo de que los milicianos retomen la táctica de guerra de guerrillas y atentados que ya conocen.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies