El detenido por el ataque al hospital de Bangkok reconoce que fue un acto contra "el Gobierno golpista"

Publicado 20/06/2017 14:03:53CET

BANGKOK, 20 Jun. (Reuters/EP) -

El sospechoso detenido por la explosión que dejó a más de 20 personas heridas en un hospital militar en mayo en Bangkok ha reconocido este martes la responsabilidad del atentado y ha admitido que su objetivo era atacar a los gobernantes militares no electos.

Al menos 24 personas resultaron heridas por la explosión de una bomba en un hospital militar de la capital tailandesa. El atentado coincidió con el tercer aniversario del golpe de Estado ejecutado contra el Gobierno de la primera ministra Yingluck Shinawatra, que catapultó al poder al entonces comandante del Ejército, el general Prayut Chan Ocha.

El sospechoso, Wattana Pumre, de 61 años, detenido la semana pasada, ha admitido los cargos de los que está acusado, incluido el de conspiración, asesinato y posesión ilegal de explosivos. Pumre ha reconocido también la responsabilidad de otras dos pequeñas explosiones perpetradas en Bangkok el mes pasado y que causaron numerosos heridos.

"Todos mis actos del pasado han sido gestos simbólicos contra el golpe de Estado", ha declarado Pumre, quien ha añadido que "no deseaba hacer daño a civiles" y que actuó solo. "Soy una persona normal que no está de acuerdo con el Gobierno militar golpista", ha declarado Pumre en la rueda de prensa organizada por la Policía, la primera aparición pública que hace desde su arresto.

La Policía ha asegurado que a Pumre se le ha asignado un abogado y ha sido interrogado y encarcelado en una base militar, usada como una prisión de forma temporal.

El Ejército de Tailandia tiene el poder de detener a los ciudadanos en bases militares sin que existan cargos contra ellos, según han denunciado activistas de Derechos Humanos, quienes aseguran que en muchas ocasiones los detenidos hacen frente a juicios celebrados en tribunales castrenses si la junta milita gobernante los considera casos contra la seguridad nacional.

Desde el golpe de Estado, el Ejército ha detenido a opositores y críticos y ha prohibido las protestas públicas. Sin embargo, en la capital se han vivido brotes esporádicos de violencia.

El jefe de la Policía Nacional, Jakthip Chiajinda, ha dicho que ha ordenado seguir con las investigaciones relativas a las últimas explosiones y ha añadido que es posible que Pumre no actuara solo.

El jefe de la junta militar, el general Prayuth Chan Ocha, ha declarado que la escalada de tensión en el país podría significar un retraso en las elecciones generales previstas para el próximo año.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies