Detienen a tres jueces guatemaltecos por corrupción

Actualizado 22/09/2015 21:44:30 CET

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

Tres jueces guatemaltecos han sido detenidos este martes por corrupción, entre ellos una magistrada acusada de llegar a acuerdos ilegales con algunos de los implicados en el caso 'La Línea', que precipitó la dimisión del ya ex presidente Otto Pérez Molina.

Destaca el arresto de Josefina Sierra González, acusada de blanqueo de capitales, enriquecimiento ilícito, obstrucción a la justicia e incumplimiento del deber de presentar una declaración patrimonial, según ha informado el diario guatemalteco 'Prensa Libre'.

La Fiscalía sospecha que González aceptó sobornos de seis de los imputados en 'La Línea' para mejorar su situación procesal, ya que les concedió la libertad bajo fianza al tiempo que se detectó un incremento patrimonial injustificado en su círculo familiar.

Estos acuerdos ilegales serían fruto de las gestiones del llamado "bufete de la impunidad" una subestructura criminal dentro de 'La Línea' formada por juristas que se encargaban de facilitar los negocios de la trama aduanera para que no encontraran obstáculos judiciales.

Uno de los supuestos miembros de este 'despacho de abogados' es el hijo de González, que ha registrado un aumento de sus bienes que no esta justificado por el nivel de ingresos que ha declarado a la Hacienda guatemalteca.

También ha sido detenido Erick Gustavo Santiago de León, presidente de la Sala Regional Mixta de la Corte de Apelaciones del ramo Civil de Quiché, por cobrar una comisión de 10 millones de quetzales (1,1 millones de euros) a cambio de fallar a favor de una empresa.

Jisela Yadel Reinoso Trujillo, titular del Juzgado Cuarto de Instancia Penal, ha sido detenida igualmente por cargos de corrupción.

'LA LÍNEA'

'La Línea' se destapó en abril dejando al descubierto una estructura criminal en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) para favorecer la importación de ciertos productos y evitar el pago de impuestos a otros a cambio de sobornos.

Las escuchas policiales a los sospechosos revelaron que en la cúpula de la organización criminal había un hombre y una mujer a quienes se referían como 'el uno' y 'la dos', entre otros alias, lo que dirigió las pesquisas contra Pérez Molina y la que fuera su vicepresidenta, Roxana Baldetti.

La dimensión de 'La Línea' obligó a Pérez Molina a dimitir el pasado 3 de septiembre, apenas tres días antes de las elecciones presidenciales y con la certeza de que el 14 de enero terminaría oficialmente su mandato, debido a la creciente presión social.

Tanto Pérez Molina como Baldetti fueron despojados de su fuero y han sido imputados por su supuesta implicación en 'La Línea'. El próximo 8 de diciembre el juez que lleva el caso decidirá si abre juicio oral contra ellos.