Dimiten tres ministros en Turquía, cuyos hijos fueron detenidos por corrupción

Actualizado 25/12/2013 14:45:25 CET

ESTAMBUL, 25 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Los ministros de Economía e Interior turcos, Zafer Çaglayan y Muamer Güler, y el ministro de Medioambiente y Urbanismo, Erdogan Bayraktar, cuyos hijos fueron detenidos la semana pasada en el marco de una vasta operación contra la corrupción y por sobornos, han anunciado su dimisión, informa el diario 'Hurriyet'.

   El hijo de Bayraktar también fue detenido brevemente durante la investigación. En declaraciones a la cadena NTV, el ministro ha anunciado que renuncia tanto a su cartera como a su escaño de diputado y ha pedido al primer ministro que también haga lo propio.

   Según Bayraktar, la mayoría de los cambios en los planes de construcción mencionados en la investigación se realizaron por "orden" de Erdogan. "Por el bienestar de este país, creo que el primer ministro debería dimitir", ha opinado.

   "No acepto el hecho de que he recibido presiones. Una carta de renuncia y una declaración nos fueron remitidas hoy. Considero que esto es equivocado en una situación de este tipo", ha lamentado.

"JUEGO SUCIO"

   "Está claro que la operación que se lanzó el 17 de diciembre es un juego sucio contra nuestro Gobierno, nuestro partido y nuestro país", ha denunciado por su parte Çaglayan a través de un comunicado. "He dejado mi cargo como ministro de Economía para desbaratar este feo juego en el que mi hijo y mis estrechos colaboradores se han visto implicados y para permitir que se aclaren los hechos", ha explicado.

   Por su parte, Güler ha indicado, también a través de un comunicado, que presentó su "renuncia verbalmente al primer ministro", Recep Tayyip Erdogan, el 17 de diciembre, fecha en la que su hijo fue arrestado, y "hoy la he presentado por escrito".

   A su regreso ayer de una visita oficial a Pakistán, Erdogan había asegurado, flanqueado por los ministros de Economía e Interior entre otros, que los responsables de corrupción rendirán cuentas.

   "Aquellos implicados en corrupción deberán rendir cuentas ante los ciudadanos y ante la ley", aseveró el primer ministro en un cierto cambio de tono con respecto a sus declaraciones iniciales sobre la investigación, que consideró un complot contra su Gobierno.

   Por el momento, 24 personas han sido detenidas en el marco de la investigación. En respuesta, unos 70 oficiales de la Policía, incluido el máximo responsable de esta fuerza en Estambul, han sido destituidos o trasladados de puesto.

   Entre los detenidos también figura el presidente del banco estatal Halkbank, en cuya casa, según la prensa turca, se encontraron 4,5 millones de dólares en efectivo en cajas de zapatos. También se habría encontrado más de un millón de dólares en efectivo en la vivienda del hijo de Güler, Baris.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies