El director del FBI acepta las conclusiones de la investigación sobre sus pesquisas en torno a Hillary Clinton

Christopher Wray, director del FBI, en el Senado
REUTERS / LEAH MILLIS - Archivo
Publicado 15/06/2018 0:05:26CET

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

El director del FBI, Christopher Wray, ha afirmado este jueves que la agencia acepta las conclusiones de la investigación interna del Departamento de Justicia en torno a sus pesquisas sobre la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton, por la gestión de sus correos electrónicos, al tiempo que ha subrayado que "no se han descubierto pruebas sobre un sesgo político".

"La misión del FBI es proteger al pueblo estadounidense y respetar la Constitución", ha dicho, antes de resaltar que las acciones de la agencia "están supervisadas de cerca por los tribunales, los líderes electos y entidades independientes como la Fiscalía".

"Así es como debe ser", ha manifestado Wray, quien ha recalcado que "esto hace que la gente esté más segura". Asimismo, ha reiterado que el FBI "se toma muy enserio el informe y acepta sus conclusiones y recomendaciones".

En este sentido, ha indicado que el informe del Departamento "identifica errores de juicio, violaciones o desconsideraciones de las políticas y decisiones que, al menos, no fueron la mejor elección".

"Hemos empezado a adoptar los pasos necesarios para hacer frente a estos problemas. Lo primero que haremos es hacer rendir cuentas a los empleados responsables de cualquier mala praxis", ha explicado Wray.

El director del FBI ha hecho hincapié en la importancia de la rendición de cuentas y ha insistido en que la agencia "se va a ceñir al proceso disciplinario apropiado", antes de asegurar que se asegurará de que "todos los empleados del FBI aprenden las lecciones de este informe".

"El informe deja claro que tenemos trabajo que hacer", ha dicho, antes de matizar que el mismo "está centrado en una serie de acontecimientos en 2016 en el que estuvieron involucrados unos pocos empleados del FBI". "Nada en el informe impugna la integridad de nuestros trabajadores en su totalidad o del FBI como institución", ha remachado.

LA INVESTIGACIÓN

Clinton fue blanco de las autoridades estadounidenses por usar su cuenta personal de email para asuntos del Departamento de Estado cuando era la secretaria, algo que podría haber puesto en peligro información sensible. En una primera investigación, la ex primera dama quedó exonerada, lo que le permitió lanzarse a la carrera por la Casa Blanca.

Sin embargo, en septiembre de 2016, en la recta final, se hallaron nuevos correos electrónicos en el ordenador personal del ex congresista neoyorquino Anthony Weiner. El inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz, ha determinado que las nuevas indagaciones en torno a estos emails se retrasaron de forma injustificada.

En concreto, Horowitz señala a motivaciones políticas de algunos agentes del FBI, entre ellos Peter Strzok, 'número dos' del caso Clinton, y su colega Lisa Page. "Trump no llegará a ser presidente ¿no?", escribió Page en un mensaje de texto. "Le pararemos", contestó Strzok, según informa 'The Hill'.

Strzok ha esgrimido que no avanzaron en la causa contra Clinton porque dieron prioridad a la investigación sobre la relación con Rusia de la campaña electoral de Donald Trump. Horowitz ha indicado que no puede afirmar que esta decisión fuera imparcial. Sin embargo, ha subrayado que no ha tenido las mismas sensaciones del resto del equipo del FBI.

Así, ha determinado que la decisión de Comey de anunciar a escasos días de la jornada electoral la reapertura de la investigación contra Clinton no tuvo intencionalidad política, aunque al mismo tiempo ha sostenido que fue "un grave error de juicio.

También ha acusado al ex director del FBI de "evitar la supervisión de sus superiores" al no informar con antelación de sus comunicados públicos.

En un artículo de opinión publicado en el 'New York Times', Comey ha considerado que el informe interno elaborado por Horowitz le da la razón. "Decidí hablar y contar la verdad", ha escrito. John Podesta, jefe de la campaña demócrata, en cambio ha interpretado que esto confirma que el FBI perjudicó a Clinton y benefició a Trump, según informa Reuters.

Contador