El dirigente del PCCh despedido por un escándalo sexual, condenado a 14 años de prisión por corrupción

 

El dirigente del PCCh despedido por un escándalo sexual, condenado a 14 años de prisión por corrupción

Actualizado 17/12/2013 22:41:03 CET

PEKÍN, 13 Dic. (Reuters/EP) -

El exjefe de distrito del Partido Comunista Chino (PCCh) en la localidad de Chonqing, Han Shuming, que había sido despedido tras verse involucrado en un escándalo sexual, ha sido condenado este viernes a 14 años de prisión por corrupción, según han informado los medios estatales.

Han ha sido condenado por aceptar sobornos por valor de 4,4 millones de yuanes --528.144 euros--, según el fallo emitido por el tribunal. El exjefe de distrito es una de las 20 personas --entre cargos del partido y empresarios en compañías estatales-- que están siendo investigados en relación con una red de extorsionadores que los amenazaban con publicar vídeos privados de contenido sexual.

El primero de los casos que recorrió todo el país fue el de un vídeo de Lei Zhengfu, exsecretario del partido en la región de Chongqing, colgado en la página de YouTube, en el que se le podía ver manteniendo relaciones sexuales con una joven de 18 años. Lei fue condenado a 13 años de prisión por corrupción el pasado mes de junio.

Según el fallo del tribunal, Han, de 48 años, aprovechó su posición y favoreció arrendamientos de terrenos y contratos de construcción a dos empresarios, de apellidos Jiang y Li, a cambio de sobornos entre 2001 y 2013".

En junio, seis personas fueron condenadas a entre 18 meses y diez años de prisión por el tribunal de Chongqin, por trabajar conjuntamente en la grabación de vídeos privados de diferentes dirigentes manteniendo relaciones sexuales para poder chantajearlos después.

Los dirigentes del PCCh tienen totalmente prohibido tener amantes, por lo que estos vídeos han simbolizado los excesos cometidos y la corrupción que existe dentro de la élite gobernante.

Consciente de la indignación pública y de la advertencia de una corrupción que amenaza la propia supervivencia del partido, el presidente Xi Jinping se ha comprometido a tomar medidas para acabar con esta situación a todos los niveles, a pesar de que sólo un pequeño número de dirigentes veteranos han sido despedidos o investigados desde que llegó al poder el año pasado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies