Disminuye el riesgo de hambruna en Somalia pero aún hay 2,7 millones en inseguridad alimentaria

Somalíes desplazados por la sequía
REUTERS / ZOHRA BENSEMRA
Publicado 29/01/2018 18:04:08CET

MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

El riesgo de hambruna en Somalia ha disminuido gracias a la continuada ayuda humanitaria y a la mejora de las cosechas y las fuentes de ingresos durante la estación de lluvias que va de octubre a diciembre, según los resultados del último estudio de la situación realizados por la ONU y otros organismos con apoyo del Gobierno somalí.

Según el informe publicado por la Unidad de Análisis de la Seguridad Alimentaria y Nutricional (FSNAU, gestionado por la Organización para la Alimentación y la Agricultura, FAO), y la Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambruna (FEWSNET, financiada por USAID), las lluvias han sido inferiores a la media en buena parte del país y las previsiones para la siguiente estación de lluvia --de abril a junio-- también se prevé que lo sean, con entre un 40 y un 50 por ciento de posibilidades en algunas zonas.

Así pues, explica el informe, "las fuentes de ingresos y alimentos se espera que sigan por debajo de lo normal en la mayoría de las zonas" por lo que "aunque el riesgo de hambruna ha disminuido, en ausencia de asistencia, muchos hogares se enfrentarán a grandes brechas en el consumo de alimentos".

Por ello, subraya el documento, "debe mantenerse la asistencia humanitaria para evitar una mayor deterioro de la seguridad alimentaria y nutricional en Somalia". Si esto no ocurre, dado el impacto que tendrá la menor cantidad de lluvias en los ingresos y el acceso a alimentos de los somalíes, "se espera que la seguridad alimentaria se deteriore hasta junio".

Actualmente, se prevé que más de 2,7 millones de personas se encuentren en situación de crisis o emergencia, los niveles 3 y 4 del total de 5, de aquí a junio, lo que supone "una mejora en la situación de seguridad alimentaria en Somalia en comparación con los 3,2 millones" que estaban en esta situación entre abril y diciembre. Otros 2,7 millones se encuentran en fase de estrés (nivel 2), por lo que en total son 5,4 los millones de somalíes que tienen problemas para acceder a alimentos.

También han disminuido los niveles de desnutrición. Así, a nivel nacional se ha pasado de un nivel crítico de malnutrición aguda global (17,4 por ciento) en junio y julio a grave (13,8 por ciento) entre noviembre y diciembre. Actualmente, se estima que hay unos 301.000 niños menores de 5 años con desnutrición aguda, entre ellos 48.000 con desnutrición aguda severa y que están a un paso de la muerte.