Los donantes prometen un tercio de los fondos necesarios en 2017 para la cuenca del Lago Chad

Una niña y su hermana en un campo de refugiados en el lago Chad.
REUTERS
Publicado 24/02/2017 17:14:15CET

OSLO, 24 Feb. (Reuters/EP) -

La comunidad internacional se ha comprometido durante la conferencia humanitaria celebrada este viernes en Oslo a invertir 672 millones de dólares (635 millones de euros) en ayuda humanitaria para paliar la crisis alimentaria en la cuenca del Lago Chad durante los próximos tres años y evitar así la hambruna en la región.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega ha destacado que, de esa cantidad, 457 millones de dólares (432 millones de euros) serán invertidos este año en mejorar las condiciones de vida de la población de la zona.

El aumento de la violencia por parte del grupo terrorista Boko Haram ha impedido el acceso a la cuenca del Lago Chad de los agricultores, que han visto reducidas las cosechas en gran medida y no han podido obtener agua para el ganado.

Las autoridades de Nigeria han señalado que, a pesar de haber expulsado a los milicianos de la región, la actividad económica continúa gravemente afectada. El sector de la pesca en la cuenca del Lago Chad, que abarca partes de Nigeria, Níger, Chad y Camerún, también se ha visto perjudicado por la violencia de Boko Haram, cuyos ataques se han saldado con más de 15.000 muertos en la región.

"Estamos en la temporada de carestía y los suministros disminuyen. Tenemos que evitar la hambruna", ha indicado el director en la región del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, Abdou Dieng, que ha señalado que 2,8 millones de personas necesitan de forma urgente arroz y sorgo.

Más de 10,7 millones de personas, prácticamente dos de cada tres habitantes, necesitan ayuda humanitaria para cubrir la escasez de comida, agua, educación y protección, según ha alertado la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Cerca de 500.000 niños menores de cinco años sufren malnutrición aguda en la zona. "Uno de cada cinco niños muere y el resto sufre consecuencias a largo plazo, como retrasos en el crecimiento", ha aseverado el coordinador de programas de emergencia del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), Manuel Fontaine.

Naciones Unidas, que ha solicitado 1.500 millones de dólares (1.400 millones de euros), ha destacado la importancia de que las organizaciones humanitarias distribuyan alimentos entre al menos 3 millones de personas antes de julio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies