Dos hombres acusan a la Policía paquistaní de haberles cortado la mano tras negarse a confesar un robo

Publicado 02/06/2014 17:57:30CET

BAHAWALPUR (PAKISTÁN), 2 Jun. (Reuters/EP) -

La Policía paquistaní ha cortado las manos izquierdas a dos hombres acusados de robo tras negarse a confesar el robo de cable eléctrico y de teléfonos móviles, según han denunciado a Reuters los dos afectados. Ghulam Mustafa, de 38 años, y Liaquat Ali, de 42, han asegurado que la Policía les cortó las manos con un cuchillo de carnicero el pasado viernes.

"Cuatro o cinco policías me llevaron y me cortaron la mano. Me desmayé del dolor", ha dicho Mustafa en el hospital de Bahawalpur, en la provincia de Punjab. También ha contado que tanto él como Liaquat fueron arrestados hace ocho días, después de que los lugareños les acusaran falsamente de robo, y ha denunciado torturas por parte de la Policía antes de que les cortaran las manos. Por su parte, los agentes contradicen esta versión y sostienen que fueron los propios acusados quienes se automutilaron con cuchillas de afeitar en un intento de suicidio.

Según el personal médico, los hombres llegaron al hospital acompañados de dos agentes unas ocho horas después de que les cortaran las manos y tras haber perdido mucha sangre. "Parece obra de un hacha o de una herramienta similar. No se han herido a sí mismos", ha confirmado el director de emergencias, Aamir Ahmed.

Ahmed también ha asegurado que Mustafa llegó con la mano completamente cortada y metida en una bolsa de plástico. Liquiat entró en el hospital con la mano colgando del brazo, por lo que se la pudieron coser. "Hemos cosido la mano de Liaquat, pero tardaremos semanas antes de saber si la utilizará otra vez", ha pronosticado el jefe de urgencias.

La sharia, una interpretación de la ley islámica que se aplica en las zonas rurales de Pakistán, incluye cortar las manos a los ladrones como una condena habitual.

El incidente se ha producido después de que una mujer embarazada fuera lapidada por miembros de su familia por casarse con el hombre que quería, una actuación que ha recibido críticas en todo el mundo.

La portavoz de la Policía regional, Nabeela Ghazanfar, ha negado que la Policía cortara las manos a los detenidos. "Fueron cogidos robando e increpados por los lugareños, pero finalmente la Policía les rescató y les llevó al hospital", ha explicado Ghazanfar. "La mujer de Mustafa y un par de mujeres vinieron a verlos al hospital y a traerles comida, ropa y cuchillas de afeitar. Ellos las usaron para cortarse las muñecas", ha añadido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies