Dos militares estadounidenses y tres afganos mueren por disparos de los talibán en Kunduz

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Dos militares estadounidenses y tres afganos mueren por disparos de los talibán en Kunduz

Fuerzas afganas en Kunduz
NASIR WAKIF/REUTERS
Publicado 03/11/2016 13:00:50CET

La OTAN espera más ataques insurgentes contra capitales de provincia y rebaja a 1.000 los efectivos de Estado Islámico en Nangarhar

BRUSELAS, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

Dos militares estadounidenses y tres militares afganos han muerto por disparos de los talibán en el distrito de Kunduz y otros dos soldados estadounidenses y seis afganos han resultado heridos mientras participaban en una operación conjunta de la OTAN y las fuerzas afganas, ha informado el portavoz de la operación de la OTAN 'Apoyo Resuelto', el general de Brigada estadounidense Charles Cleveland.

"Los acontecimientos están siendo investigados", ha explicado el portavoz de la misión de la OTAN por conferencia telefónica con el Cuartel General de la Alianza Atlántica en Bruselas.

El portavoz ha precisado que las fuerzas conjuntas afganas y de la OTAN se vieron "bajo fuego" de la insurgencia talibán en el marco de una operación de entrenamiento, asesoramiento y asistencia.

"Los militares se vieron bajo fuego durante una misión de entrenamiento, asesoramiento y asistencia con nuestros socios afganos para despejar una posición de los talibán y perturbar las operaciones del grupo en el distrito de Kunduz", ha precisado la operación de la OTAN en un comunicado.

El portavoz de la operación de la OTAN ha querido dejar claro que este tipo de incidentes "no son un acontecimiento común de ninguna manera" y ha recordado que este año han muerto en este tipo de incidentes un total de seis militares estadounidenses, un número mucho menor respecto a años anteriores.

El 80% del total de operaciones de combate las llevan a cabo las fuerzas afganas de forma independiente sin ningún tipo de apoyo aliado, en el 10% la OTAN presta algún tipo de apoyo de planificación, inteligencia o apoyo aéreo y en el 10% restante contribuye fuerzas de "acompañamiento" sobre el terreno, ha precisado Cleveland.

ESPERAN MÁS ATAQUES CONTRA CAPITALES DE PROVINCIA

La OTAN espera "más ataques contra centros poblados", especialmente "capitales de provincia" por parte de la insurgencia talibán en lo que queda de año y de cara al año que viene, dado que no ha logrado cumplir el "objetivo estratégico" que se marcó este año de hacerse con el control de una capital de provincia, ha recalcado Cleveland, que ha dejado claro que no lo ha logrado en Kunduz, Lashkar Gah o Farah pese a los ataques lanzados sobre estas ciudades.

Cleveland ha confirmado el modus operandi de la insurgencia de atacar "puestos de control aislados" cada vez más y ha explicado que los talibán siguen centrados principalmente en el control de la provincia de Helmand y Lashkar Gah, donde las fuerzas afganas comenzaron a expulsar a la insurgencia la semana pasada y ha reconocido la presión talibán "en puestos de control aislados" en diferentes partes en la provincia de Kunduz.

El portavoz aliado ha destacado el progreso "gradual" que están haciendo las fuerzas afganas sobre el terreno, cuya actuación es "mejor" que en 2015, tras admitir que "despejar" zonas urbanas "es muy difícil" cuando se intenta minimizar el riesgo para la población.

"Esto no significa que los combates han terminado. Todavía queda mucho (trabajo) por delante", ha admitido el general de Brigada, antes de reconocer que los combates "son difíciles" para las fuerzas afganas, que siguen necesitando el apoyo internacional, y que "la única solución" a largo plazo pasa por la reconciliación con los talibán, por considerar que se están convirtiendo más en "una narcoguerrilla", a la luz del aumento de la producción de opio, que utiliza para "ayudar a alimentar" la campaña.

El portavoz ha minimizado en cualquier caso la importancia del territorio recuperado por la insurgencia porque se trata de zonas "aisladas" de las que se han retirado las autoridades afganas, que han preferido concentrarse en defender los centros urbanos poblados, y ha precisado que dos tercios de la población afgana vive en zonas bajo el control del Gobierno de Kabul, el 10 por ciento bajo la influencia o control talibán y el 20 por ciento restante es la zona contestada.

LAS FUERZAS DE ESTADO ISLÁMICO MENGUAN

También ha constatado un aumento de los ataques aéreos estadounidenses en apoyo a la estrategia de las autoridades afganas contra la insurgencia y ha admitido que desde enero las fuerzas estadounidenses atacan "agresivamente" a Estado Islámico en el país, centrado fundamentalmente en la provincia de Nangarhar. El número de milicianos se ha reducido a "unos mil" frente a los entre 1.500 y 3.000 efectivos que tenía el grupo terrorista hace nueve meses.

Los distritos que controlan también se han reducido a "dos o tres" frente a los entre "nueve y diez" que controlaban, ha precisado Cleveland, que también ha constatado que Estado Islámico mantiene un presencia "pequeña" en la provincia de Kunar.

Cleveland ha rechazado precisar hasta cuándo la OTAN cree que las fuerzas afganas seguirán necesitando apoyo de las fuerzas internacionales aunque ha insistido en el interés de Occidente de "invertir" en Afganistán, donde persiste la amenaza de diferentes grupos terroristas aunque no se hayan "planificado ni ejecutado" ningún ataque desde el territorio en los últimos tiempos. También ha defendido que las fuerzas especiales afganas "son las mejores de la región" y la OTAN se centrará ahora en replicar su formación en las fuerzas convencionales.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies