Duterte amenaza a los policías corruptos con enviarles a la isla donde opera Abú Sayyaf

Rodrigo Duterte.
REUTERS
Actualizado 07/02/2017 11:52:52 CET

MANILA, 7 Feb. (Reuters/EP) -

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha manifestado este martes que todos aquellos policías que se hayan visto involucrados en casos de corrupción deberán dimitir cuanto antes o serán enviados a la isla de Basilán, un territorio controlado por milicianos del grupo terrorista Abú Sayyaf.

Duterte, que se había mostrado inquebrantable en su defensa de las fuerzas de seguridad en el país en el marco de la lucha contra las drogas, ha denunciado tras la muerte de un hombre de negocios surcoreano que la corrupción se encuentra "en las entrañas" de la Policía.

El presidente filipino suspendió en enero su campaña contra las drogas, aunque aseguró que ésta se reanudaría lo antes posible. "Te enviaré a Basilán, vivirás allí durante dos años. Si sales vivo, puedes regresar. Si mueres allí, le diré a la Policía que no se moleste en traer tu cuerpo y le pediré que te entierren allí", ha señalado el dirigente.

Duterte se ha dirigido este martes a los más de 400 policías que están siendo investigados por diversas infracciones, a los que ha llamado "idiotas y tontos hijos de puta". La isla de Basilán constituye un bastión del grupo terrorista filipino Abu Sayyaf, conocido por decapitar a sus cautivos.

El presidente de Filipinas ha indicado que aquellos que no quieran ser trasladados a Basilán pueden dimitir. "Buscad una forma de vida legal. Haré que vigilen vuestros movimientos porque bien es conocido que en este país los peores criminales son exagentes de la Policía o exmilitares", ha asegurado.

Más de 7.700 personas han muerto en el marco de la campaña antidroga puesta en marcha hace siete meses. Al menos 2.500 han perecido durante el desarrollo de operaciones policiales. Varios grupos de defensa de los Derechos Humanos han denunciado que muchas de las víctimas podrían haber muerto a manos de guardias de seguridad y sicarios contratados por las fuerzas de seguridad.

A pesar de que la Agencia Antidrogas de Filipinas se encuentra al frente de las operaciones, Duterte ha afirmado que podría poner la campaña también en manos del Ejército. El hombre de negocios Jee Ick Joo falleció mientras se encontraba bajo custodia policial tras ser detenido por presunto tráfico de drogas.

Sin embargo, los abogados de Joo han indicado que el empresario fue víctima de un caso de secuestro. Varios policías están siendo investigados por su muerte.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies