Duterte asegura que no tiene nada que ver con la revocación de la licencia del portal de noticias Rappler

Rodrigo Duterte
REUTERS / ROMEO RANOCO
Publicado 16/01/2018 8:10:06CET

MANILA, 16 Ene. (Reuters/EP) -

La oficina del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha asegurado este martes que el dirigente "no tiene nada que ver" con la decisión de revocar la licencia al influyente portal de noticias Rappler en un intento por distanciarse de dicha medida.

El portavoz de la Presidencia Harry Roque ha manifestado que Duterte no se encuentra detrás de la decisión tomada contra la página web y ha afirmado que el presidente ha expresado su malestar dada la polémica surgida a raíz de la retirada de la licencia.

La Comisión de Intercambio de Valores (SEC, por sus siglas en inglés) ha culpado a Rappler, cuyas informaciones han incomodado en varias ocasiones al líder filipino, de violar las restricciones impuestas a los medios de comunicación extranjeros sobre la propiedad de medios a nivel nacional.

La decisión no es definitiva y Rappler, que ha podido continuar con sus actividades de forma ordinaria, ha asegurado que hará frente a la medida en cuestión.

"No le gusta el hecho de que Rappler haya dicho que esto es un resultado de los gustos del presidente, por su puesto que no, él no tiene nada que ver con esto", ha aseverado Roque durante una rueda de prensa. "Él (Duterte) ni siquiera era consciente de que esto iba a suceder", ha añadido.

Organizaciones de la prensa extranjera y grupos defensores de los Derechos Humanos han mostrado su apoyo al portal de noticias y han alertado de las medidas puestas en marcha en el país contra algunos medios de comunicación y políticos opositores en lo que consideran un intento por reducir el número de voces contrarias a Duterte.

Amnistía Internacional ha indicado que se trata de un "alarmante intento de silenciar el periodismo independiente" y ha descrito Rappler como un medio que "pone en tela de juicio y sin miedo a aquellos que tienen el poder".

La organización Human Rights Watch (HRW), por su parte, ha señalado que los comentarios sobre las pertenencia a un medio de comunicación extranjero "suponen una venganza" contra Rappler y que la decisión "sugiere un uso siniestro de los procesos estatales regulatorios para crucificar a las voces mediáticas".

El año pasado, el presidente filipino hizo referencia a la página web en cuestión como un ente al servicio de Estados Unidos, acusaciones que han sido rechazadas por Rappler.