Duterte ordena al Ejército que "destruya" al grupo terrorista a Abú Sayyaf

Presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte
REUTERS/LEAN DAVAL JR
Actualizado 10/08/2016 15:52:47 CET

MANILA, 10 Ago. (Reuters/EP) -

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha ordenado al Ejército que "destruya" a los milicianos del grupo terrorista islamista Abú Sayyaf para evitar así que el país se vea "contaminado" por la "enfermedad" de Estado Islámico.

Filipinas, un país con mayoría de población cristiana, ha estado luchando durante décadas contra los rebeldes de la minoría musulmana pero, aunque se han conseguido avances hacia la paz, la principal facción insurgente, el grupo terrorista Abú Sayyaf, continúa activa.

"Destrúyanles, es una orden", ha afirmado Duterte, en un discurso ante militares en la base del Ejército en la provincia de Zamboanga, una de las más afectadas por la violencia, en la isla de Mindanao. Duterte ha dicho que los milicianos de Abú Sayyaf son terroristas y bandidos que matan a civiles sin motivo y ha descartado unas negociaciones con este grupo.

Los milicianos de Abú Sayyaf, conocidos por los atentados, las extorsiones y los secuestros que realizan, han decapitado a dos rehenes canadienses este año tras haberlos capturado en un complejo turístico. Más recientemente, el grupo terrorista liberó a 18 rehenes indonesios y malasios tras recibir el pago de un rescate.

En junio de 2016, se difundió un vídeo en el que Estado Islámico aceptaba el juramento de lealtad de Abú Sayyaf, el primer reconocimiento de un grupo del sureste asiático por parte del grupo que dirige Abú Bakr al Baghdadi.

El presidente de Filipinas ha hecho hincapié en que hay que actuar contra Abú Sayyaf ahora o el país terminará "contaminado por la enfermedad de Estado Islámico". "Veo un problema inminente. En un periodo de tres a siete años, tendremos un problema con Estado Islámico", ha afirmado, antes de prometer que dotará a las Fuerzas Armadas de medios modernos para combatir a Abú Sayyaf.

El presidente de Filipinas ha visitado varias bases militares en las últimas cinco semanas y ha dicho que planea reclutar más 20.000 militares para reforzar la defensa territorial del país. "Queremos controlar todas las zonas y no queremos perder ningún territorio", ha señalado. Abú Sayyaf mantiene secuestrados a varios ciudadanos de Noruega, Países Bajos y Malasia.