Duterte pide a separatistas y maoístas que se unan a la ofensiva contra el Estado islámico

 

Duterte pide a separatistas y maoístas que se unan a la ofensiva contra el Estado islámico

Rodrigo Duterte
REUTERS
Publicado 28/05/2017 21:51:29CET

MANILA, 28 May. (Reuters/EP) -

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha hecho un llamamiento a los separatistas musulmanes y a la guerrilla maoístas para que se unan a la lucha del Gobierno contra los milicianos vinculados al Estado Islámico.

Duterte se ha ofrecido a pagar y a alojar a combatientes de grupos que se han opuesto al Gobierno filipino durante muchos años si trabajan para derrotar al grupo Maute, que ha jurado lealtad al Estado Islámico y que controla desde hace seis días la ciudad de Marawi, en la isla de Mindanao, pese a la ofensiva militar.

Ddurante su visita a una base del Ejército en la isla de Jolo, donde las fuerzas filipinas luchan contra el grupo islamista Abu Sayyaf, el presidente ha anunciado que trataría a las guerrillas comunistas y separatistas igual que a las tropas del Ejército.

"Os contrataré como soldados, con el mismo sueldo, los mismos privilegios y os construiré casas", ha explicado Duterte durante su discurso.

La oferta va directamente dirigida al Frente Moro de Liberación Islámica y al Frente Moro de Liberación Nacional, alzados en armas desde finales desde finales de los años 60. También, ha pedido al Nuevo Ejército del Pueblo (NEP) maoísta que abandone su prolongada guerra de guerrillas y trabaje junto a su Gobierno.

Hasta el momento unos 61 rebeldes, 15 miembros de las fuerzas de seguridad y 9 civiles han muerto y decenas de miles de personas han tenido que abandonar sus hogares a causa de los enfrentamientos de esta semana entre el Ejército y Maute.

Por el momento no ha habido reacción inmediata de los líderes de los grupos a la oferta de Duterte, aunque el presidente cree que podría crear una nueva división del Ejército para dar cabida a los rebeldes musulmanes y maoístas.

Los combates en Marawi comenzaron a principios de semana, cuando la Policía filipina lanzó un asalto fallido para neutralizar a Ismail Hapilon, líder del grupo terrorista Abú Sayyaf, supuestamente resguardado por los integrantes de Maute dentro de la ciudad.

Los yihadistas lanzaron un contraataque que forzó la retirada de los agentes y obligaron al presidente del país, Rodrigo Duterte, a enviar a los militares y declarar la ley marcial en la isla.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies