Duterte preparó un pacto con el grupo Maute para finalizar el asedio de Marawi pero luego lo descartó

 

Duterte preparó un pacto con el grupo Maute para finalizar el asedio de Marawi pero luego lo descartó

Marines filipinos junto a una mezquita en Marawi
ERIK DE CASTRO/REUTERS
Publicado 05/07/2017 13:01:51CET

MARAWI (FILIPINAS), 5 Jul. (Reuters/EP) -

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, preparó un acuerdo con el grupo Maute, integrado por antiguos miembros de la guerrilla del Frente Moro de Liberación Nacional (FMLN) y combatientes extranjeros, días después de que iniciaran su asedio en la ciudad de Marawi, si bien posteriormente se echó para atrás sin dar explicaciones, según un intermediario implicado en el proceso.

Agajan Sharief, un importante líder musulmán de la región, ha explicado a la agencia de noticias Reuters que después de que los milicianos, en un intento por esconder al líder de Abú Sayyaf, Isnilon Hapilon, tomaran la ciudad el pasado 23 de mayo y tomaran a cientos de personas como rehenes, un asesor de Duterte le pidió que utilizara sus contactos con los líderes del grupo para establecer un canal de conversación.

Otras dos fuentes próximas al asedio de Marawi han confirmado que el presidente trató de dirigir entre bastidores una estrategia para establecer conversaciones con los dos líderes del grupo Maute, los hermanos Abdulá y Omar Maute.

No obstante, el proceso se detuvo días después cuando, en un discurso pronunciado el pasado 31 de mayo, dijo públicamente que "no hablaría con terroristas".

"El problema con nuestro presidente es que cambia de opinión a todas horas", ha señalado Sharief, clérigo musulmán que ha tenido diferentes papeles en el marco de varios acuerdos de paz sellados en la región de Mindanao, donde se concentra la insurgencia.

Después de esto, "anunció que ya no hablaría con los terroristas y que cortáramos la negociación", ha agregado. La crisis de Marawi ha sido la más dura a la que se ha tenido que enfrentar el presidente desde que asumió el cargo, hace algo más de un año.

Aunque no ha querido revelar la identidad del asesor que Duterte habría enviado para hablar con él, Sharief ha asegurado que éste había sido designado de forma confidencial para tratar de fijar un encuentro con Maute.

Éste habría acordado que el líder musulmán acompañara a la madre de los hermanos Maute, Farhana, a un encuentro con Duterte en algún lugar próximo a Cagayán de Oro o la ciudad de Dávao, en el que ella representaría a los líderes del grupo.

"(El asesor de Duterte) preparó todo lo que necesitaba. Le dije que necesitaba un helicóptero para llevar a la madre de los hermanos Maute hasta el lugar del encuentro con el presidente (...). Y yo les convencí", ha explicado, antes de lamentar que Duterte cambiara de opinión.

"Habrían aceptado, habrían apoyado esto", ha indicado Sharief, quien ha asegurado estar en contra de la ideología radical de Estado Islámico --y que sigue el grupo filipino-- pero que era reacio a mostrarse en contra de Maute porque todavía cree que podría convencerlos para finalizar el asedio.

"Yo soy un mediador. Y ya no podría negociar con ellos si hablara en contra del grupo", ha advertido. El alcalde de Marawi, Mayul Usman Gandamra, ha confirmado que comenzó este canal de comunicación pero que no estaba al tanto de los detalles. Gandamra ha señalado que el proceso fracasó porque los rebeldes no mostraron buena fe ni redujeron la intensidad de los ataques contra el Ejército.

"Hubo una ventana de oportunidad", ha señalado, pero "no hubo muestras de sinceridad".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies