EAU asegura que se están considerando nuevas sanciones económicas contra Qatar

Publicado 28/06/2017 7:49:43CET

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Emiratos Árabes Unidos (EAU) ha advertido este miércoles que varios estados del Golfo y Egipto están considerando aplicar nuevas sanciones económicas contra Qatar, en el marco de la crisis diplomática en la región.

El embajador de EAU en Rusia, Omar Ghobash, ha indicado en una entrevista al diario británico 'The Guardian' que la posible expulsión de Qatar del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (CCG) "no es la única sanción" que está sobre la mesa.

Ghobash ha recalcado que la posición de Qatar "es inconsistente con ser miembros del CCG porque es una organización común de seguridad y defensa". "Hay algunas sanciones económicas que podemos adoptar y que están siendo consideradas", ha manifestado.

Así, ha desvelado que entre las posibilidades figuran reducir los lazos comerciales con los países que continúan manteniendo vínculos en este sentido con Doha.

El embajador emiratí en Moscú ha resaltado que "una posibilidad" sería imponer sanciones incluso a socios comerciales de EAU y comunicarles que "deben hacer una elección comercial" si quieren seguir trabajando con el país.

"Si Qatar no quiere aceptar las demandas --formuladas por los países Arabia Saudí, EAU, Bahréin y Egipto-- se trata de un caso de 'Adiós, Qatar', ya no necesitamos vuestra tienda de campaña", ha resaltado.

En este sentido, ha argumentado que, tras presentar las demandas presentadas a Doha "es muy importante darse cuenta de que se están imponiendo los mismos estándares" a los países que las han formulado.

"Si vamos a pedir que se vigilen las transacciones financieras qataríes y su financiación al terrorismo, estamos abiertos a esta misma idea. Esto no es 'bullying'. Es pedir un estándar mayor en toda la región", ha explicado.

"No tenemos nada que ocultar, por lo que deseamos que se cumplan los mismos estándares que reclamamos a Qatar. Occidente se ha quejado habitualmente de la falta de transparencia financiera en la región, y hay mucho que Occidente que puede hacer para monitorizar lo que está pasando", ha resaltado.

Ghobash ha reconocido que existe el riesgo de Qatar se aproxime a Irán ante la presión de los países de la región. "Pedimos a Qatar que haga una elección, y somos conscientes de que podría elegir la ruta hacia Irán y estamos dispuestos a aceptar las consecuencias", ha dicho.

El embajador emiratí se ha pronunciado además sobre la exigencia del cierre de la cadena qatarí Al Yazira en el marco de estas demandas, resaltando que los países que han hecho la demanda "no dicen tener libertad de prensa".

"No promovemos la idea de la libertad de prensa. Hablamos de responsabilidad en el discurso. La libertad de expresión tiene distintos límites en distintos lugares", ha defendido.

"El discurso en nuestra parte del mundo tiene un contexto particular, y este contexto puede pasar de pacífico a violento en poco tiempo simplemente por las palabras utilizadas", ha remachado.

QATAR DICE QUE LAS DEMANDAS SON "INACEPTABLES"

El martes, el ministro de Exteriores qatarí, Mohamed bin Abdulrahman al Zani, ha dicho que las demandas planteadas "no tienen fundamento y son inaceptables", tal y como ha recogido la cadena qatarí Al Yazira.

"Lo que han presentado los países del bloque son meras acusaciones que no están demostradas con pruebas y no son demandas", afirmó el jefe de la diplomacia qatarí. Las demandas deberían ser "realistas" y "aplicables" porque de lo contrario son "inaceptables", remachó.

Por contra, el ministro de Exteriores saudí, Adel al Jubeir, ha resaltado que las mismas "no son negociables", añadiendo que "está en manos de Qatar poner fin a la financiación al terrorismo y a la incitación al extremismo en la región".

El domingo, el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, manifestó que "será muy difícil" que Qatar cumpla "algunas" de las demandas, si bien indicó que "hay áreas importantes que suponen una base para el diálogo existente para intentar alcanzar una solución".

La agencia estatal de noticias oficial de Bahréin, BNA, publicó ese mismo día la lista de 13 peticiones entregadas el jueves a Qatar para restablecer los lazos y levantar las sanciones diplomáticas y económicas.

Según BNA, entre las demandas a Qatar se incluyen la reducción de lazos diplomáticos con Irán y limitar sus relaciones al comercio sin violar las sanciones impuestas a Irán ni la seguridad de los países del Consejo de Seguridad del Golfo, expulsar a la Guardia Revolucionaria iraní de Qatar y cortar cualquier tipo de cooperación militar o de inteligencia con Teherán, además de cerrar la cadena de televisión Al Yazira.

También se ha pedido a Qatar que cierre inmediatamente la base militar turca que se está construyendo en Qatar y que suspenda la cooperación militar con Turquía dentro del país.

Entre las peticiones, se incluye cortar todas las relaciones con organizaciones terroristas, sectarias e ideológicas, y otras organizaciones los Hermanos Musulmanes, Estado Islámico, Al Qaeda, Fatá Al Sham (el antiguo Frente Al Nusra) e incluirlos en una lista de organizaciones terroristas.

También se ha pedido a Qatar que suspenda toda forma de financiación a personas, entidades u organizaciones terroristas o extremistas y a todos los incluidos en las listas de terroristas de los países del Golfo y en las listas internacionales. Además, han exigido a Qatar que no albergue a ninguno de estos terroristas y que se comprometa a proporcionar información sobre ellos.

Los países del Golfo han ordenado a Qatar que deje de interferir en los intereses y en los asuntos internos de otros países. Así se debe abstener de conceder la nacionalidad qatarí a cualquier ciudadano de otro de los países del Golfo.

Los cuatro países han pedido a Qatar que conviva en armonía con su entorno árabe y del Golfo en asuntos militares, políticos, económicos, sociales y de seguridad para garantizar la seguridad de la zona y reactivar el acuerdo de Riad 2013 y el acuerdo de Riad 2014, que proclama la no intervención en los asuntos internos de otros Estados.

LA CRISIS DIPLOMÁTICA

Los gobiernos de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahréin y Egipto anunciaron a principios de junio la ruptura de sus relaciones diplomáticas con Qatar, acusando a Doha de "apoyar el terrorismo".

A la medida se sumaron después Maldivas, Mauritania, el gobierno de Yemen reconocido internacionalmente, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi, el gobierno asentado en el este de Libia. Asimismo, Jordania y Yibuti han reducido su representación diplomática en Doha.

Las tensiones entre Qatar y varios países del Golfo se han deteriorado en las últimas semanas, a raíz de que QNA publicara unas declaraciones del emir en las que criticaba la postura de los países del Golfo contra Irán y hablaba de "tensiones" con Estados Unidos.

Inmediatamente después, QNA denunció haber sufrido un ataque informático y negó la veracidad de la nota publicada, pese a lo cual medios de Arabia Saudí y EAU continuaron informando acerca de las presuntas declaraciones de Hamad bin Jalifa al Zani.

Este hecho provocó las críticas de Doha, lo que llevó a varios países --Arabia Saudí, EAU, Egipto y Bahréin-- a bloquear el acceso a diversos medios qataríes, entre ellos Al Yazira.

La semana pasada, el fiscal general de Qatar, Alí bin Fetais al Marri, anunció que Arabia Saudí y sus aliados fueron los responsables del ataque informático contra QNA.

Las relaciones entre Qatar y otros países del Golfo ya sufrieron un periodo de tensión en 2014 debido al supuesto apoyo de Doha a Hermanos Musulmanes, ilegalizada en la mayoría de los países del golfo.

Sin embargo, en dicha ocasión las medidas no fueron tan duras, y sólo implicaron la retirada de los embajadores. En esta ocasión, ha supuesto además la expulsión de ciudadanos del país, así como el cierre de las vías a medios de transporte llegados de Qatar.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies