El economista uigur Ilham Tohti permaneció un mes en huelga de hambre en enero, según su abogado

Actualizado 27/06/2014 8:07:12 CET

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El abogado del académico más importante de la comunidad uigur de China, el economista Ilham Tohti, ha denunciado este viernes que las autoridades se negaron a darle comida durante más de una semana y que tiene puestos grilletes en las piernas desde hace varias semanas.

Así, su abogado, Li Fangping, ha revelado que Tohti permaneció en huelga de hambre en enero durante diez días después de que las autoridades penitenciarias le sirvieran comida que no cumplía con los preceptos islámicos, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.

Tohti, conocido por sus críticas a las políticas oficiales en la región de Xinjiang, fue detenido en enero como sospechoso de haber "incumplido la ley", según ha informó tras el arresto el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hong Lei.

Li ha afirmado que su primer encuentro con su defendido tuvo lugar esta misma semana, al tiempo que ha aprovechado para reiterar su inocencia. "Cree en sus palabras y promesas, siempre ha trabajado por el bien del interés nacional y la integración orgánica de la mayoría han y la minoría uigur en beneficio de ambas", ha dicho.

La comunidad musulmana uigur, turcoparlante, reclama una mayor autonomía del territorio de Xinjiang, también conocido como Turkistán Oriental. Muchos de los miembros de esta comunidad se han ofendido ante el tratamiento opresivo del régimen chino, aunque Pekín asegura que su libertad religiosa, cultural y lingüística están ampliamente garantizadas.

Tohti ha cuestionado la versión del Gobierno de los diferentes incidentes en los que la comunidad uigur se han visto involucrados, entre ellos el que Pekín ha definido como el mayor ataque suicida de la plaza de Tiannanmen.

El intelectual, profesor de Economía en la Universidad Minzu de Pekín, especializada en estudios sobre minorías étnicas, ya había comunicado a la agencia británica de noticias Reuters su preocupación tras haber sido amenazado físicamente por los agentes de seguridad chinos por hablar con periodistas extranjeros.

Alrededor de 200 personas han muerto en la provincia durante el último año en el marco de los ataques ejecutados por los grupos separatistas y por la respuesta de las fuerzas de seguridad. Asimismo, otras 380 personas han sido arrestadas en el último mes en el marco de la citada campaña antiterrorista.