EEUU afirma que cree que Rusia "es responsable" del ataque contra un exespía ruso en Reino Unido

Nikki Haley
REUTERS / LUCAS JACKSON - Archivo
Publicado 14/03/2018 22:05:23CET

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

La embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas, Nikki Haley, ha resaltado este miércoles que Washington considera que Rusia "es responsable" del ataque con gas nervioso contra el exespía ruso Sergei Skripal en Salisbury.

En su comparecencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Haley ha indicado que "el crimen de Rusia merece una acción por parte del Consejo", al tiempo que ha manifestado que "no se trata de un incidente aislado".

"El intento de asesinato en Salisbury es parte de un alarmante incremento del uso de armas químicas", ha sostenido, antes de recordar que "el año pasado, el régimen norcoreano usó el agente nervioso VX para asesinar en público al hermano de Kim Jong Un en un aeropuerto de Malasia". Kim Jong Nam era hermanastro del líder norcoreano.

"Pese a que el Consejo de Seguridad creó un mecanismo para investigar los ataques con armas químicas, se le atacó cuando empezó a desvelar el papel de (el presidente de Siria, Bashar) Al Assad en el asesinato de su propio pueblo", ha lamentado.

Haley ha hecho así referencia a la negativa de Rusia de apoyar la renovación del mandato del Mecanismo Conjunto de Investigación (JIM), integrado por Naciones Unidas y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

De esta manera, ha criticado que "Rusia no garantizó que Siria había destruido su programa de armas químicas", al tiempo que ha pedido a Moscú que "entregue a la OPAQ toda la información sobre este agente nervioso", en referencia al usado en el ataque en Salisbury.

"Rusia debe cooperar totalmente con la investigación británica y dar explicaciones sobre su propio programa de armas químicas", ha apuntado, antes de recordar que el país "es un miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU (...) y debe rendir cuentas por sus acciones".

Por ello, Haley ha manifestado que "si no se toman medidas inmediatas y concretas, Salisbury no será el último lugar en el que se usan armas químicas". "Es un momento clave (...) La credibilidad de este Consejo no sobrevivirá si no hacemos que Rusia rinda cuentas", ha remachado.

RUSIA PIDE PRUEBAS MATERIALES

Por su parte, el embajador de Rusia ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, ha reclamado a las autoridades de Reino Unido que presenten pruebas materiales que demuestren la responsabilidad de Moscú en el ataque contra Skripal.

Nebenzia ha recalcado que el agente nervioso usado en el ataque pudo tener origen en Reino Unido y ha reiterado la disposición de las autoridades rusas a investigar el caso.

"No tenemos nada que temer y nada que esconder", ha dicho, antes de reclamar al Consejo de Seguridad de la ONU que la reunión de consultas sobre el caso sea de puertas abiertas, según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.

"Pedimos cambiar el formato de la reunión de consultas a puerta cerrada y lo hacemos no sin reflexionar. Lo hacemos porque queremos que todo el mundo vea lo que está ocurriendo aquí", ha sostenido.

Asimismo, ha tildado de "inaceptable" que la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, formulara "acusaciones injustificara" en su carta al secretario general de la ONU, António Guterres.

Nebenzia ha recalcado además que Rusia no permitirá que Londres formule ultimátums contra el país. "Nos exigieron que confesáramos en 24 horas haber cometido un crimen. No hablamos con nadie con ultimátums y no permitiremos que nos hablen de esta manera", ha remachado.

MAY ANUNCIA MEDIDAS CONTRA RUSIA

May ha anunciado este mismo miércoles medidas contra Rusia después de considerar a este país responsable del ataque contra Skripal y su hija, que se encuentran en estado crítico. Reino Unido ha expulsado a 23 diplomáticos rusos y ha suspendido los contactos políticos de alto nivel.

Para Moscú, las medidas parten de la "falsa" premisa de que las autoridades rusas están detrás y suponen "una flagrante provocación sin precedentes", según un comunicado del Ministerio de Exteriores. En este sentido, el Departamento que dirige Sergei Lavrov considera que May actúa movida por fines "políticos".

El Gobierno de Rusia ha lamentado que la primera ministra británica haya optado por la "confrontación" en lugar de por favorecer una investigación a la que Moscú se habría mostrado dispuesto. Así, ha reprochado los métodos "unilaterales y poco transparentes" de Londres.