EEUU anuncia el inicio de una intensa presión diplomática para que Ankara descarte la invasión

Actualizado 22/10/2007 20:20:59 CET

WASHINGTON (EEUU), 22 Oct. (EP/AP) -

El Departamento de Estado estadounidense anunció hoy que Washington ha comenzado a ejercer una intensa presión diplomática para convencer a Turquía de que no invada el norte de Irak.

El portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, afirmó que la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, instó ayer al primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, y al presidente del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, a moderarse en sus acciones contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

"No creemos que las operaciones unilaterales en la frontera sean la mejor manera de tratar la cuestión", indicó McCormack, describiendo la petición de Rice a Erdogan, cuyo Gobierno ha amenazado con realizar incursiones militares en Irak para castigar al PKK. Sin embargo, el portavoz remarcó la importancia de que se lleven a cabo acciones para "combatir al PKK".

Aunque admitió que Estados Unidos califica al PKK de organización terrorista, sugirió que "hay mejores formas de abordar el asunto". Por ello, recomendó a Turquía y a Irak "trabajar juntos para mitigar y eliminar" la amenaza que supone el partido kurdo, ya que, a su juicio, ésta es una "amenaza común".

McCormack señaló también que Rice reiteró a Barzani la importancia de que "Irak trabaje activamente con el Gobierno turco para combatir lo que es una amenaza real para los ciudadanos turcos (el PKK)".

Erdogan aseguró previamente que le había comunicado a Rice su deseo de que Estados Unidos actúe con rapidez en la lucha contra los rebeldes kurdos, a lo que ella contestó que le diese "unos pocos días". McCormack se negó a explicar a qué se refería Rice con esa expresión.

El portavoz añadió que, mientras Rice mantenía conversaciones con Erdogan y Barzani, el embajador de Estados Unidos en Irak, Ryan Crocker, lo hacía en Bagdad con el presidente iraquí, el kurdo Jalal Talabani, y con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki. Talabani exigió al PKK que abandonase las armas o, en caso contrario, que se fuese de Irak.

McCormack manifestó que no le "sorprendería" que representantes de la Casa Blanca, incluido, posiblemente, el presidente estadounidense, George W. Bush, mantuviesen reuniones similares con Ankara y Bagdad.

"Desde nuestro punto de vista, esto es un intenso y diversificado esfuerzo diplomático", afirmó, y añadió que el deseo de Estados Unidos es obtener un "resultado" del trabajo conjunto de turcos e iraquíes. En este sentido, señaló que Washington hará "lo que pueda" para resolver la cuestión sin necesidad de que Turquía realice una incursión en la frontera.

Mientras, en Turquía, docenas de vehículos militares repletos de soldados y de armamento pesado se dirigen hacia la frontera con Irak. Un camarógrafo de AP Television News declaró haber visto un convoy de 50 vehículos militares yendo desde la localidad suroriental de Sirnak hacia Uludere, próxima a la frontera.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies